martes, 12 de junio de 2007

La censura no existe, mi amor

Veo a Slavoj Žižek -una de las pocas personas que me parecen que tienen algo que decir sobre lo que está pasando- en un documental sobre su más bien egocéntrica figura, y el esloveno dice algo muy simple y sensato. Dice que el auténtico problema de la filosofía hoy en día no es el de si el hombre es libre, si es posible el libre albedrío o cual es su relación con la libertad, sino simplemente qué carajo entendemos por libertad. No, no dice "carajo", pero el término sobrevuela su discurso todo el tiempo.

Me quedo pensando en un truco sorprendente que vi en televisión hace años. Un mago, hablándole a la pantalla, proponía a la audiencia elegir una carta dentro de un grupo de ellas que tenía a su lado, luego había que poner un dedo en la pantalla sobre la carta elegida y elegir otra carta, luego había que cambiar esa por otra que elegíamos de otra hilera. Finalmente nos decidíamos por una. El mago, para nuestro asombro, nos decía cual era la que habíamos elegido y, por supuesto, inevitablemente era la misma que efectivamente habíamos elegido. El problema era que todos los que veían el programa habían elegido la misma. ¿Hipnotismo? No, simple aritmética: en algún momento el mago introducía una opción, o una cadena de las mismas, que sólo podía desembocar en la carta final. No es algo que yo haya deducido con mis más bien inexistentes conocimientos matemáticos, simplemente leí en un artículo de prensa como era que el tipo lo hacía. De no haber sido así y de no haberme extrañado el que mi hermana y mi madre hubieran elegido la misma carta, hubiera pensado que estaba frente a uno de los grandes misterios del mundo de los secretos.

¿A qué viene todo esto? A algo sabido por los uruguayos razonablemente cultos; hace un par de semanas Jorge Denevi, el flamante director de la Comedia Nacional hizo unas declaraciones que resultaron mucho más escandalosas de lo que él mismo hubiera imaginado. En pleno debate -aunque antes de las tetas de Nazarena Velez y su frotado vaginal de caño- sobre el paupérrimo nivel de la televisión uruguaya, contaminada por supuesto por los pérfidos argentinos, Denevi declaró (en referencia a Bailando por un sueño y Gran Hermano): “Me enojo con el público uruguayo por comprar cosas de este calibre”, agregando después, "Yo no soy gobernante, no tengo la menor idea. Yo no puedo decirlo pero yo no lo permitiría. Yo creo en la censura. Creo que hay cosas que no deben admitirse".

Por supuesto ardió Troya; Gustavo Escanlar, el campeón del mercado como regulador cultural, se tomó a Denevi para la joda, haciéndolo protagonista no sólo de una de sus renacidas columnas de la intachable Búsqueda, sino también de varias bromas de Bendita TV. Los blogs se llenaron de entradas sobre la intolerancia de Denevi, el carácter estalinista, etc... La libertad de palabra en revuelta contra alguien que la amenazaba verbalmente desde un puesto público, los vigías de tormentas señalando este nubarrón como la avanzada del chavismo cultural... otra vez el totalitarismo, etc.

No tengo un gran respeto por la figura de Denevi, de quién conozco solamente su labor televisiva, que me parece muy mala. Dicen que como director de teatro es otra cosa mucho más respetable, pero yo no veo teatro. Dicen también que es un buen tipo y un hombre solidario, pero tampoco soy su amigo, así que no disfruto de esas virtudes. En todo caso son cosas irrelevantes; el asunto en sí es que es una autoridad cultural estatal realizó, al parecer, un discurso prohibido dentro de la lógica libertaria del arte y, sobre todo, empleó un termino estigmatizado y que automáticamente provoca reacciones en su contra: censura. La palabra censura -como las palabras "represión", "tortura", "desaparecido" y otras de terribles connotaciones- evoca de imediato a las dictaduras de los años 70, al fascismo y a la opresión estatal. Es tan desafortunado usarla que su mera mención produce un efecto similar a soltar una pestilente ventosidad en público, y más o menos fue lo que le sucedió a Denevi.

Yo creo que en un principio convendría evaluar las consecuencias posibles de esas declaraciones. En mi opinión son nulas, a menos que se estuviera barajando el nombre de Denevi como censor estatal -cosa que no ha imaginado ni el más furioso de sus detractores-, y en verdad se le podría considerar como una opinión un poco destemplada, como si hubiera dicho "para mí al Rafa Villanueva habría que cagarlo a patadas". Bueno, a menos que eso resultara en una agresión skinhead a Villanueva (¿alguien suspiró?) e incluso aún así, no dejaría de ser más que una opinión un poco extrema, de la clase de opiniones que al parecer los que se escandalizan por las declaraciones de Denevi preferirían no escuchar. O censurar.

De lo que no se habló, por ejemplo, es que Denevi es en la praxis un censor. Como director de la Comedia Nacional, Denevi tiene la potestad de elegir un proyecto por sobre otros, presupuestar su puesta en escena -pautando así las posibilidades de la misma- y decidir su tiempo de exposición. Cada obra elegida significa una buena cantidad de opciones que no son elegidas y que, por lo tanto son obviadas -o censuradas-, cada limitación económica impuesta por el director implica que posiblidades latentes en la obra, que pueden considerarse o no como parte de su contenido, no se van a llevar a cabo. Es decir, Denevi censura a diestra y siniestra. ¿Alguien protesta por eso? No, a todo el mundo le parece natural, porque vivimos en un orden jerárquico, y dentro del mismo Denevi tiene potestades otorgadas por una administración electa en forma democrática.

El problema entonces parecería ser terminológico. No hay que despreciar los problemas terminológicos; todas las guerras de la corrección política pasan por problemas nominalistas, por cómo le decimos a las cosas, no por lo que son. Recientemente el principal problema de la puesta en escena de la teoría de los dos demonios propuesta por Tabaré -y a la postre el problema que terminó arruinando su objetivo- fue la apropiación de una terminología distintiva de un reclamo particular (el "Nunca más") para desvirtuarlo aplicándolo a otra cosa. El gran brete de Denevi podría ser -y lo es en parte- el haber usado el término censura, indisolublemente ligado al concepto de dictadura, para decir que la exhibición de determinadas cosas no debería verse en la TV. Pero esa es la apariencia, yo creo que lo que re-dimensionó estas declaraciones menores de un empleado estatal que, repito, no tiene poder sobre lo que se exhibe en la televisión fue el que las mismas fueron incluídas dentro de una discusión continental sobre el derecho de expresión, sus límites y, sobre todo, las potestades del estado sobre los contenidos de las ondas públicas.

No es casualidad que el ejemplo de Hugo Chávez y RCTV haya sido mencionado constantemente en las discusiones sobre las declaraciones de Denevi. No quiero meterme en un tema que ocuparía -y de hecho ocupa en otros blogs- un post entero, pero resumo mi opinión al respecto volviendo al Žižek del principio: se ha hablado muchísimo sobre el por qué Chávez cerró y estatizó RCTV, sin ir al centro del asunto que es simplemente por qué no. Es decir, por qué no podría el Estado re-asignar, vencidos los contratos vigentes, una onda pública -es decir, propiedad y adminstración del Estado. Por qué el Estado no puede hacer las cosas que puede, y supuestamente debe, hacer y por qué es anti-democrático el situar una onda pública en un entorno en el que sus propietarios tienen posibilidad de opción (en las próximas elecciones, los venezolanos pueden, por ejemplo, elegir a alguien que le regale la onda a los nazis o al culo de Catherine Fulop, o a sus antiguos concesionarios, si tienen ganas). Quiero decir, no estoy argumentando acerca de si estuvo bien o si estuvo mal, pregunto de qué carajo estamos hablando cuando hablamos de libertades restringidas y de censura.

Yo creo que la televisión abierta es un medio particular; es evidentemente muy poderoso, pero su poder no emana solo de su lo accesible de su plataforma mediática, sino también de lo limitado de ella. Al emitirse en un espectro muy limitado, mucho más que la radio ya que apenas hay espacio para cuatro o a lo sumo cinco ondas televisivas, otorga un cuasi monopolio a su concesionario. Y un monopolio muy poco susceptible de presión, ya que sus auténticos clientes -las empresas de publicidad- tienen pocas opciones de mover sus productos en otros lugares equivalentes. Cuando además hay una suerte de oligopolio con acuerdos pactados en común, como en Uruguay, las opciones son "muerte o dunga-dunga".

Pero a lo que voy, y es la cosa más fácil de demostrar, es que toda la televisión está sometida a una férrea censura sin que nadie se rasgue las ropas; las regulaciones no escritas -pero que pueden generar juicios y ganarlos- sobre lo que puede aparecer y lo que no en la televisión estadounidense, país que tanto ha protestado por la intervención de Chávez en RCTV, son asombrosas, no sólo en lo sexual o lo político sino que incluso -en nombre de la salud, por supuesto, y por poner el más boludo de los cientos de ejemplos- ningún personaje positivo puede aparecer siquiera fumando en pantalla. Pero es el país de la libertad, no como Venezuela.

No hay forma de defender al caño de Tinelli apelando a la regulación y demanda del mercado, a que "sí la gente lo ve, es que está bien", porque hay cientos de cosas que se podrían exhibir y que doblarían o triplicarían el rating de Tinelli. Desde el video sexual de Paris Hilton hasta las cintas esconidas de los oficinistas del World Trade Center reventando contra las veredas el 11 de setiembre. Sin embargo nadie reclama públicamente su exhibición apelando a qué el mercado va a decidir a su favor. Mario Pergolini hizo una reflexión acertada sobre el baile de Nina Pelosi -una líder de desocupados que se frota contra un caño para que Gerardo Sofovich, el bufón de la dictadura de Massera, el Atila cultural del menemismo, la premie o la castigue-, y sobre el rating conseguido por la piquetera rítmica; dijo que era como un accidente de auto, que uno paraba para verlo aunque no estuviera de acuerdo con la gente muerta entre los fierros retorcidos. Tiene razón, a mí en lo personal me resulta más obsceno ver a la Pelosi moviendo el culo ante Sofovich que a un desviado sodomizando un perro muerto, me parece la definición visual exacta de lo obsceno, entendiendo el término como lo que ofende, lo que humilla, lo que lastima, lo que degrada, lo que desactiva.

El mercado y el rating como forma de voto no sólo es una forma de democracia muy defectuosa, directamente no es democracia en absoluto. La opción entre Bailando por un sueño y Gran Hermano Famosos no es ninguna opción. Es como la carta que mostraba el mago al principio de este post; vos podés creer que la elegiste, se siente como si lo hubieras elegido. Pero a veces ni siquiera se toman ese trabajo, el de justificarse apelando al número de televidentes; Canal 4, por ejemplo, tiene en pantalla un programa de pobre rating y horrible manufactura, por no decir asquerosamente misógino -City Hunter- que es simplemente un largo anuncio de desodorantes Axe disfrazado de programa animado. Es evidente que este programa existe y es exhibido independientemente de si alguien lo ve o no, es una publicidad paga que goza del privilegio de no estar sometida a las señales claras que indican que se está frente a un espacio publicitario. Es exactamente igual que los aberrantes espacios vendidos a iglesias retrógradas en las madrugadas televisivas, espacios amparados -en este Estado laico- en una supuesta libertad de cultos. Simultáneamente hay ejemplos notorios de cómo los canales privados han censurado programas -me vienen a la memoria los CQC que se cebaban en el presidente Batlle, la belicosa entrevista de Daniel Figares a Luis Alberto Lacalle en el 12 (no fue censurada, pero no se la publicitó en absoluto) o el programa de Jorge Lanata en el mismo canal- que, de estar siguiendo en efecto las dudosas leyes del rating y el mercado, tendrían un potencial de rating enorme. Es decir, los graciosos concesionarios de las escasas ondas de televisión de la R.O.U. han censurado en forma alevosa un montón de programas -fueran exitosos o no- en forma explícita. Pero a la vez cada decisión de programación es, como expliqué en el caso de Denevi y la Comedia Nacional, una censura constante por elección y privilegio de, pongamos, Tinelli por encima de Fellini. Si uno pregunta el por qué de estos poderes, seguramente se va a encontrar con una explicación basada en el derecho de los propietarios de la empresa a decidir sobre sus contenidos. Pero entonces; ¿no eran todos los uruguayos (o los venezolanos) los propietarios del espacio en el que los programas son emitidos? Si es un escándalo el que un gestor cultural electo por autoridades representativo-democráticas sueñe con censurar un programa de televisión, ¿por qué no es un escándalo que un empleado privado, electo por nadie más que sus jefes, censure efectivamente no uno sino cientos de programas? ¿qué carajo decimos cuando decimos censura? ¿algo que se le puede reprochar como opresión al Estado pero que en manos de los privados es un ejercicio de libertad?

Vivimos en la época de la corrección política, pero mientras se hacen enormes escándalos por el uso de determinados términos en contextos más o menos privados, los programas de televisión más populares hacen gala de la homofobia, el clasismo y la misoginia más descarada sin que ninguno de los guardianes del lenguaje mueva un pelo. El Bailando por un sueño de Tinelli convierte al modelo de mujer en una puta barata cuyo sueño es restregarse en público contra un gran falo de metal, haciendo una coreografía de cabaret de cuarta, se convierte en el programa más visto y promocionado de la televisión rioplatense sin que haya una mujer de voz fuerte que diga "paren un poco la mano, manga de mugrientos, hay chiquilines viendo esta mierda". Quiero decir, la mierda, el que se ponga por guita a mujeres famosas (es decir, modelos de rol) en esa situación degradante y se proponga como un entretenimiento familiar, me ofende hasta a mí, que más de una vez he sido acusado -tal vez con justicia dentro de una óptica feminista-imbécil a lo Andrea Dworkin- de machista terminal.

Sí, ya sé, siempre va a haber un cínico que salte a decir que la televisión solamente refleja lo que son las sociedades, como si los referentes culturales repetidos en todas partes no tuvieran la menor influencia sobre las mismas, como si hubiera referendums para decidirlo, como si estas culturas arrasadas por el hambre de dinero de quienes deberían velar por sus intereses espirituales pudieran siquiera imaginarse opciones. Elija una carta de la pantalla y no se la diga a nadie. Uy, qué bueno, eligió la representación del sexo como un negocio repelente de exhibicionismo terraja a cambio de notoriedad. Qué casualidad, era lo que esperábamos.

Yo estoy a favor de las tetas, ¿quién no? No es ese el asunto, y si las regulaciones de lo exhibible en televisión pasan por la presencia o no de pezones femeninos de mujeres blancas en televisión, me parecen una total pelotudez y estoy todo lo en contra que se pueda estar. Y estoy a favor de que un adulto se pueda recrear viendo, yo que sé, a cualquier otro adulto felando a un burro, o haciendo lo que se le cante con sus orificios y la exhibición pública de los mismos. Pero, como dije antes, la omnipresencia de la televisión la convierte -si es que vamos a vivir en una sociedad y si creemos que dicha sociedad es modificable u orientable por consenso democrático- en un medio censurable (es decir, plausible de censura) en el que hay cosas que deberían estar fuera de ella y que efectivamente la están. Entonces, defensores de la democracia, ¿no debería ser el Estado el que garantice una cierta regulación de contenidos y no un contador-gerente de programación de una empresa desatada?

No tengo respuestas reglamentarias -y algunas de las opciones como el "consejo de notables intelectuales" propuesto por Carlos Maggi me aterrorizan- pero, como Denevi, creo que hay cosas que no deberían admitirse. No es que sea más intolerante que la media, supuestamente eso es lo que cree todo el mundo con las posibles excepciones de algún hiper-anarquista inspirado en Calígula. Yo creo que Saló es una de las mejores películas de la historia del cine, adoro Bizita Q y todos y cada uno de los cortos de Richard Kern. Pero estaría completamente en contra de su exhibición en un canal abierto en la tarde. ¿Por qué? Porque hay niños, por eso. Porque también estoy en contra de que los niños tomen vodka o ectasy, aunque esté a favor de su legalización y su acceso para cualquier adulto. Porque los niños son blandos, se marcan fácil, y hay que cuidar la forma de las marcas que les vayan a quedar.

Y también creo que, más allá de que haya consenso o no con que algunas cosas tengan la libertad de ser exhibidas o no, eso ocurre. La censura ocurre y se ejerce todos y cada uno de los días, en todos y cada uno de los limitados canales televisivos, y es arbitraria, brutal y regida exclusivamente por una concepción totalmente materialista-inmediatista del espectáculo. Cualquier pretensión educativa/formativa ha sido abandonada por completo, a pesar de que es supuestamente una de sus obligaciones a cambio de la concesión. En su lugar lo único que hay es el minuto a minuto de las empresas que miden el rating y la sinergía con los avisadores, nada más. ¿Por qué tendrían que preocuparse por cualquiera de estas pelotudeces si el retiro de la concesión -con contrato cumplido y tras haber incurrido en todo tipo de apologías al crimen, por no hablar de los productos de ficción que generó- a un canal de televisión es un escándalo continental y en cambio las peores excesos de explotación y transgresión de la privacidad a cambio de réditos económicos no merecen siquiera una amonestación verbal? El INAU se declaró incompetente de sancionar siquiera tibiamente a los canales 12 y 10 por pasar el baile de Nazarena Vélez en la tarde, completamente por fuera del horario de protección al menor. ¿Qué debería haber hecho la turra más famosa de Argentina para que el INAU dijera "basta"? ¿Chuparle la pija a un orangután a la hora de tomar el té? Nada, tienen tanto pánico a que Danilo Arbilla los corra con un editorial de Búsqueda o un informe a la SIP, ese organismo tan selectivo para condenar los atentados contra la libertad de prensa, que incluso si lo hiciera dirían que bueno, que fue con el consenso del simio en cuestión y a los nenes les gustan los monos, ¿no es cierto?

Entonces vuelvo una vez más a Žižek: de qué hablamos cuando hablamos de libertad, dónde está la identidad ontológica entre libertad de mercado y libertad social. Esa es la gran batalla que el neoliberalismo ganó, o viene ganando, desde hace unas décadas. Claro que me parecería preocupante que el autor de Plop! decidiera qué está bien y qué está mal que se viera en la televisión, claro que me parecería bastante pesadillesco vivir en la patria bolivariana y soportar la retórica romántico-pelotuda de su autoritario mandamás. Pero más preocupante y pesadillesco me parece esta ausencia de consciencia general acerca de quienes ocupan los lugares de Denevi o Chávez en esta sociedad, o en la argentina. El desconocimiento de sus poderes y los porqués de su ejercicio. La falta de balanzas no alteradas en las cuales medir el mal menor.

114 comentarios:

Marquitos Biribundingui dijo...

Si nomá!! Por fin soy el primero en algo. Espero que nadie me esté ganando de mano mientras escribo este comentario, si no sería igual a aquella vez que descubrí la electricidad pero como se me había jodido el caballo llegué tarde a la oficina de patentes y mi acérrimo enemigo llegó antes y lo contestó primero.
Todo lo cual no es más que una forma metafórica de referirme al reciente cese de la concesión a RCTV por parte del gobierno de Venezuela.

Sebastián dijo...

completamente de acuerdo. es algo en lo que suelo pensar, y si bien no acostumbro comentar, me dieron ganas de hacerlo. lo que a mí me intriga acerca de todo esto es si existe un plan (suelo pecar de paranoico es por eso que cosas como esta me hacen dudar de mi percepción). hay algo o alguien atrás de todo esto? la estupidez globalizada, el tercermundismo en este caso no me resulta válido como excusa, está siendo llevado a cabo de manera racional y sistemática? digo, la pauperización cultural a la que venimos sometidos de hace décadas, es un plan como en algún momento pudo haber sido la escuela de las américas? hay gente que se pone de acuerdo para que existan tinellis en todas partes del planeta? ya me parece demasiado, pero repito, no estoy seguro, si hay algo a que nos tiene acostumbrados esta realidad es que cualquier ficción resulta ridícula, mínima, insignificante. lo peor, o más terrible de esta intriga, es que ya no hay una escuela de las américas a quien echarle la culpa, que los yanquis y los europeos se ven expuestos a la misma mierda a la que que nos vemos expuestos nosotros, tercermundistas de clase media.
ay, ya empecé el día para la mierda... (no es tu culpa Benito, me encantó lo que escribiste)

Marujita dijo...

Las feministas uruguayas, las imbéciles y las otras, te debemos eterno agradecimiento por tu excelente defensa. Menos mal que esta vez te tenemos de nuestro lado Benito. Si hubiera más gente como vos, cuestionando lo relevante, la misoginia no existiría.

Como vos decís, los papás son unos infradotados incapaces de tomar decisiones y cambiar de canal o apagar la tele. Son tan descerebrados que siempre aceptan incondicionalmente cualquier oferta. Por eso es necesario que los Denevi de este mundo cuiden de ellos.

No olvidemos que Tinelli además ha llegado a ofrecer concursos de strippers musculosos que terminaban en sunga. Una absoluta degradación de los hombres y en especial de la imagen del macho. Por cierto, cuestionable desde todo punto de vista.

Por otra parte, no es que les hayan puesto un revolver en la sien para obligarlos/las a desnudarse. Pero como sus facultades intelectuales están atrofiadas y son incapaces de discernir entre el bien y el mal, es como si algún mago hubiera urdido un plan con una precisión matemática tal que los famosos no tienen otra opción que el caño.

Cómo me hiciste pensar. Me encantó tu post.

benito dijo...

Está confirmado que, al menos en Europa, hubo una relación directa entre la explosión de la televisión basura y los recortes de los presupuestos culturales impulsados por los gobiernos de derecha. Y hay que ser muy ingenuo para no notar el corporativismo con el que los grandes medios relacionados con los oligopolios televisivos recibieron lo de RCTV, que -se esté de acuerdo con la medida o no- es una medida administrativa local que en ningún caso ameritaría la cobertura e indignación que despertó.

Hay también una agenda, paga o voluntaria, para atacar metódicamente a Chávez en los medios relacionados con la SIP y la prensa de derecha. Basta con fijarse con la mala noticia diaria sobre Chávez (que a veces es completamente ridícula) que Infobae sube diariamente a su site. O la sucesión insólita de editoriales anti-chavistas que Arbilla subió en cadena a Búsqueda.

En el mismo texto de Escanlar al que me refiero en el post (otra nota de Búsqueda), el mediático hace un sintagma de dictadores que incluye a Hitler, a Stalin y a Chávez.. Es decir, hay una ida al carajo absoluta en la que Sanguinetti -un hombre que -aún sin mencionar su pasado de ministro de Bordaberry- ha presionado a medios a cara de perro, un hombre bajo cuyo primer gobierno se detenía a la gente por portación de cara, un hombre que no movió una de sus enormes cejas cuando un pobre flaco -el cantante de Clandestino- se comió dos meses de cárcel por decir (por decirlo) "nos cagaremos en el parlamento", salta como adalid de la libertad a protestar por un contrato vencido en un país lejano....

No hay ninguna casualidad. Es, más que un plan, una acumulación de planes.

benito dijo...

Muy irónico lo de "Marujita" (interesante imitación), pero está planteado -una vez más- desde un punto de partida equivocado. No se trata del libre albedrío de los strippers (qué avance, cómo se compensa la exhibición de minas con un poco de exhibición de bultos) ni de las bailarinas de caño: se trata del libre albedrío del espectador. Y no, NO podés apagar el televisor en estos círculos de sinergía mediática: yo no vi un sólo programa de Gran Hermano y sin embargo estaba al tanto de todos los participantes y todas las salidas.

Yo no nombré a los padres en todo el post, pero supongo que te venía bien para la ironía, así que te contesto. ¿Qué los padres pueden decidir? No, los padres no pueden decidir una mierda. En esta sociedad un enorme porcentaje de padres -si los índices demográficos son ciertos- dejan a sus hijos no frente al televisor sino directamente en la calle, metidos a revolver un contenedor. Y eso cuando no se los cogen directamente.

Y no, no tienen por qué decidir los Denevis o los Maggis o los Semproni de este país. Estaría mejor que simplemente dedidieran los encargados de hacerlo y los que tienen entre sus obligaciones el regular la calidad mínima de lo exhibido. Eso si vamos a hablar de cultura como de algo más que un accidente entre una vaca y un camión de la barométrica.

Oldboy dijo...

Recuerdo en en tiempos de Sanguinetti que la Chancha Francisca no pudo publicar su primer - y excelente - disco porque en las letras hacia referencia al himno nacional

benito dijo...

No sé lo de la Chancha, pero por de pronto se está por reeditar en CD el Montevideo Agoniza, el primer disco de Los Traidores, al que le sacaron no una sino cuatro canciones ("Viviendo en Uruguay", "Señor Presidente", "Barrio Rico" y "Montevideo Agoniza") para poderlo editar.

Qué gente así, como Sanguinetti o el censor Lacalle -que clausuró una radio que tenía todos sus contratos en plena vigencia sin que a Arbilla se le moviera la barba- la vaya de cruzados de la libertad de expresión es como que Michael Jackson y el Bambino Veira encabecen una campaña contra la pedofilia.

Marujita dijo...

Creí haber leído en tu post que la exhibición es un espectáculo al que catalogaste de cabaretero y misógino que implica la degradación de la mujer. Debo haberme equivocado. Seguramente lo leí en algún editorial de El País.

Es mucho peor la situación de esos chicos que son abandonados, algunos obligados a robar, a la de un nene que mira a Tinelli. No se que futuro estás especulando que tiene ese nene que mira a Tinelli para horrorizarte tanto por las consecuencias de mirar a Tinelli. El problema es que va a ser tan retardado como el padre??? Acaso tenes alguna duda de que el hijo de alguien que mira a Tinelli, aunque censures a Tinelli, va a salir tan retardado como el padre??

Hablar de "cultura" como algo accidental es una simplificación que sólo puede comprarse un retaradado que se cree que Milton Friedman es el mejor economista de la historia. Pero hay varias opciones entre esa y creer que algunos tiene la exclusividad sobre la definición de la cultura y pueden decidir sobre su "calidad mínima".

benito dijo...

No, yo no dije nunca que la exhibición de una mujer fuera degradante, eso sería una pelotudez. En el marco propuesto por Tinelli sí es degradante, si no ves la diferencia, bienvenida al caño.

Siempre hay cosas peores; el porcentaje de niños que trabajan en Uruguay es de más del 6%, lo cual implica miles y miles. Me parece una buena demostración de que el concepto de responsabilidad del uruguayo con respecto a la paternidad se fue al carajo hace mucho tiempo. Pero, ¿por qué carajo inhabilita eso lo que discuto en el post? ¿entramos en la vieja dinámica estúpida de "ah, pero aquello es todavía peor!"? Acá estamos hablando de esto, y de lo otro se hablará donde se hable.

Yo no hice una puta propuesta en todo el post, solo relativicé y contextualicé escándalos y censuras. Si querés te lo explico en una frase for dummies: "El post, más que decir que unos señores deberían controlar los contenidos de la televisión en nombre de la cultura, dice que ya hay otros señores que lo hacen a full, en nombre de sus publicistas. Y la tele es de todos." Punto.

Walter Hego dijo...

Cítote, Benito: "Y no, NO podés apagar el televisor en estos círculos de sinergía mediática: yo no vi un sólo programa de Gran Hermano y sin embargo estaba al tanto de todos los participantes y todas las salidas.".

No termino de entender lo que decís. Yo, por ejemplo, soy uno de los que afirma (sin orgullo ni falta de él, simplemente lo digo cuando viene al caso) que jamás vieron "Gran Hermano" ni "Bailando por un sueño" y no mienten. Es decir: soy de quienes dicen que no han visto esos programas porque realmente no los han visto.

Pero, además de no haberlos visto jamás, en ningún momento he estado al tanto de los nombres de los participantes ni de sus salidas ni de absolutamente nada ni remotamente relativo a los mismos.

No sé, será que como laburo en mi casa y (hasta donde sé) no tengo amigos que vean esos programas, estoy menos "contaminado".

Oldboy dijo...

La censura es algo de todos los días en cualquier ámbito. Quizás utilizar el término "censurar" suena un poco fuerte, pero podríamos substituirlo por ejemplo por "normalizar" - un término de lo más inocuo - y estaríamos diciendo lo mismo sin escandalizar a nadie.

Marujita dijo...

Gracias por explicarme aunque ya había entendido. No emití comentarios porque no tengo nada que decir que agregue algo a lo que vos explicaste tan bien y con lo que estoy totalmente de acuerdo. Si querés lo reafirmo. Por supuesto que hay censura en todos los órdenes de la vida. No sólo en la tele. La libertad de elegir entre dos opciones implica necesariamente censura.

Ahora, me pregunto sobre la utilidad de la censura a Tinelli en particular, y no es por defender a Tinelli. No encuentro que los argumentos sean muy convincentes. Me parece que se le está atribuyendo a la tele y a un programa en especial más poder del que realmente tiene. Es un poco ingenuo creer que porque vaya a cambiar la programación de TV en el mundo va a haber menos imbéciles.

"En el marco propuesto por Tinelli sí es degradante, si no ves la diferencia, bienvenida al caño."

Sigo sin ver la diferencia. Querés decir que no sería degradante pr ej si lo hicieran por dinero en un prostíbulo con apariencia de bar, para después prostituirse???

fina dijo...

Doy un paso adelante, atrás o al costado, pero es seguro que no voy a hablar exactamente del tema sobre el que escribiste.

Estoy de acuerdo. En definitiva uno vota porque tiene una (ingenua o no) vocación representativa. Le concede a otro el poder de decidir. No sé si te lo preguntabas en el post, pero por lo general creo que cuando se habla de restricción y censura se reduce todo a la limitación de un derecho y muy pocas veces a su expansión. La calidad de la televisión como de la comida o de cualquier proyecto pedorro se define por las cosas que quedan dentro y las que quedan fuera para que se cumpla un objetivo de consumo, de continuidad en el poder, de satisfacción de alguna parte del ego. No está mal que una autoridad pública (la que realmente tiene poder para incidir, no Denevi) se haga cargo de un criterio y de la manera más responsable de aplicarlo. Que eso no pase nunca, es otro tema. Pero el acto de nombrar la censura no es propiamente la acción y, en cambio, puede funcionar como una propuesta sobre lo que se pone en pantalla a las seis de la tarde y lo que no. Perdón por el lugar común, pero creo que el que calla otorga, y agradezco que alguien no lo haga (aunque no esté de acuerdo con Denevi en este caso, pero eso es otra parte del asunto) sin mucho prejuicio sobre lo malo que pueda ser para su imagen. Es un recurso novedoso comparado con las quejas, las descripciones eternas de situaciones y las inexistentes propuestas.

Y creo que lo peor es que asume un consenso espontáneo entre un tipo que está en su casa y esa abstracción que es una autoridad pública. Se les exige una altísima coherencia con su partido político (como si eso ya no fuera un mosaico ideológico o como si acaso conocieran su programa de gestión), pero a cambio se les ofrece disposición cero a participar de la elaboración y el desarrollo de cualquier proyecto o política cultural.

Te juro que pensé que la disfunción narcotizante o la confusión atroz entre saber y participar de algo estaba perdiendo vigencia.

javier2 dijo...

No sabía lo del primer disco de Los Traidores. No pretendo defender al indefendible de Sanguinetti, pero supongo que la idea de no incluir esos temas debe haber sido del sello Orfeo, en particular de su sr. director, no?

benito dijo...

Marujita: el proponer una censura a Tinelli significa caer en la misma trampa formal en la que cayó Chávez: hacer algo con forma de censura explícita y por lo tanto atacable desde una plataforma de pensamiento sencilla. Yo creo más bien en el desaliento, en la diferenciación impositiva respecto a los programas de mala calidad que fomenten el desprecio a la mujer. Una suerte de simple; "bien, pasá lo que quieras, pero entonces el Estado no hace más publicidad en tus horarios centrales". No me parece tan descabellado.

Y a lo que me refería con "la diferencia" es que no todos los bailes eróticos protagonizados por mujeres son degradantes y no todo lo hecho por una mujer para exitar y/o complacer a uno o más hombres es una concesión. Es sólo que el formato prostibulario, agravado por el otorgamiento de cocardas y por el contexto en general, en este caso, me parece sí bastante humillante y una versión muy torcida de la sensualidad que no tiene nada que ver con el hedonismo sino con su mera representación mercantil.

fina: ahí está el quid de la cuestión y lo que me hace dudar; la auténtica autoridad de la representación. Pero, bueno, vayamos a la navaja de Occam de Churchill: "Tal vez la democracia sea el peor de los sistemas pero no conozco uno mejor". El que decida un viejo choto este tipo de regulaciones es feo, pero la opción -el gerente de progrmación de Canal 12 o un publicista- me parece peor. Y es curioso que en nombre de la anti-censura se persiga tanto algo que no es más que la expresión de un pensamiento/deseo, sin ningún poder vinculante. Ojalá se dijeran cosas así más seguido, porque el que calla otorga.

Walter Hego: Tal vez por mi profesión esté demasiado expuesto a la media, pero te puedo asegurar que Gran Hermano estuvo cubierto no sólo por sus numerosas emisiones diarias, ya difíciles de esquivar, sino por cinco o seis programas distintos que lo reproducían. Nadie que vea televisión en forma moderada, aún esquivando Gran Hermano, pudo sustraerse de sus vaivenes.

El caso de los Traidores fue un caso de autocensura de El Palacio, pero evidentemente "las condiciones no estaban dadas". En uno de los conciertos en el Teatro de Verano, los Traidores tuvieron que darse a la fuga -seguidos por representantes de la ley- simplemente por haber tocado "Señor Presidente" y haber puteado un poco. Y todo el sistema político del partido de gobierno convalidó lo del flaco de Clandestino.

Antonio Vales dijo...

Que el estado sea el encargado de censurar lo unico que lograria seria que ademas de la censura ya existente se censuren más cosas.

Yo cuando tenia 13 posiblemente hubiera querido ver alguna de las cosas que pasan ahora por tele, es más, tanto queria que no nececite de la tele para verlas.

¿Hubiera sido mejor no verlas? Que se yo, no me importa, se que desde que aprendi a usar el control remoto, sin importar la edad no vi nada que no quiciera ver, si lo hubioera querido y no lo hubiera visto ¿que tan diferente hubiera sido?. Los niños no nececitan de papá estado para no ver cosas en la tele, no les sirve de nada eso.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

En cierto punto me resulta difícil opinar, ya que de hecho vi gran parte del último Gran Hermano. No es nada de lo que me sienta sumamente orgulloso, pero al menos verlo evitaba que tuviera que cenar en mi cuarto solo la mayoría de los días. Sí considero de que al menos lo veía desde cierta perspectiva crítica, en donde servía de barómetro de la sociedad actual más por la reacción del público ante el programa que por el relacionamiento entre los mismos integrantes.
Ya habiendo expulsado estos demonios, me consta decir que lo de Nina Peloso es algo aberrante, uno de los espectáculos más tristes que he llegado a presenciar (y no precisamente porque baile mal). No me gusta abusar de frases recontra usadas, pero uno de los principales caballitos de batalla del capitalismo es el empaquetar y convertir en vendible cualquier intento de subversión o cambio social, algo para lo que no se necesita más que guita, publicistas y tipos como Tinelli (algo que pasó con el hippismo, el punk, los beatniks, etc.). Ver a Nina Peloso es la muestra más clara de cómo todo puede ser vendible y empaquetado, sin que nadie al parecer se exalte por el hecho. Peor aún es cuando esta señora trata de defender su posición, arguyendo que toda la plata va destinada al movimiento piquetero. Perfectamente Nina Peloso podría empezar a vender pasta base en las escuelas, también destinando el dinero al movimiento, y sin lugar a dudas sería algo bastante mal visto. El ejemplo, aunque algo extremo, no se aparta del hecho de que todo se nos va al carajo cuando el fin comienza a justificar los medios. Para mi es la cereza en el postre de todo lo que se ha desvirtuado el accionar político por estas latitudes (no digo en el resto del mundo porque no tengo tantos ejemplos).
Otra cosa que no entiendo mucho de Argentina (más allá de que también en Uruguay la mitad del país se come Intrusos y bailando por un sueño) es esa institución de la vedette, tan respetada e idolatrada, como si fuera uno de sus productos artísticos más exportables y venerables del país. Hace unos meses había visto una encuesta callejera preguntándole a un amplio espectro de mujeres si les gustaría ser vedettes y, sin poder confiar ciegamente en una encuesta hecha por un programa tan poco serio, me sorprendió cómo la mayoría de las mujeres admitían gustarle la idea de ponerse las plumas algún día. Soy el primero en debatir los achaques clásicos que hacen los uruguayos al país vecino, pero esa pasión por ponerse las plumas me parece algo bastante llamativo, no sé si en Uruguay eventualmente termine siendo igual, pero sencillamente me gustaría quedarme con la duda de si el tema del baile del caño vinculado con figuras políticas es algo puramente vinculado al capital o si es algo también bastante insataurado en una cultura específica (por supuesto, viéndolo por fuera de la vieja premisa de "infraestructura determina superestructura").
Bueno, en fin, ya me veo los comments puteándome diciendo que en Uruguay es lo mismo o cosas por el estilo, pero era sencillamente una idea que me pasaba por la cabeza.

Ineptus dijo...

De acuerdo en muchos puntos. Parece increíble la manera en que se piensa que solo el Estado es capaz de censurar. Lo demás son decisiones de mercado. Me parece que eso demuestra la gran despolitización de nuestros días ( y ni que decir de la imposibilidad de reflexionar sobre ideología)
Con relación al caso de RCTV me parece verdaderamente asombrosa y deprimente la histeria con que se ha abordado en todos los medios que he visto.
Mucho histrionismo en plan de “grandes defensores de la libertad de expresión” cuando no tienen la más mínima autoridad moral para asumirse como tales.
Todo lo que se plantea en el post es muy deprimente y carente de respuestas simples.
Por un lado tenemos a los mismos de siempre que defienden a capa y espada la libertad de mercado y de transmitir cualquier mierda que atraiga anunciantes. Después estarían los “apocalípticos” estatales y su “cultura”. Para mí no hay nada más matapasiones que cuando el Estado dice “cultura”.
Para los que somos de tendencia más libertaria de izquierda ( que parece que en algunos puntos es la del dueño de este blog) nos deja sin un lado que “tomar”. Es algo incómodo y a la vez una dicotomía forzada entre el espectáculo más idiota y la chatez semireaccionaria de muchos defensores de la “cultura”( que hay que admitir no es una posición ni siquiera cercana a ser hegemónica en estos días). Creo que lo importante sería que hubiera otro camino. Pero no en estos países y no en esta época lamentablemente.
Creo que en algún momento el modelo de la BBC fue lo más cercano a un ideal pero tal vez solo desde la distancia. Sería ingenuo pensar que no hay intereses también. Además es otra sociedad muy distinta
Otro punto interesante que relaciono con el post. En estos días me he enterado que un canal de televisión abierta en Costa Rica está pasando películas XXX los fines de semana a partir de las 11pm. No se si en otros países de Latinoamérica esto será común pero me llamó la atención . Creo que, sin ningún puritanismo , eso es algo que no debería verse en televisión, al menos en tv que no sea de cable. No es algo que deba facilitarse de esa manera. Pero bueno, si cualquier pendejo puede bajar gigas de porno en la red, el resto es como el paso lógico en la pornificación de la sociedad y a la vez la verdad "reprimida" de Tinelli y su caño. Próximamente “mamando por un sueño”

cacho_vela_crush dijo...

Estoy en los grandes lineamientos y espiritu de este post de acuerdo, empezando por el problema real de la definición de libertad, que es un punto neuralgico antes de tomar postura alguna ante este tema y siguiendo por la buena contextualización histórica de la palabra censura, que evidentemente genera una especie de reacción alérgica este utilizada donde estea.

Siguiendo con el razonamiento propuesto por Benito, no sería disparatado que el estado como Administrador de un servicio público , figura en la cual podríamos enmarcar la TV, pudiera bajar ciertas cosas del aire si existieran fundadas razones, no es algo necesariamente de corte facista o limitante, sería lo mismo que prohibir que se pase por radio un programa apologético del partido Nazi del uruguay, que se yo no habría tantas voces en contra si el Estado tomara esa medida.

Ahora bien, la parte en la que no puedo demostrar una verdadera coincidencia es cuando se habla respecto a los niños, no se realmente cual es el efecto de esta bien llamada TV basura con respecto a los niños, si me tuviera que jugar una opinión subjetiva y sin fundamentos, aseguraría que estupidiza el doble a adultos mayores y personas de la generación reinante, que a los niños, que como dice Casciari (dejo el link abajo) son fuertes y como digo yo al otro día tendran otra ocupación y otra preocupación.

El tema sería saber desde un punto de vista educacional cual es el verdadero efecto de la TV en los niños, yo recuerdo mirar a olmedo de chico escapado de mis viejos y hoy en día no soy un manosanta ni nada parecido, se que eso tampoco lo dice el post, lo que me pregunto es hasta donde va el efecto de la tv en un joven borrego. Lo que si puedo comprobar es hasta donde afecta a las personas mayores de 50 años que hablan del baile del caño, con el mismo interes y seriedad que lo hacen del che guevara, si debe jugar vicente sanchez o estoyanoff o si todo tiempo pasado fue mejor.

Es cínico si decir que el pueblo ve lo que se merece de acuerdo a su acerbo cultural, completamente de acuerdo , porque las cosas no son así, lo que si estoy seguro es que un pueblo con un nivel de cultura superior no miraría estos programas, o al menos, no lo confesaría lo cual haría mas culto aun , jeje.

SAludos

Un par de links sobre tv basura :D

http://blogs.elpais.com/espoiler/2007/06/salva_a_tu_madr.html:

http://blogs.elpais.com/espoiler/tv_espaola/index.html

Marcelo dijo...

censura.
(Del lat. censūra).
1. f. Dictamen y juicio que se hace o da acerca de una obra o escrito.
2. f. Nota, corrección o reprobación de algo.
3. f. Murmuración, detracción.
4. f. Intervención que ejerce el censor gubernativo.
5. f. Pena eclesiástica del fuero externo, impuesta por algún delito con arreglo a los cánones.
6. f. Entre los antiguos romanos, oficio y dignidad de censor.

censor, ra.
(Del lat. censor, -ōris).
1. adj. Que censura. U. t. c. s.
2. m. y f. En algunos regímenes políticos, funcionario encargado de revisar todo tipo de publicaciones o películas, mensajes publicitarios, etc., y de proponer, en su caso, que se modifiquen o prohíban.
3. m. y f. En las academias y otras corporaciones, persona encargada principalmente de velar por la observancia de estatutos, reglamentos y acuerdos.
4. m. y f. Persona que es propensa a murmurar o criticar las acciones o cualidades de los demás.
5. m. Magistrado de la república romana, a cuyo cargo estaba formar el censo de la ciudad, velar sobre las costumbres de los ciudadanos y castigar con la pena debida a los viciosos.

Creo que es importante no equiparar la función estatal de censura con cualquier impedimento, establecido en el ámbito privado, de que algo se difunda. La diferencia es senejante a la que existe entre el terrorismo de Estado y el terrorismo a secas (diferencia que será másfácil de percibir si algún día el mundo se pone de acuerdo sobre qué es el terrorismo a secas).

Walter Hego dijo...

Benito: bueno, entonces será que veo televisión de manera menos que moderada (o que veo cable sobre todo y prácticamente nada de televisón abierta), porque la cosa es que hasta ahora he tenido la suerte de sustraerme a esos vaivenes que una gran proporción de uruguayos putea amargamente pero ve con frecuencia y otra gran proporción (la inmensa mayoría, creo yo) simplemente mira sin falta y de modo totalmente acrítico.

benito dijo...

Yo también pensé en esa analogía entre censura estatal y terrorismo de estado, y me gustaría que quede claro que yo no propongo una censura estatal de contenidos, pero tampoco defiendo al terrorismo no-estatal. En algún momento lo que importa es quién hace más daño.

Yo creo que la batalla está en la educación, no en el combate de resultados, pero al mismo tiempo -y vuelvo al ejemplo de Chávez y RCTV- está dentro de las potestades gubernamentales el reprimir (dejemos de lado la palabra "censurar" y usemos otra palabra igual de desgraciada) los contenidos excesivamente desviados o antisociales de los canales televisivos (y yo diferencio el medio televisivo de cualquier otro medio por la potestad estatal sobre las ondas limitadas). Es la misma potestad que tiene para bajar a tiros a un delincuente peligroso sin que eso implique necesariamente un acto de terrorismo de estado sino simplemente un ejercicio del delegado poder estatal.

quetepuedodecir dijo...

Viene al pelo lo que dice Marujita para que pueda decir lo que suponía que quería decir un milisegundo antes de cliquear con el mouse para poder leer los comentarios de los lectores.
Y son dos cosas: A) La televisión tiene horarios centrales y horarios de mierda. La televisión es lo que se pasa en horarios centrales (y no mejora mucho cuando los horarios de mierda se rellenan con telenovelas producidas por RCTV, que llora la milonga pero sigue haciendo plata a rolete exportando telenovelas hasta en Siria, y que no sólo no despidió sino que sigue tomando empleados). Creo que no se necesita más que dedicarle cinco minutos por día a nuestra TV durante una semana en horario central y después hacer un balance.
B) Ampliando lo anterior: La televisión y su influencia cultural son la suma en el largo plazo (meses, años, décadas) de lo que exhibe, por tanto, en horarios centrales.
Marujita razona que no es tan terrible que pasen el caño, al fin de cuentas la gente seguirá naciendo (o desarrollándose) con las mismas carencias o ausencias de impulso mental.
Pues bien, dejemos todo como está, o mejor, hagamos campaña para fomentar lo que de todos modos todos estamos de acuerdo en que es una basura. Así, en lugar de sólo imbéciles, tendremos imbéciles felices que, como se sabe, es mucho más beneficioso para todos.
Luego una catarata de gente no podrá distinguir un poema de Lorca o Machado (lo dan en todos los liceos, che... eh... ¿alguno se está preguntando si HOY alguien puede?) de un versito improvisado en honor a la cachucha de Nazarena Vélez por un transeúnte beodo que el canal afortunadamente pudo entrevistar durante una compulsa callejera de sus usuarios.

Precisamente porque, como bien definiste, se trata de que "Hablar de "cultura" como algo accidental es una simplificación que sólo puede comprarse un retaradado que se cree que Milton Friedman es el mejor economista de la historia", Marujita, es que la acumulación a largo plazo de basura en horarios centrales de televisión tiene un efecto cultural importante y nada desdeñable que, sin saber muy bien por donde pasaría la solución, me parece por lo menos preocupante.
Ah, sí, perá, pero podría haber una solución. No, no es censura... regulación? creo que le dicen...

massi dijo...

Como dice la asociación para despenalización de la marihuana Española cada vez que le preguntan sobre los supuestos exesesos que provocaría el fin de la prohibición: "si usted es bebedor y le gusta tomar un wisky antes de irse a dormir a la noche, ¿quiere decir que le gusta que un adolescente se tome un gin tonic antes de entrar a la escuela? no?, bueno, con el porro es igual".

Marujita dijo...

Benito entiendo, es mucho más respetable y menos humillante para una mujer salir en bolas en la Rolling Stone que bailar arriba de un caño en el programa de Tinelli.

Agustín, por qué decís que lo de Nina Peloso fue humillante? Porque es piquetera? Porque es pobre? Qué tiene de malo que Moria Casán sea su referente en la vida? Sos igual que los que critican a los nene de la villa que quieren ser Maradona.

Cacho me dejaste preocupadísima. Menos mal que hay especialistas que nos alertan sobre los efectos nocivos de la tv sobre las mentes de los abuelitos. Antes de que existiera la tele el mundo no tenía todos estos problemas y preocupaciones. Doña Rosa y sus vecinas no se juntaban a hablar de la telenovela de la tarde. Era otro el nivel inteletual de las chusmas de barrio. Ahora estamos hablando de otro modelo femenino, para colmo totalmente deteriorado. Que mal está el mundo.

Walter Hego dijo...

Acabo de leer en Montevideo comm una entrevista a Denevi en la que el tipo habla varias veces de la televisión chatarra argentina y cada vez que la menciona dice que, por cada mierda de ésas que se pasa acá, habría que emitir algún programa uruguayo.

Me parece una falta absoluta de lógica, porque eso parece implicar que la televisión de acá es necesariamente buena, cuando todos sabemos que, salvo excepciones, es una cagada; una cagada de otro estilo que la argentina, pero una cagada al fin.

Y el propio Denevi lo sabe bien, porque no sólo no parece tonto sino que la televisión (además del teatro) es su medio. Pero, por si fuera poco, él mismo dice en la entrevista mencionada que la televisión nacional actual no sólo es de baja calidad sino que ni siquiera es digna.

Entonces, flaco, digo yo: ¿qué carajo arreglamos pegándole a cada "Intrusos" o "Gran hermano" o "Bailando por un sueño" un "Piso 8" o un "Desvelados" o un "Distracción" o cualquier otra porquería nacional?

Pensá un cachito antes de hablar, Denevi.

Marujita dijo...

Que te puedo decir... ya te lo dije. Se trata de problemas sociales mucho más profundos que no tienen como causa principal a la tele. Esta en todo caso contribuye a reproducirlos, en algún caso a acentuarlo, pero no los provoca. Si sólo te centrás en la tele corrés el riesgo de olvidar buscar solución para las verdaderas causas. Y con esto no quiero decir que no haya que mejorar la calidad de la programación.

benito dijo...

Marujita: ah, sí, la Rolling Stone, justo el modelo estético de mi líbido. Hay una cosa que se suele llamar pos-feminismo y que no es su antítesis, sino una maduración, pensada por mujeres inteligentes y poderosas, que reclama los derechos de las mujeres sin renunciar por ello a la femeneidad ni al atractivo sexual. Hay mujeres a las que les gusta mostrarse porque se sienten atractivas, o porque están inquietas, o porque quieren ser parte de una composición estética particular, que no tiene que ser hecha a medida de un viejo sucio como G.Sofovich.

Mujeres que saben que peor que ser un objeto sexual es no serlo en absoluto. Si para vos una mujer desnuda es un símbolo de opresión, es el mismo punto de vista, solo que invertido del Opus Dei.

walter: a mí no me cabe duda de que el autor de Plop! es de las personas menos indicadas para hablar de "Tv basura". Yo lo recuerdo trinando en contra de "No toca botón", poniendo como ejemplo opuesto el "humor con distinción" de Telecataplum o lo que fuera que estaba haciendo. Hoy en día es evidente que no sólo "No toca botón" era parcialmente genial y "Plop!" no hacía reír ni a un hiena de ácido, sino que además el programa de Olmedo era más explícito pero también más inocente y sano en su humor sexual que los retorcidos juegos de doble sentido habituales en la TV uruguaya.

Pero por eso escribí claro que no quería hablar sobre Denevi, sino sobre el "delito" de un funcionario público al evocar la censura.

¿Alguien piensa que el Estado es capaz de regularle algo a uno de los canales privados sin ser acusado ipso facto de "censura"?

Marujita dijo...

Lamentablemente no termino de entenderte Benito. Y evidentemente a vos te pasa lo mismo conmigo. Yo en ningún momento fijé posición. Sólo trataba de razonar a partir de tus argumentos. Ahora resulta que si el destape femenino salvaguarda cierto recato y se guarda bien de herir la sensibilidad machista es aceptable. Sigo sin ver ninguna lógica en los argumentos que usás para la diferenciación. Tu opinión me sigue pareciendo misógina.

Selektor dijo...

La única censura viable frente a los caños y los hermanitos es la que pueden ejercer los padres con sus hijos y los adultos consigo mismos.
La tv basura me parece un fenómeno muy zarpado que siempre en algún momento se torna aburrido.
Pero es bastante divertido ver las pedorradas que hacen los argentinos para levantar el rating. Lo máximo fue el día que arrancaba gh famosos, que al perverso de tinelli se le ocurrió llevar a maradona totalmente dopado y le hizo una larga entrevista. Se puede ver en youtube.

Más allá de las declaraciones de denevi, la censura y el estado, yo no voté a este gobierno para que acomode a todo el lumpenaje inepto y a otros históricos burros y burras frenteamplistas, que estoy viendo desfilar con cargos importantes y tomando decisiones sin tener la más mínima idea de nada.
O sea, este gobierno en ese sentido, está haciendo exactamente lo mismo que los gobiernos de los partidos tradicionales.
Es un hecho que están todos acomodados y es lastimoso.

Un poco fuera de tema, pero el otro día me enteré que al buey engominado bleier le inventaron un cargo en la presidencia en el que va a realizar "asesoramiento en materia de comunicación institucional estratégica".
Si bleier va a asesorar al presidente en esta materia estamos perdidos.

Michel_Wilhelm_Cacho dijo...

marujita no entiendo como es posible q nunca entiendas nada, pero bueno la cita de ese artículo, q evidentemente es humorístico va en pos de la duda sobre el efecto de la tv basura sobre los niños no sobre las viejas, pero bueno no se te puede estar explicando todo.

Fico dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo en censurar programas que hacen estragos en... uhh, me voy que baila la Calabró.

Walter Hego dijo...

Selektor: ¿Todos acomodados? A ver si entiendo: ¡¿Todos?! O sea: ¿muchísimo peor incluso que cuando los colorados y los blancos ganaban las elecciones y gobernaban? Porque, vamos, sí, los partidos tradicionales uruguayos, cuando eran poder ejecutivo, tenían sus roscas de corrupción bien armaditas y prácticamente institucionalizadas, pero al menos a mí nunca se me habría ocurrido decir que eran todos unos chorros y unos acomodados. ¿No te estarás inspirando demasiado para lo categórico y abarcador de tus juicios en Jorge Batlle y su sonado y penoso arranque público de antiargentinismo? Y ya que estamos, ¿podrías nombrar algún ejemplo de actuales acomodados ineptos? (No afirmo que no los haya, sólo me gustaría saber quiénes pensás vos que son.)

En cuanto a Bleier, sólo sé que escribió un par de libros de poesía y una novela, si no me equivoco, y yo a veces veía Bueyes perdidos, el programa que tenía en TV Ciudad. ¿Por qué decís que no sabe nada de comunciación institucional estratégica? (Te pregunto en una buena, saber tu opinión.)

robertö dijo...

Quiero decir que no me cabe la idea de existan censores y censura. No me gustaría saber, por ejemplo, que una parte del post de Benito no salió publicado porque a alguien no le convenía o porque alguien decidió que no estaba bien que fuera publicado en su totalidad. Pero hay reglas.
Si los niños no pueden entrar a cualquier tugurio no veo porque deba permitirse que vean las mismas cosas por televisión. No le veo positivo por ningún lado que haya familias viendo como N.V. le pasa la lengua a un caño metálico durante varios segundos. El simple hecho de imaginar que una niña haga por imitación algo parecido en la escuela me genera espanto. El otro día zapeando veo a Tineli abrazado a un pedófilo simpático y multimedia y le volvía a obsequiar un rato de fama haciendolo participar de un número de baile con una bailarina. Yo puedo elegir y no ver, o ver y ser crítico. Pero los niños no tienen ese privilegio.
Y la televisión actual es un elemento maravilloso para maquillar impresentables. Como dijo Paco Casal cuando Silvia Pérez le preguntó si era conciente que tenía mala imagen en la gente. Le contestó con una sonrisita ganadora "pero la imagen de la gente se puede cambiar Silvia..."
Y naturalmente tiene probada razón.

Y después está la gente que nos quejamos y nos hinchamos las pelotas, que formamos parte de la dinámica del equilibrio.

Es una lucha ancestral entre adaptarse al medio o criticarlo para mejorarlo. Entre "es lo que hay valor" y la búsqueda de la excelencia.

Marcelo dijo...

walter hego: si viste por la tele (o te cagaste de frío en) el último acto de vázquez en la plaza independencia, sabrás que este gobierno no sabe una pomarola de, ejem, comunicación institucional estratégica. bueno, bleier es el principal asesor de vázquez en la materia. capaz que no logra que le den bola, andá a saber.
por otra parte, si veías "los bueyes..." sabés que bleier es muy bueno "comunicando" todo lo que pasa por su cabeza ocultando detrás de una muralla de palabras lo que trataban, sin éxito, de decir sus entrevistados.
y si querés otra lección de, ejem, comunicación institucional estratégica, te recomiendo que vayas a http://cursosparalelos.blogspot.com/2007/05/de-bueyes-perdidos.html.
ta luego

javier2 dijo...

No tengo ni idea de quién ese ese cantante ni esa banda Clandestino. Jamás los sentí nombrar y mucho menos ese episodio que
lo habría llevado a la cárcel. Yo era de ir a ver recitales allá por el 85/87 y no recuerdo el episodio ni a la banda.
Qué fue lo que sucedió??


Ciertamente si hubiera un programa de radio o tv que glorificara al Nazismo sería inmediatamente levantado y
sus integrantes procesados con prisión de inmediato con el beneplácito no de la sociedad entera quizás, pero si de todos
los medios de difusión.
Si ya han encarcelado a algún neonazi que escribía en Internet desde Uruguay, es obvio que lo mismo sucedería
en ese otro caso.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Marujita, como dice Michel_Wilhelm_Cacho, usted parece tener un problema en entender a Benito y a la mayoría de los que escribimos acá. Repasando sus comentarios, me parece que en realidad sus desentendimientos son selectivos, sobre todo por esa cuestión de ser la defensora en este mundo tan tan malo lleno de seres tan tan misóginos. Es divertido por un momento tener a distintos personajes en discusión, pero su miopía feminista por momentos resulta algo cansadora.

Con respecto a lo de Nina Peloso, considero que fue realmente humillante por dos cosas:
-Primero, por cómo baila (porque sí, baila muy mal). Independientemente de los sexos, si yo bailara en bailando por un sueño, aquello sería un espectáculo igualmente humillante, sea piquetero o uno de los más fervientes defensores del neoliberalismo. Es un tema objetivo, hay gente que sabe bailar, hay otras que no.
-Segundo y más importante, si fuera un líder piquetero el que bailara en el programa me parecería igualmente decadente y aberrante, no por lo misógino o no del producto, sino por todo lo que representa el programa, el hecho de que un ser como Sofovich te puntúe, y sobre todo terminar vaciando de sentido a todo un movimiento, empaquetándolo y ofreciéndolo como producto de consumo. Uno se convierte en "el piquetero" como si fuera tan solo Mercenario Joe de Titanes en el Ring.

Pero es muy probable que no me entiendas y que después de todo yo, Benito y todas las personas con pene que escribimos aquí sigamos siendo unos misóginos.

benito dijo...

Marujita: hay momentos en los que hay que abandonar una discusión porque es evidente que el interlocutor tiene severos problemas psíquicos o te está tomando el pelo. Si yo -sujeto varón heterosexual y supuesto público ideal de un baile de caño- digo que me parece ofensivo el ver a mujeres-modelo de rol en una situación pública de subsumisión a una concepción servil de la sexualidad, para ser evaluadas y premiadas/castigadas por los representantes más notorios de la misoginia rioplatense, y vos lo interpretás como un comentario misóngino, entonces o sos una idiota o me estás forreando, y en cualquiera de los dos casos me niego a seguir la discusión. Buena suerte en el mundo feliz de Andrea Dworkin o de el profesor Tangalanga.

javier2: Clandestino fue una banda punk que se presentó (que yo sepa) una única vez en un concierto público en el Parque Rodó organizado por la IMM, en aquel momento colorada. Interpretaron una canción llamada "Nos cagaremos en el parlamento" (o algo así) y al presentarla putearon un poco y en forma general (no lo digo por eufemismo, escuche las grabaciones y realmente fue un poco, nada más) a nuestros representantes. Alguien se brotó e hizo una denuncia por, yo que sé, injurias, esta siguió adelante y el cantante -que era un pibe- terminó encarcelado por un par de meses, si mal no recuerdo en Libertad (estoy contando todo de memoria, pero fue más o menos así). Lo notable del caso es que en realidad y salvo alguna organización "radical" menor, nadie movió un dedo para evitar ese disparate, similar al del tipo que quemó la bandera de EE.UU. pero con resultados mucho más jodidos.

robertö: yo vuelvo a lo que digo en el post; censura es un término complicado y connota, por ejemplo, mutilación (no por casualidad su símbolo en el imaginario rioplatense son las tijeras). Pero las tijeras podrían ser también el símbolo de la palabra "edición", o incluso "confección". El punto no es la censura, sino la discusión de lo que debería estar y lo que no debería estar en una oferta tan limitada -y de potestad pública- como la televisión abierta, y -sobre todo- la capacidad de injerencia de la representación pública sobre contenidos que, aclaremoslo además, no son juzgados por su carácter ideológico a priori.

Si la respuesta es -como viene siendo- que el mercado regula y decide, tengo que decir que no, que es una teoría de mierda porque aún en el caso de que se tomara como válido este punto de vista (no es mi caso), todos los canales privados han dado pruebas de cagarse en el mercado cuando un producto afecta sus intereses político-ideológicos. Si la respuesta es que no importa porque la televisión es un medio inocuo e incapaz de empeorar/mejorar las cosas a nivel social, tampoco estoy de acuerdo y no debe haber sociólogo que coincida con esto. Si la respuesta es que es un negocio privado y que no tenemos que meternos, entonces estamos en el horno.

No es que a mí me guste que se meta a regularlo todo "Papa-Estado" (como era mencionado con desprecio por ahí), pero menos me gusta que todo quede en manos de Papá-Scheck, Papá-Fontaina, Papá-Romay, etc., progenitores a los que habría que revisarle los expedientes en cuanto a sus actitudes en tiempos de censura de verdad.

Oldboy dijo...

Selektor, muchacho ¿es que siempre sales a escribir en el blog con una guadaña en la mano?. Me parece que utilizás el "TODOS SON" muy a la ligera.
En cuanto a las razones para censurar a Tinelli - el daño mental irreversible que causará en la población-, son las mismas que se argumentan para censurar a Marilyn Manson o al director de la película coreana "OldBoy" cuando dicen que hacen que las personas provoquen masacres universitarias.
El único remedio contra la TV basura es darle los medios a la TV pública para que compita con calidad.

Marujita dijo...

La típica explicación machista. Cuando una mujer "no piensa como todos" es porque "no entiende".

Cacho, lo que para vos es humor a mi me sigue pareciendo una pelotudez.
Es muy fácil. La tele representa el mundo. Hay papás que creen que lo mejor es que su hijo sea un angelito que vive en un paraíso utópico. Son los que no tienen tele, o la apagan o cambian de canal y lo obligan a ver los dibujitos de la tarde donde ves más sangre y muerte que en las noticias de Irak. También los dejan en las escuelas donde socializan con otros nenes, muchos que viven en situaciones de violencia familiar, y que van a educar al angelito a palos. Otros papás van a sentarse a ver la tele con el nene y le van a tratar de explicar todos esos horrores. Pero ta, vos ya tenés tus especialistas de referencia para abordar estos temas, y yo no entiendo porque soy una feminista imbécil con severos problemas síquicos.

Agus, puedo entender que te parezca humillante el baile de Nina Peloso porque no sabe bailar o porque Sofovich es detestable. Pero que me vengas con el cuento de que el baile de NP humilla a todo el movimiento piquetero porque implica la mercantilización de la legítima lucha de los desocupados y bla, bla. Yo no tengo una visión tan maniquea respecto al mercado y al consumo. No creo que sean instrumentos que usa Satanás para contaminar a los movimientos sociales. Porque como vos bien dijiste: no entiendo.
Pero en caso de entender... no te parece que sería más cuestionable el "Mc Castells" en Madero, la zona más cara de Buenos Aires?

el-warren dijo...

yendo al principio.
No estoy muy seguro que censurar y decidir sean sinónimos.
Creo que la censura se da luego de decidir.Hasta antes de la censura había dos posibilidades. La censura en cambio no habilita otra posibilidad, simplemente niega la existencia de una expresión.

En cuanto a la posibilidad de regulación de contenidos, es difícil, ya que hay muchas variables en juego. Desconozco (aunque puede haber)evidencia incontrastable de que la exposición de menores a las partes íntimas de otras personas en la TV tenga consecuencias negativas en el desarrollo de su personalidad.
Y quedaría por definir que es una personalidad deseable y cuál no (más allá de patologías)
Hitler, älvarez,Videla, Pinochet, Stalin, Castro, Bush. Vieron dibujitos violentos?
Hay otro criterio que pudiera usarse, es el de necesidad.
Los cuentos clásicos infantiles (ej. Caperucita Roja) son políticamente incorrectos, violentos, etc. Sin embargo cumplían una función social y por eso la tradición oral y escrita los preservó.
Qué función cumplen gran hermano o plop? o las telenovelas argentinas, colombianas, venezolanas o brasileras ?
Otra cosa
Porqué en hogares que tienen cable o satelital se sintonizan las señales nacionales?
Un misterio para mí.

Oldboy dijo...

el-warren: Segun el vicedirector de la Real Academia Española (RAE), Gregorio Salvador asegura que las telenovelas «hacen más por la cohesión y la unidad del idioma español que pueden hacer las asociaciones de academias».

benito dijo...

Entiendo la diferenciación entre la supresión de alguna expresión por decisión estatal o por decisión privada, y de hecho es lo que discuto acá. No veo, sin embargo la diferencia que menciona el-warren sobre que la censura implica sólo una supresión y la elección arbitraria de contenidos una opción de valores. La censura también hace una opción de valores porque cuenta con que algo va a llenar el espacio de lo que suprime y la elección de contenidos puede hacerse -y se hace- en ocasiones con el objetivo exclusivo de que algo no alcance el público. Al final del día, para el pobre mono que quiso que su programa o su video saliera al aire y no pudo, el resultado es exactamente el mismo.

Mi idea de fondo es, justamente, que la selección de contenidos en manos de privados es explícitamente política y se hace en todas las ocasiones para reforzar un sistema económico que privilegia a la administración de dichos canales, ya sea maximizando sus ganancias, reafirmando un sistema de producción de dichos contenidos o, intrínsecamente, publicitando una concepción del capitalismo.

Rod dijo...

El problema no es que la televisión abierta sea una basura incalificable (lo cual es obvio hasta para el lector más distraído), sino el hecho de que la gente aún la mire, lo cual en cierta forma los transforma en habitantes de en un verdadero ghetto.

Con el número de opciones alternativas que existen en la actualidad (particularmente cable e Internet), yo pongo inmediatamente en mi "shit list cultural" a cualquiera que cometa el error de mencionar basura como Gran Hermano o Tinelli en mi presencia, sin pensarlo dos veces.

La situación no se arregla censurando cosas, se arregla haciendo que cada último uruguayo tenga acceso a Internet y hable inglés (para arrancar). Que cuando alguien quiera ver una turra se baje una buena porneta en lugar de tener que ir al "softcore" de Tinelli y se ahorre todo el subtexto sucio del programa. Que tenga la opción (si no puede pagar cable) de ir a mirar Heroes o The Sopranos o lo que más le guste en lugar de "Bailando por un sueño". Y si con ese nivel de acceso sigue mirando a Tinelli, mala suerte, nadie puede impedir el suicidio cultural/estético de alguien determinado a lograrlo.

Y cabe observar que esto no es una utopía práctica, porque nada le impide al Estado (excepto, por supuesto, el oscuro relacionamiento entre la clase política y los medios, y la participación activa del mismo en la pauperización cultural de la sociedad) cobrarle suficientes impuestos a los medios para obligarlos a cambiar la programación, o utilizar esos fondos para campañas educativas y/o de aumento de los niveles de acceso a Internet subvencionados.

Si uno quiere disolver un ghetto, el mecanismo no es asesinar a los líderes de las "gangs" que controlan el lugar (porque son triviales de reemplazar), sino que se le debe mostrar a los habitantes que hay otras formas de vida, y se les debe dar una mano cuando finalmente eligen una existencia (cultural) "alternativa". El hecho de que ningún Estado haya encarado esta misión -absolutamente crítica para recuperar nuestras sociedades agonizantes- es órdenes de magnitud más grave que cualquier cosa que Tinelli o Sofovich puedan tirar a la cancha, y más imporante que cualquier discusión acerca de la censura.

Ineptus dijo...

Acá el problema de siempre es ¿cuál sería la alternativa del Estado?. ¿Que habría en una televisión estatal “inteligente”? ¿Qué quieren decir cuando dicen “cultura”? ¿Quién lo decide y con qué criterios? Etc etc etc
De igual forma me parece importante que se pensara en eso como una opción. Si se hizo en Venezuela no tendría por que ser tan impensable en otros lados. Solo que en vez de sustituir la mierda televisiva con nacionalismo sentimental se podrían buscar otras cosas.
Aún así me provoca cierto escozor esa idea del Estado como ente que debe rescatar a las “masas” llevándoles la luz de la cultura
Y de todas formas qué garantiza que nuestras “sociedades agonizantes” se van a salvar con Tarkovsky y Fellini en el primetime y con “series de prestigio” gringas.
Acá lo importante es abrir opciones ,pero tampoco esperar demasiado. Europa se ha caracterizado por un modelo televisivo “menos comercial” o al menos con mayor presencia estatal y aún así la gente está enganchadísima con los reality y con toda clase de “mierda”

Michel_Wilhelm_Cacho dijo...

si marujita si, la tele representa al mundo...

hace un par de semanas estoy por bs as, y voy a ver a dolina como un adicto , y lotro dia le preguntaron "... ()ud piensa que eso le gusta ver a la gente" y tuvo un momento de lucidez de esos que tiene ca dos por tres y dijo "Preguntemosle al jefe de Programación de telefe lo que le gusta a la gente, y ya que estamos le podemos preguntar que le va a gustar el mes que viene"

Si marujita la tele representa al mundo si..., si basas tu argumentación en eso lamento no poder responderte, y dedicarme a otros menesteres.

Salu2

Marujita dijo...

No sabía que el director de programación de Telefe era un extraterrestre.

Dolina??? Ah claro, Dolina es una autoridad... Cacho, tenés cada filósofo como referente... te falta empezar a decir "esato" y ya estás apto para dirigir a Peñarol.

el-warren dijo...

no voy a insistir con que "optar" y "censurar" no son sinónimos porque no viene al caso.
Oldboy: evidentemente o este hombre no ve muchas telenovelas o las Academias no hacen nada

Quien y que decide lo que se ve en TV parece ser el nudo.
En el caso del privado quien decide es un tipo y se basa en criterios económicos y la especulación de un retorno adecuado.
Nada más. Es una empresa con fines de lucro y eso es lo que va a hacer. Lucrar. No importa en base a que.
En el caso de un "regulador" estatal, la selección se haría seguramente en base a unos "valores" que serán más o menos compartibles.
Lo verdaderamente terrible de todo esto es: el televidente promedio vería sin mayor problea cualquiera de las opciones.
Paso la pelota. El televidente es libre?

Walter Hego dijo...

Warren: ¿"Pelota", dijiste? Otra que pelota, hermano. No de tenis, por cierto, ni de golf. Una pelota de playa, tiraste. Pero bue, la recibo y trato de ser lo más conciso posible antes de pasarla: ¿podrías hacer una definición lo más sintética posible de "libertad", para asegurarnos, antes de iniciar una discusión (en el mejor sentido de la palabra "discusión"), de que estamos hablando de lo mismo?

De todos modos y a la espera de la definición, contesto provisoriamente a tu pregunta y afirmo que no, que por supuesto que el televidente -en tanto ser humano- rarísima vez es libre.

benito dijo...

Personalmente creo que la dicotomía entre el control de contenidos por motivos ideológicos-culturales (por parte del Estado) versus el control del mismo por el simple afán de lucro (por parte de privados), contiene una falacia conceptual.

El afán de lucro, sobre todo a los niveles en los que se mueve la dirección de un canal de televisión privado, es de por sí una creencia, una praxis de una ideología tan definida como el capitalismo y su motor interno. No es un accidente de codicia sino una máquina que se alimenta y promueve al mismo tiempo, pero que incluso sacrifica maximizaciones de beneficios en pro de la propaganda pura y dura. Ni Rupert Murdoch, ni Ted Turner pueden gastar, aunque vivan mil vidas de corrido, las fortunas acumuladas por sus multimedios, y nadie obliga a alguien como Murdoch a convertir toda su cadena de diarios y canales en el aparato de prensa de los neoconservadores estadounidenses y la derecha cristiana, y sin embargo lo es, aunque regidos exclusivamente por la acumulación de capital no les conviene. Y estamos hablando del mayor multimedios informativo del mundo.

Eso es a lo que me refería con los ejemplos locales de censura a Lanata, Figares, etc. No es sólo un tema de conveniencia. Pero al mismo tiempo, y en un plano más filosófico, el considerar a la "conveniencia" o el "afán de lucro" como el motor fundamental de una producción/selección cultural, es tan ideológico como si el objetivo fuera enseñar a la clase obrera el significado de la plusvalía. Uno de los mayores logros de las derechas económicas y religiosas ha sido el de desideologizar sus acciones para aproximarlas al fatalismo de la ley natural. Hagamos el favor de no reproducir esa burda (y exitosa) mentira.

Michel_Wilhelm_Cacho dijo...

marujita: esato

benito: esta bien lo que planteas, pero cual sería el papel del estado para sustituir la función ideológica de esa burda y efectiva , hacia que cultura, libertad , censura/elección avanzamos, existe una mentira mejor?por las dudas, no es para nada irónico capaz que no termine de entender tu razonamiento.

Salu2

benito dijo...

Yo hablo de problemas, no de soluciones, si tuviera las soluciones no estaría escribiendo boludeces en un blog.

Me parece que uno de los centros de la cuestión es un simple problema de propiedad: la gente ha perdido la consciencia de que la propiedad de las ondas televisivas es suya y que por lo tanto sus representantes tienen amplias potestades sobre lo que se emite en ellas. Dejemos de lado de pronto la censura o la anulación de determinados programas existentes y pensemos en la exigencia de cumplir con determinados objetivos culturales y/o educativos. Es una potestad lógica y (teóricamente) tan requerida, o más, que el entretenimiento de alta intensidad de impactos eróticos o violentos.

Me animo a hacer una analogía con los conflictos ambientales tan en boga de ambos lados del plata y hoy en día una de las pocas cosas capaces de escaparse eventualmente de la lógica capitalista y de la inmediatez de los beneficios privados: en ellos también hay un usufructo privado, posiblemente incorrecto, de un medio común. Hace unos años hubiera sido inimaginable que el derecho privado pudiera ser atacado con el argumento de la propiedad común del medio en el que se hace el negocio y el daño a futuro causado a él. Pero a veces las sociedades deben manejarse un poco con el superego y no con el ello de sus peores y más ambiciosos representantes. Y, sobre todo, tiene que haber una visión a futuro. Diganme milenarista si quieren.

La analogía con los daños ambientales puede ser muy imperfecta, pero acá también estamos hablando de mugre y, contariamente a lo que sostiene gente como marujita, mugre que no sólo representa la ya generada por la sociedad, sino que también la amplifica y reproduce.

Walter Hego dijo...

Benito: Mismo.

Siguiendo con las analogías, la televisión no es un espejo que refleja pasiva y neutralmente a quien está delante. La cosa más bien es, tomando lo que dijiste sobre la amplificación, un circuito vicioso como el que se produce cuando un micrófono capta las ondas acústicas generadas por un parlante y las reenvía al amplificador, el cual las amplifica (¿qué otra cosa puede hacer un amplificador?) y las hace salir otra vez por el parlante, -y así eternamente-, produciendo un acople infumable.

Bueno, en realidad no sé un carajo de electrónica, pero creo que la cosa es más o menos así. Vos me corregirás si me equivoco, ya que la cuestión del sonido tiene mucho más que ver con tu metier que con el mío, pero me parece que la analogía no anda del todo descaminada.

Y si a la televisión puede comparársela con un espejo, se trata de un espejo de esos que deforman la imagen y muestran una caricatura grotesca del objeto reflejado.

Lantos dijo...

(disculpen si el post es medio confuso, lo escribí a las apuradas y no lo releí).

discrepo con que la propiedad de las ondas televisivas (como de cualquier otro medio, en el sentido amplio, que pertenece al estado) sea de la gente. de "todo el mundo".

no existe tal cosa como la voluntad general en la que creían rosseau y los contractualistas protohippies. no existe el bien común ni la voluntad general, por lo tanto el estado no es de todos y, por lo tanto, nada es, por el hecho de pertenecer al estado, de todos.
hagan la prueba de intentar tomarse una siesta en casa de gobierno. o de sobrevolar el espacio aéreo de tu propio país sin autorización de las autoridades. o de fumarte un porro (o caminar desnudo) por la calle.

el estado nunca fue (de) una sola persona, mal que le pese a luis xiv, a stalin o a kim jong il. ni de todos, mal que le pese a castro, a bush y a sarkozy. el estado desde que es estado es un sistema simbionte y parasito de las sociedades en las que habita: a cambio de ciertas condiciones, que fueron variando a lo largo de la historia (aunque se pueden resumir, como bien lo descubrieron giuliani y macri, en seguridad: seguridad contra el frío, la peste, el hambre, las invasiones extranjeras, los pungas o whatever) el estado obtuvo el cánon para engordar, cebarse y crecer mientras la sociedad de la que se alimenta, muchas veces, flaquea hasta morir.
el estado es como una máquina cuyos engranajes son personas, por lo tanto es una maquinaria corrupta. creer en un "buen estado" es creer en el "hombre bueno", cosa que a mi me parece, a la luz de cuatromil años de experiencia, una idiotez.

volviendo al comienzo: las ondas de televisión son del estado. lo máximo que la gente puede hacer con ellas es, una vez cada cuatro años, elegir quienes serán los mancebos y doncellas que sacrificará al monstruo, con la esperanza de que una vez en su estómago, algunas de sus cualidades pueda influir en su digestión, generando X reacción.

quizás como nunca en muchísimo tiempo en esta puta región olvidada del mundo, los mancebos y las vírgenes que escogieron los uruguayos hace tres años daban para tener alguna esperanza de que el monstruo-máquina eructara algo decente.

Michel_Wilhelm_Cacho dijo...

ta bien, entiendo que no tenes la soluciones, por eso te decía que no era irónico el tema de pedirte una, pero es que justamente va un poco en esa defensa que uno personalmente hace del liberalismo/capitalismo, que es el mejor sistema hasta que se demuestre lo contrario, lo que en estos paises de tercer mundo no entendemos es que el capitalismo implica un gran vacío en muchos puntos que solo las sociedades les pueden dar un destino determinado pero que si los dejas en manos de los "murdoch" te rompen el zorto, un sistema que te hace encontrar creo yo con cierta facilidad todos esos aparentes errores y te hace ser consciente que sos "dueño" de las ondas televisivas y que si simplemente, si no protestas o nos sos consciente de los limites de tus derechos y obligaciones con respecto a tus potestades, te hacen un abujero en el orto marca cañon, como lo vienen haciendo todos los propietarios de las concesiones de las televisoras.
A ver si se entiende, no quiero parecer un estúpido liberal cerrado(cosa dificil por lo de estupido), estoy de acuerdo en el diagnóstico del problema, de acuerdo incluso en que el propio capitalismo haya favorecido en su creacion, ahora mi nueva pregunta, ¿no es solucionable dentro del capitalismo ese mismo problema?, y aca capaz de nuevo parece que fuera una defensa de chavez, o de la necesidad de una comisión que establezca criterios, o nuevamente volver al tema de la definición de libertad, pero lo que si me preocupa es que pasa el tiempo y sigo sin ver la necesidad de destronar al capitalismo y si de moldearlo con inteligencia de acuerdo a las necesidades de un país, siendo consciente de nuestros donde empiezan y terminan nuestros derechos. No te parece benito?

El liberalismo y la democracia son conceptos en un 90% vacíos, no garantizan nada, son un conjunto de principios minimos, en cuanto hay mas democracias y liberalismos que sus propios principios, dejemos de ver el problema donde no está.

Michel_Wilhelm_Cacho dijo...

walter completamente de acuerdo con eso de que la televisión no es un reflejo, espero se entienda que cuando le respondía a marujita si era una ironía acerca de la atrocidad que ella había dicho.

Marujita dijo...

Una representación de la realidad equivale a una imagen en el espejo de esa realidad?

No acostumbro a aclarar obviedades.

mvc dijo...

Estoy medio afuera de la blogosfera ultimamente y llego a todo tarde, solo queria decirte que la metafora que hiciste de montevideo en el post pasado(lo de la chica con facciones para vogue) me parecio genial y siempre pensé (y explico a extranjeros) la misma idea solo que con palabras mas torpes.

Gustavo Adolfo dijo...

Denevi no es un censor como director de la comedia nacional decir eso es un abuso del lenguaje. Cualquier funcionario público con algún poder de discreción para elegir alguna entre muchas alternativas estaría "censurando" las otras que deja de lado. La censura es una cosa muy concreta, es la prohibición o el control de la expresión de alguien. Tampoco es censura la regulación con distintos objetivos de la libertad de expresión (por ejemplo, exposicipon de menores, etc.). Si el problema con Tinelli fuera la exhibición de unas tetas, el único asunto en discusión es porqué el INAU no cumplió con su cometido y no sancionó a los canales. El problema principal en tv y radio y al que se refiere Denevi no es que se muestre sexo explícito, es que los programas son estúpidos (aunque los libretos televisivos de Denevi también lo son). La sociedad está dispuesta a regular la exposición de los menores al sexo explícito pero no está dispuesta a regular la exposición de los ciudadanos a la estupidez. Denevi propone un control estatal de la programación. Tendría que haber un comité de notables. Como siempre, la línea de demarcación es muy delgada. ¿Porqué no prohibir también los libros de Paulo Coelho y los discos de Chayanne? ¿Qué diferencia hay? La escucha de discos de Chayanne y la de Tinelli son ambos actos privados y voluntarios de individuos que nadie fuerza a realizar. ¿Es de verdad la estupidez más frecuente en la TV que en la industria editorial, o discográfica, o cinematográfica? El problema es como siempre elegir entre dos males, pero el mal que se compraría al establecer ese comité quizás sea mayor que el que se intenta corregir.

Anónimo dijo...

Pienso que cada uno reacciona en forma instintiva ante los hechos y luego argumenta, analiza, racionaliza y relativiza en función de su reacción primaria.
En el post y los comentarios subyace la idea que es correcto que estructuras externas a los medios de comunicación intervengan en los contenidos de los mismos.
Esta no es una idea nueva, la explicitó, Goebbels, Torquemada, Stalin y Benito ( los dos).

Flavio dijo...

Buenas buenas. A mi me parece que estamos todos mas o menos de acuerdo en que los contenidos de la televisión son, en términos generales, una bazofia.
Uno se puede plantear la pregunta de si hay que cambiarlos. Un si, desemboca en la pregunta ¿para qué?
Dos opciones (no excluyentes) para disfrutar de algo mejor y para "mejorar" de algun modo la sociedad.
Bueno, pa eso hay que tener un plan, un modelo de a lo que se quiere llegar y una estrategia de como hacerlo.
La sociedad es una bosta: la tele es una bosta. Tele buena en esta sociedad: contrasentido. ¿Mejoraría la sociedad mejorando la tele? ¿Se podría mejorar la tele sin actuar al mismo tiempo y en el mismo sentido en otros planos?

Sigmund Freud dijo...

No se preocupen, chicos, que marujita nos envidia a todos!!

benito dijo...

Lantos, Michel Wilhem Cacho: en lo que ustedes escriben está la concepción de inexorabilidad e inevitabilidad del orden vigente como si fuera una ley natural. El Estado es lo que se haga de él, sea por un simpático pacto social o por un verticalazo totalitario, y este período en particular del capitalismo está entrando, en mi modesta opinión, en una etapa terminal por la sencilla razón de que se le acabó el planeta sobre el que seguir expandiéndose de la forma en que necesita hacerlo. En el medio puede ser que termine con el mundo antes de que consigo mismo, pero en todo caso es un sistema a término y susceptible de ser reemplazado por otro régimen que hoy en día el discurso del pensamiento único considera "utópico". En realidad no hay ningún motivo por el cual uno no pueda pensar en la alteración de los contenidos de los medios masivos por voluntad popular, o por la voluntad de minorías de alta intensidad. No lo reclamo ni digo que sea ideal, digo que no es imposible.

gustavo adolfo: releé lo que escribí sobre la posibilidad de que sea un problema terminológico. Cualquiera que esté familiarizado con cualquier concurso de arte, o presentación simultánea de proyectos, ha visto en forma inevitable a algún no-seleccionado convencido, y a veces proclamando a gritos, que fue censurado. Es válida la objeción de diferenciar "censura" como únicamente la omisión o supresión de algo si dicha supresión parte del estado. Para el suprimido la diferencia es muy relativa.

anónimo: tal vez esté recayendo en la tontería de volver a contestarle a cierto elemento que plaga los blogs creyéndose ingenioso -espero que no-, pero es interesante tu sintagma: Hitler, Stalin, Torquemada, Benito Mussolini, Benito Dragón... ¿Por qué no Skeletor, un tigre cebado, dos hooligans, Carlos Menem y el Emperador Palpatine? Es tan automático hacer un sintagma que connote autoritarismo con los grandes malhechores que hasta parece válido meter a alguien como Torquemada -un hombre de hace cientos de años, incapaz de pensar en los términos de "Estado" o "medios" de la forma en que lo hacemos- en una hilera de opresores. Supongo que es el pensamiento estricto de los cruzados de la libertad (¡de todas las libertades!) a lo Oppenheimer o Montaner. Yo paso, agrego la calificación de facho a las que ya me han hecho de misógino, bolche y puto.

Si sirve de algo, mi reacción instintiva fue más bien decir "la concha de tu madre Denevi, censor pelotudo" y después preguntarme un poquito acerca de qué era lo tan ofensivo de las declaraciones de este hombre para que tantos estuvieran tan enojados.

Y pensar que los medios son entes completamente endogámicos que en su forma privada se retroalimentan sin interferencias ajenas a sus estructuras es como creer que en un vaso no hay microbios porque ayer lo lavaste.

En fin; estaría bueno también que antes de escribir se leyera lo que se escribió en el post en primer lugar. Si alguien está convencido que es un quiebre de lanza por Denevi o una propuesta de un consejo de sabios a lo Maggi, bueno, es hora de retomar esos cursos de comprensión lectora abandonados tan desaprensivamente. O tal vez soy yo, que decididamente no me sé explicar.

Michel Wilheim Cacho dijo...

Esta buena la idea del liberalismo como ley natural, pero no creo ser el mas fiel defensor de esa idea. Sería tan utópico como cualquier cambio de sistema creer que hay un sistema que devenga de cierto origen divino o perfecto y que nos haga mejores por su simple ejecución.
Ni siquiera las elucubraciones mentales de los contractualistas, Locke, Rusó, dejan de tener subjetivismos fuertes a la hora de crear la figura del estado y la razón y la necesidad del mismo.
Es curioso lo de rusó que decía que la mentira original fue el día que alguien le hizo creer a otro que un objeto le pertenecía(lease propiedad privada), y que a partir de ese día ya no hay vuelta atrás en todas nuestras desgracias y diferencias, y al mismo tiempo el tipo se forma en uno de los principales teóricos de la necesidad de un contrato social.
No creo en una ley natural ni cerca, ni siquiera en un sistema que se refleje en una supuesta ley natural, lo que si digo es que el liberalismo es el sistema que bien aprovechado mas se deja ser moldeado. Y bueno en nombre del liberalismo nos han cogido los corruptos, economistas chantas y sin escrupulos, a ver, el liberalismo desconfía en un principio de la mano invisible y la omnipotencia del mercado, pero bueno esto es tan viejo como andar a pie, cada uno agarra la parte del discurso que le sirve y le saca jugo. Gran bosta todo esto del estado la democracia el liberalismo y los semáforos, pero parece que no hay nada mejor.
Benito sigo estando de acuerdo con el espíritu del post eh! Pero sigo dudando de los efectos de la televisión basura en los niños, saludos.

brassi dijo...

yo dejé de ser de izquierda justamente por eso. descubrí que el liberalismo (el derechismo) son ley natural. todos y cada uno de los valores que promulgan se adaptan perfectamente al ser humano. los liberales, por el mero hecho de existir, triunfan. ¿cómo hacés para convencer a la gente de que tener, como bill gates, una fortuna equivalente al pbi de seis países, es inmoral? el ser humano da este hecho por normal. es más, lo da por ejemplar.
la izquierda y sus valores fueron, son y serán derrotados.
y yo no tengo tiempo para luchar al pedo.
lo único que queda -y no es poco- es dejar constancia de la barbarie liberal: hay que contarlo, escribirlo, sacarle fotos, señalarlos…

benito dijo...

michel, brassi: en algún momento el marxismo consiguió convencer de que su propuesta era -en términos de justicia- la más humana de las opciones y la de triunfo histórico inevitable. El capitalismo liberal ha conseguido mucho más, ha conseguido convencer que, a pesar de ser un concepto muy reciente en términos históricos, es el que cierra la historia y el que se ajusta como guante al molde humano. El que la teoría del fin de la historia la haya elaborado un producto de la transculturación global como el hijo de inmigrantes japo-americano Francis Fukuyama, es decir el producto de un proceso histórico cultural aún en desarrollo y que, sin embargo, decide clausurar la historia sin ser capaz de explicarse a sí mismo, es sólo un ejemplo de lo endeble de estas teorías.

En el documental que cito -y en varios de sus libros- Zizek sostiene que el sistema actual se apoya tanto como el fundamentalismo religioso en una creencia absoluta. Si uno se lo pone a pensar no es más absurdo ni más confiado el "no hay otro sistema económico que el capitalista" (sistema utilizado por el hombre en apenas una fracción del 1% de su historia) que el "no hay otro dios que Alá". Hay más pruebas empíricas de la chatura de la tierra que de la viabilidad final del sistema capitalista actual. Y sin embargo es sostenido con palabras definitivas: "único", "inevitable", "definitivo". De hecho la frase de Churchill ("la democracia es el peor de los sistemas pero no conozco uno mejor") es tranquilamente ampliada para que especifique que se trata de la democracia representativa por voto y a su sistema económico actual. Vos brassi, por ejemplo, sostenés que lo que pasa es que se adapta a la (fea) psiquis humana. Yo creo como buen adepto a la deep ecology que el humano es un ser malo y peligroso, pero no creo que su sistema natural sea el actual, ni en pedo. No hay ningún psicólogo social que pueda afirmar que el hombre, por más ambicioso que sea, tenga precisamente un gran deseo de precariedad laboral, más allá de los premios inmediatos que le ofrezcan.

El problema es, como también dice el esloveno (¿hay algún problema con citar a alguien con quién se está de acuerdo?), que se ha perdido la capacidad de pensar utópicamente, no entendiendo la utopía como el sitio imposible en el que todo es justo y hasta el último de los humanos es feliz, sino simplemente como el lugar distinto, sea mejor o peor.

julian dijo...

estoy de acuerdo con todo lo que decís en el post pero creo que no era necesario que subrayaras que estas a favor de las tetas o que la patria bolivariana no es tu idea de paraiso terrenal.

para mi hay algo triste y decadente en todo esto y es que muchas veces los temas que centralizan la polemica cultural vienen dictados por la liviana y limitada agenda del gordo escanlar. por eso me gusto tu intención de llevar el nivel de la discusion bastante mas allá.

benito dijo...

Anónimo: no había nada ofensivo en tu último comment, pero no publico ningún comment más que no se moleste siquiera en pensar durante dos segundos un nick que lo diferencie de los otros comments. Punto.

julián: mis aclaraciones pueden haber sido redundantes, pero el hecho es que estoy a favor de las tetas, de su exhibición plena y la familarización con las mismas. Ni siquiera estoy en desacuerdo con la exhibición de mujeres en situaciones de sumisión sexual o subalternidad erótica, people have peculiar tastes in the glory of love. Si estoy en contra de su inserción (no de las tetas sino de la representación prostibularia-sumisa de la sexualidad femenina) en un formato supuestamente familiar y por consenso apto para todo público como el de VideoMatch o como mierda se llame ahora.

Sobre lo de la patria bolivariana, no me parece tan irrelevante aclararlo porque no he tocado el tema en este blog: yo me cago en Chávez y su mesianismo galeanico mal-digerido. Sin embargo lo defiendo (aunque me parece una mala jugada estratégica para sus intereses) en esta movida referida a RCTV y estoy convencido de que los cientos de editoriales en su contra publicados por Arbilla, Sanguinetti, Montaner o el cipayo de turno son todos provocados por lo poco que Chávez tiene de bueno y no por lo que tiene de malo.

Ajeno solo en apariencia al tema: hoy salió una contratapa de Diego Faraone en Brecha sobre Hostal II que me parece sumamente interesante acerca de lo que es tolerable de ser presentado como entretenimiento -y por lo tanto socialmente familiarizado- y lo que no.

Lantos dijo...

benito,

yo no creo (y en ningún momento lo dije) en "la inexorabilidad e inevitabilidad del modelo vigente" (cito de memoria)y coincido con vos que el capitalismo, tarde o temprano, se va a ahogar en su propio vómito.

yo creo que el hombre, a lo largo de la historia, demostró una mayor tendencia a hacer el mal (o hacer las cosas mal, si preferís) que a hacer el bien. ojo, no digo que el hombre sea malo por naturaleza; sí que es egoista por naturaleza y eso lo lleva a hacer, con mayor frecuencia, maldades. creo que era shaw el que decía: "odiar es productivo, obviamente: de lo contrario sería más inteligente amar". y esta tendencia no varía con ningún sistema, ni liberal, ni bolchevique ni corporativista ni cooperativista ni imperial.
es difícil pensar en utopías ante esta evidencia, pero es un ejercicio al que debemos someternos sino nos resignamos a terminar enlodados en el vómito.

el-warren dijo...

"Yo creo como buen adepto a la deep ecology que el humano es un ser malo y peligroso,"
benito dijo...

Ver:http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/anteriores/n49/mgonzalez.html
de nada

julian dijo...

cuando termine de ver 'el visitante Q' quede completamente descolocado. no supe como pararme frente a lo que había visto. ta bueno cuando una película te deja así. por momentos me había parecido que todo se trataba de una ensalada de perversidades puestas en progresión para convertir la película en una nueva 'salo', pero la forma de la película, la terrible desolación que trasmiten los personajes y esa escena final me llevaban para otro lugar. extraña experiencia.

ahora me acuerdo que el padre venido a menos era un productor televisivo desesperado en conseguir imágenes de particular impacto para que lo aceptaran de vuelta en su trabajo. ¿como sera la tv japonesa? habría que mandar a denevi a hacer una investigación de campo. me parece que volvería escandalizado. y allí vuelve la pregunta que sigue sin respuesta convincente: que carajo entendemos por libertad. pero, ¿entendemos quiénes?

Lego dijo...

Flavio dijo...
A mi me parece que estamos todos mas o menos de acuerdo en que los contenidos de la televisión son, en términos generales, una bazofia.
Uno se puede plantear la pregunta de si hay que cambiarlos. Un si, desemboca en la pregunta ¿para qué?
Dos opciones (no excluyentes) para disfrutar de algo mejor y para "mejorar" de algun modo la sociedad.
Bueno, pa eso hay que tener un plan, un modelo de a lo que se quiere llegar y una estrategia de como hacerlo.

Genial, pibe descubriste la pólvora!

Benito dijo…
Yo creo que la batalla está en la educación, no en el combate de resultados…
Sin duda, pero que educación ¿la formal?

DEG dijo...

lantos: ¿Qué es la naturaleza?
Lo que decís es muy parecido a lo que decía Freud en El malestar en la cultura, que el ser humano es innatamente agresivo, y que esa es la fuente de, en última instancia y por ejemplo, la guerra, o mejor dicho, la capacidad de emprender acciones guerreras (matar al prójimo). Como buena tendencia innata, "no varía con ningún sistema"...
Pero lo cierto es que, históricamente, no es tan fácil decir que el hombre siempre fue egoísta, que lo es innatamente, y menos que de una supuesta agresividad constitucional se derivan las guerras. Las sociedades nómades (a recordar: la forma de organización social que la humanidad tuvo durante millones de años, la mayor parte de la historia), por ejemplo, son incomparables en ese sentido a las sedentarizadas.
Ese es el punto según Leakey: las primeras pruebas de grandes matanzas entre grupos humanos se aparecen en el momento en que surgen las ciudades. Y ESO son evidencias, no un supuesto innatismo. O como dice el propio Leakey, "de forma innata no somos nada"...
O sea, culturalmente somos (punto) todo.

Lantos dijo...

deg

no se hasta qué punto se puede hablar de evidencias conluyentes cuando nos remontamos tanto en la historia. hasta qué punto podemos afirmar que un grupo nómade que iba nomadeando por ahí no se encontró con otro grupo nómade que nomadeaba por el mismo lugar y terminaron haciéndose concha (con el perdón de marujita) los unos a los otros. es decir, si "las primeras pruebas de grandes matanzas entre grupos humanos se (?) aparecen en el momento en que surgen las ciudades" es que en ese momento es cuando aparecen las posibilidades materiales de dejar pruebas que sobrevivan milenios.
eso sin contar con que las "grandes matanzas" no son la única ni la más terrible (sí, quizás, la más contemporánea) de las evidencias de esta suerte de naturaleza (la palabra la pusiste vsos) de la que hablo. de hecho, por una mera cuestión demográfica, es probable que las sangrientas orgías a las que se entregaban los asirios cada vez que conquistaban una nueva ciudad, asesinando a todos los que quedaban a su paso, dejara a la postre menos víctimas de las que se da un día promedio en irak.

con respecto a que somos cultura y punto, ya se ha discutido al respecto lo suficiente como para poder decir que es una soberana pelotudez: basta con compararme a mi mismo con mi gato (que vive inmerso en la misma cultura que yo) y con un niño bengalí (de una cultura totalmente distinta) y ver a cuál me parezco más.

Void dijo...

Que tal benito, adhiero a que el sistema capitalista va a colapsar en algun momento, tal vez porque todos vamos a ser pobres y no va a haber a quien venderle nada, o no habra recursos para mas expansion.

Pero cuando estos tipos hablan de que el sistema le calza como un guante a la ambicion desmedida y egoismo humano tienen un punto dificil de rebatir. Si miras la historia de la civilizacion, desde el inicio hubo gente disputesta a esclavizar a otros y a robar, eso marca un patron, a mi entender.
Tal vez lo mejor que podria pasar seria la extincion completa de la especie humana.

un off topic: conoces algun buen libro acerca de la "Batalla de Stalingrado"? , tambien alguna buena biografia de Stalin que conozcas.

Saludos!

Walter Hego dijo...

Lantos: entiendo lo que querés decir, pero el primer término del ejemplo no es muy feliz que digamos.

No, hermano, ni tu gato ni el mío viven "inmersos" en nuestra cultura. Viven al margen de la misma, por fuera, totalmente ajenos.

benito dijo...

el-warren: sí, todo bien, a mí sinceramente la naturaleza del bien y el mal me supera un poco como problema filosófico, y en todo caso supera completamente mis posibilidades expresivas en un comment o un post. Pero volvé a mi frase que citás ("Yo creo como buen adepto a la deep ecology que el humano es un ser malo y peligroso"). Tal vez me haya faltado una coma después de "creo" y otra antes de "que", pero lo que quería decir es que en mi faceta de simpatizante/eventual militante de la deep ecology, el hombre es un ser malo y peligroso por un montón de motivos que, mejor que esperar a que benito los aclare, se pueden dilucidar investigando, aunque más no sea en la Wiki, sobre la deep ecology.

julian: Visitor Q es lo más.

void: generalmente los textos más estrictos sobre la Segunda Guerra Mundial son los de Ballantine/Purnell (en castellano San Martín), pero el específico de la batalla de Stalingrado está escrito por G. Jukes, que es un alto experto en el frente oriental pero un plomo insoportable (todo el libro es una larga enumeración de movimientos de divisiones y regimientos). En la misma colección está la bio de Zhukov (O. Chaney Jr.) que es mucho más amena y tiene un capítulo excelente sobre Stalingrado. Había también un libro magnífico sobre Leningrado y Stalingrado, de una colección sobre hechos bélicos que incluía también un libro sobre Midway y otro sobre Zapata y Pancho Villa, pero lo leí hace mil años y no me acuerdo de los detalles. Pero son todos libros editados hace más de 20 años y tiene que haber textos actualizados con información posterior a la caída del muro. De hecho la batalla de Stalingrado fue tan brutal que, como también pasó con la batalla de la bolsa de Cherkassy o la defensa de Leningrado, se falsearon oficialmente muchos datos, especialmente en relación al número de muertos.

Hay un libro muy entretenido sobre Stalingrado que es una de las falsas autobiografías de Sven Hassel, llamada General SS, que hasta en el título tiene una truchada, porque no hubo unidades de la SS en la batalla de Stalingrado. Es, como todos los libros de Hassel, una entretenida, bien escrita y morbosa aventura bélica no muy confiable, pero tiene algunos capítulos bien tratados e investigados.

La Batalla de Stalingrado ha dado pie a, por lo menos, dos películas geniales; la alemana Stalingrado y la francesa/yanqui Enemigo a las puertas. Cualquiera de las dos totalmente recomendable.

Sobre Stalin no sé que decir, la verdad es que no recuerdo siquiera haber leído alguna biografía específica sobre el georgiano. De todos los tiranos del S.XX es el que me parece menos interesante, la verdad, porque creo que más que un monstruo con una concepción monstruosa fue simplemente un político burocrático muy habilidoso.

Void dijo...

Gracias por la data!, Enemigo a las puertas la estaban dando por cable, buena pelicula. Vassily era un capo. De Hitler leiste alguna biografia? ese califica a pleno para monstruo con concepcion monstruosa jeje.

Saludos!

benito dijo...

El personaje de Ed Harris en Enemigo a las puertas es uno de los mejores personajes de guerra que yo haya visto nunca. Para mí es una película muy superior y más impactante que Salvando al soldado Ryan, a pesar de que está visiblemente influenciada por esta. Stalingrado (Joseph Vismaier, 1993) tiene una estructura algo ingenua a veces, esa cosa de sub-Erich Maria Remarque, de preguntas retóricas que asolan a las películas bélicas anti-guerra, pero la reconstrucción histórica es alucinante. Por de pronto reproducen toda la batalla de la fábrica Octubre Rojo (una batalla dentro de la batalla).

El caso de Stalingrado es interesantísimo para aquellos que en nombre de la realpolitik (como suele hacer este gobierno) subestima lo simbólico y el poder de las palabras: si esa ciudad se hubiera seguido llamando Volgogrado, Hitler no se hubiera abotonado con conquistarla a toda costa ni Stalin con defenderla pase lo que pase. Pero ahí tenés: un millón de tipos muertos por el prefijo nominativo de una ciudad.

bios de Hitler hay para tirar para arriba. No se me ocurre de momento una en particular que me parezca muy destacable, aunque la de Ballantine/Purnell/San Martín (otra vez, parezco el publicista de la colección) era muy interesante, sobre todo porque se enfocaba en los años anteriores a la guerra, que me parecen los menos investigados.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Si me pudiera considerar algo en la vida, creo que sería existencialista (aunque no del corte más extremo sartriano- el simple hecho de creer en el psicoanálisis y creer plenamente en un tipo que no daba a lugar a cosa como el acto inconsciente convertiría esto en una falacia insoportable), y tal como el estimado DEG, suelo tener una forma bastante materialista de ver la historia.
Sin embargo, creo que en el fondo soy un auténtico misántropo (soy un tipo que disfruta plenamente de las últimas películas de Lars von trier y que gusta de Cèline, tanto como de Selby jr. y Bukowski cuando anda con una buena resaca). Ahí creo que trastabillan todos mis argumentos al intentar cualquier abordaje materialista de la historia, ya que la misantropía tiene una visión innatista de la “condición humana”, palabra que puede irritar a cualquier existencialista de solo ser pronunciada. De hecho, ¿La misantropía no deshabilitaría cualquier sincera adherencia a cualquier corriente política, sea esta socialista, neoliberal o anarquista? Por ahí me estoy confundiendo nihilismo con misantropía, andá a saber.

Benito: Con respecto a películas de guerra, por más que no sea muy original al decirlo, creo que nada se acerca al coronel Kurtz, con ese Brando calvo y tan dionisíaco como demente, aunque nunca hubiera sido lo mismo si lo hubiera interpretado otra persona.
Con respecto a Rescatando al soldado Ryan, creo que como la mayoría de las películas de Spielberg hay un dejo sentimentalista e infantil que no permite a uno tomar el film demasiado en serio. En este sentido, prefiero plenamente "La delgada línea roja", otra película de guerra yanqui que fue hecha por la misma época.
Aunque no entra plenamente en el género "cine de guerra", creo que “La batalla de Argel” tiene grandes personajes también, pero no los suelo tomar como entidades separadas, sino como un mismo meta-personaje que es el FLN visto desde sus más sinceros claroscuros.

hunter dijo...

Benito: llego tarde a la discusión... pero es para aclarar nada más que el cierre ("Cierre") de RCTV se trató de un asunto eminentemente político, donde nada tiene que ver (aunque haya operado esta vez como excusa) el tema de la potestad del Estado sobre las ondas públicas y esos asuntos.

A RCTV se le bajó el pulgar para eliminar del mapa a un puñado de periodistas opositores que molestaban en un canal de alto rating. Fue reemplazado por el canal estatal Teves, con una programación llena de enlatados berretas. Con decir que el horario prime-time de la noche lo ocupa la novela argentina "Padre Coraje". Ese es el "programa estrella" del canal de Chávez...

También hay una posibilidad de que Teves termine comprando las telenovelas que producía RCTV. Es decir: que el Estado termine pagando por lo mismo que funcionaba en una estructura privada... Está clarísimo que el problema pasaba por el plano periodístico de opinión.

Por eso me parece inadmisible que se defienda el cierre del canal, porque la discusión pasa por otro lado...

Por otra parte quería recalcar que me pareció bochornosa la actitud de la Argentina (negocios con Caracas de por medio) y de Uruguay (izquierda ciega de por medio) con respecto al tema. Mientras los senados de Brasil, Chile y México condenaron la medida, nuestros queridísimos países quedaron otra vez como lo que son: periféricos, aislados e ignorantes en cuestiones básicas de política internacional.

benito dijo...

A ver Hunter, me parece que no nos entendimos: a mí no me cabe la menor duda de que hay una motivación política en el cierre de RCTV y mi referencia al mismo no lo pone en duda en ningún momento. Lo que yo pregunto es: si esto estaba dentro de las potestades comerciales del Estado -y lo estaba, ni los detractores se animan a negarlo, tan sólo pueden preguntar por qué a RCTV y no a los otros- y las potestades comerciales, el tan mentado "marco de seguridad jurídica de los negocios" es todo lo que importa en estas sociedades, ¿por qué tanto escándalo?

Si RCTV hubiera decidido fusionarse con FOX y el mando de la misma hubiera quedado en manos de Rupert Murdoch y este hubiera decidido pasar propaganda anti-chavista 24 horas por día en lugar de sólo 22... ¿se hubiera rasgado las ropas la SIP y todas las organizaciones que justifican cualquier política informativa de los privados?

Marcelo decía arriba que la diferencia es similar a la que existe entre terrorismo de estado y terrorismo de particulares, sabiendo que yo coincido en que el primero es infinitamente peor (aunque a las víctimas esa diferencia les resulte un poco más borrosa); es un buen punto, pero en este caso en particular sigue siendo muy borroso. Aún después del cierre legal de RCTV los observadores coinciden en que no hay mayores restricciones mediáticas en Venezuela que en México, país que se apura a condenar este hecho pero que tiene un promedio de periodistas no censurados sino lisa y llanamente asesinados que podría aterrar a la Triple A. Mierda, el otro día leí un artículo sobre cómo un comando de parapoliciales pagados por TV Azteca tomó hace unos años un pequeño canal de cable de México DF , convirtiéndolo de facto en parte de la cadena de TV Azteca y sin que la SIP, Infobae o el propio presidente FOX levantara un dedo. Estoy diciendo: no un contrato vencido que habilita una expropiación sino una expropiación a punta de pistola. ¿Cuántos recuerdan un titular de Arbilla o de El País denunciando el hecho? ¿De dónde saca la cara el senado mexicano para condenar acciones legales ocurridas en otros países?

Es que ese es el asunto: el cómo un asunto ético, en el que coincido con todos los detractores de Chávez, se convirtió mediante una enorme operación de prensa en un problema de lesa humanidad poco menos que digno de intervención militar de la ONU (a pesar de que la OEA en una de sus pocas decisiones sensatas lo valoró como un problema interno). Yo no apoyo lo que hizo Chávez, pregunto desde dónde lo estamos juzgando y si realmente estamos hablando de algo susceptible de comparar con el terrorismo de estado. RCTV, estatizada ahora, puede ser regalada -cambio legislativo mediante- a la Secta Moon o a Carlos Montaner en un futuro, si ese es el deseo de las próximas administraciones electas. En 50 años en manos de la misma familia, a nadie se le ocurrió cuestionar el derecho ad infinitum de facto que pareció reinar en esa onda pública. Yo no digo que esté bien, digo que en mi escala de gravedades hay cosas mucho peores. Como por ejemplo la multa impuesta por Chávez a un periódico por el simple hecho de haber hecho un chiste sobre su hija. Eso sí me parece mucho más inquietante.

Y RCTV, dejémonos de joder con los paladines opositores... imaginate si en diciembre del 2001 Canal 13, TN y Crónica hubieran omitido toda referencia a los saqueos y la matanaza de Plaza de Mayo y en los espacios informativos hubieran pasado reposiciones de Jacinta Pichimahuida... es más o menos lo que hizo RCTV durante el golpe y la reposición de Chávez. Claro, tal vez eso no sea un escándalo y sea visto como admisible porque de hecho es lo que han hecho los canales del cono sur durante todas las dictaduras. Y sus dueños jamás fueron cuestionados, ni juzgados por ocultamiento de información, ni nada y así y así y así.

Esta bien; si RCTV es la batalla de la libertad en América Latina actualmente, yo me limito a preguntar "¿por qué es así?" y me voy a la playa a pasear al perro. Se me ocurren un millón de cosas que me escandalizan bastante más.

Oldboy dijo...

Quizás esté irremediablemente perdido pero recuerdo hace algunos años un momento en mi vida en donde tuve que elegir, prendí la tele para ver que daban y me encuentro con lo siguiente:

.. Es un sábado de noche, en el 4 están dando Tinelli, que embole...

..Cambio para otro canal y paso por el 5, está empezando algo nuevo...

..mmm, es una pelicula de un tal, "Tarkovsky", ohh es "Stalker",... es esa pelicula rusa referencia para la crítica!!!.

...ohh que "plano secuencia" más bueno, ésto es arte....

... 10 minutos después seguimos en el mismo plano y yo no aguanté más y volví a cambiar a Tinelli....

...He pasado toda mi vida tratando de cambiar aquella trágica decisión, me he visto sesiones maratonianas de cine asíatico y he escuchado sin ir al baño las obras completas de Philip Glass,... ¿creen que tengo salvación?

Rod dijo...

Totalmente de costado, pero ya que se han hecho referencias a películas de guerra, hace no demasiado miraba la japonesa "Casshern". Con una estética muy particular, y la excusa de ser una película futurista "de acción", hay tanto simbolismo metido en cada escena que al final me quedé pensando si no había sido uno de los ejercicios anti-bélicos más conmovedores que vi en mi vida.

benito dijo...

Volviendo un poco al tema; hoy salió esta nota en página 12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-86778-2007-06-18.html), que trata de un tema de lo más interesante y relacionado con el post; sólo que esta vez, en lugar de ser un Estado intentando callar a un medio, se trata de un medio intentando callar a una figura estatal.

Es, repito, muy interesante, sean uruguayos los lectores o no. De no serlo vale la pena aclarar que, nominalmente, Búsqueda es el gran paladín de la libertad de expresión y su director histórico, Danilo Arbilla, es una de las principales figuras de la SIP y, como tal, el más escandalizado de los opositores a Chávez. De cualquier forma hay que reconocerle a Búsqueda que no sólo hace todo lo posible en lo judicial para callar a los políticos, sino que también lo hace con los colegas, como cuando la directora de su suplemento de boludeces le hizo semejante juicio al Qué Pasa por colocar una de sus sesudas declaraciones al lado de la de una sexóloga, con efecto picaresco pero fuentes claramente diferenciadas. Perdió el juicio, pero la señal fue clara. Un ejemplo Búsqueda, la verdad.

fer dijo...

me cuesta creer que hayas censurado el comment que puse anoche, pero para probar, va de nuevo.

Antes de llamarse Stalingrado, Volgogrado se llamaba Tsaritsyne (según la transcripción francesa), por el nombre del otro río que la cruza. No afecta nada lo que vos decís, pero yo soy medio ladilla con las palabras.

Oldboy dijo...

Muy interesante lo del "miedo a la disidencia".
Lo de la denuncia de Busqueda por que lo llamen "de derechas" si no sale en el diario diria que es un chiste - me estan forreando como diriamos en el post anterior.
Rod: no te quedes pensando más, lo que pasa es que "Cashern" es malisima. Buscarlque simbolismos a esta pelicula es como buscar una doble lectura en las peliculas de Jackie Chan.
Si queres ver peliculas malas pero divertidas te recomiendo "Shaolin Soccer".

benito dijo...

fer: andá a saber donde habrás subido la versión original del comment. Acá no llegó nunca.

Oldboy: ¿Shaolin Soccer malísima...? La boca se te haga a un lado, hereje...

Oldboy dijo...

Jaa, Benito no se me ofenda quise decir que para ver una buena pelicula sin dobles mensajes ni simbolismos nada mejor que unas cevezas y una sesion de "Shaolin Soccer" con los amigos... muy recomendable también "Kung Fu Hustle"

fer dijo...

oldboy: en mi opinión, Stalker es una de las mejores películas que existen. Pero como casi todo el buen cine, es imposible verla en televisión.
Yo no lo haría ni en pedo, aunque no me la pierdo cada vez que Cinemateca tiene a bien pasarla.
Sólo en una sala oscura, de preferencia fría, con una enorme pantalla que proyecte película, no electrones correteantes, se puede entrar en La Zona.

benito dijo...

El ejemplo de Stalker es muy ilustrativo de lo equivocada que puede estar alguna intelectualidad a la hora de elegir contenidos de televisión. Pasar Stalker en una pantalla chica, con elementos de distracción alrededor, cortes publicitarios y sonido de televisor, es tan desubicado como pasar un disco de Albert Ayler en una discoteca durante una fiesta rave. Es simplemente el lugar y el medio totalmente equivocado.

Cuando uno se imagina una mejor televisión, no se imagina una programación saturada de cine de autor, sino simplemente mejor televisión. Como Cha-cha-cha, Dr. House, un buen noticiero, etc.

Oldboy dijo...

fer: mi anecdota de Stalker es real - aunque he de admitir que solo escuché la primer 1/2 hora de Philip Glass - , creo que Stalker es una muy buena pelicula pero hay que ser un animal para "contraprogramar" Tinelli con Stalker.
Esto viene a que a aunque emitamos contenidos de "alta calidad", hay que estar preparado o "receptivo".
No se puede pasar de solo conocer Tinelli a apreciar Stalker.
No creo que solo la calidad de contenidos condicione a la gente
, de alguna manera que desconozo habría que incentivar la "curiosidad" para que cada uno haga su búsqueda.
El ser receptores "pasivos" de información de mejor calidad - en la TV - no creo que por si sola sea la via para mejorar la cultura.
Habría de ser algo mas global, desde la escuela a la TV, etc.

Rod dijo...

oldboy: No voy a caer en el facilismo de decir "no la entendiste", pero te diría que le pegaras otra mirada a Casshern que no es para nada una mala película :)

(caveat lector: si la viste en otro idioma que no sea japonés, vaya a saber lo que puedan haber hecho con el doblaje)

Shaolin Soccer por cierto que la vi y me divertí montones, aunque como buen japanophile tengo que protestar del hecho de usar una película de Hong Kong como contraejemplo a una película japonesa. Que no todos los asiáticos van en la misma bolsa, hombre...

DEG dijo...

lantos,

las evidencias arqueológicas no comienzan con las ciudades, eso es claro. De hecho, las hipótesis científicas que respaldan una agresividad asesina innata en el ser humano recurren (y deben recurrir) lo más atrás posible en la historia, esto es, con los primeros homínidos, al tiempo que las teorías que refutan a las primeras hacen lo mismo. Pero por otro lado, vos hablás de las culturas nómades como si hubieran desaparecido hace diez mil años, cuando hay algunas pocas que sobreviven hasta hoy en día, y mucho más en fecha tan reciente como el siglo XIX, cuando ya eran de sobra posibles descripciones e investigaciones occidentales de las mismas.
También hay que plantearse el tema de por qué se hace una guerra. ¿Qué sentido tiene para una cultura nómade entablar una guerra con otra? ¿Qué sería una guerra entre culturas de ese tipo? o más bien, ¿es posible aplicar el concepto de guerra a un conflicto así? Por lo que decís (quizás es sarcasmo, si es así, disculpá mi cortedad de entendederas)parecés exponer un concepto de nomadismo como de grupos de personas errando por ahí sin mucho rumbo y colisionando de lo cual resulta una guerra y exterminio(!). Pero lo cierto es que entre bandas nómades un exterminio no tiene demasiado sentido, económico en primer lugar. Los conflictos suelen resolverse de otras maneras, con alianzas matrimoniales, por ejemplo.
Nuevamente, no hay que remontarse tanto en la historia para hablar con evidencias sobre las culturas nómades y por ende (pues entiendo que para discutir el tema hay que recurrir necesariamente a la arqueología y a la antropología) sobre la "naturaleza" humana (concepto sin sentido para mí). (Ah, la palabra "naturaleza" aparece dos veces en tu comentario).
Por ponerte un ejemplo, fijate en la actitud con la cual, en general, fueron recibidos los conquistadores europeos en América al contactar con este tipo de culturas. Fueron recibidos con muestras de hospitalidad y con agasajos, como probablemente era agasajado cualquier visitante. En la mentalidad de este tipo de culturas (y sonará demasiado oxidado pero por más vueltas que le doy no le encuentro otra explicación en última instancia), y debido a su estructura económica (en el sentido más amplio) no expansiva, es decir, no agresiva, no cabe la idea de agresión y sometimiento tal como se expresa en culturas sedentarizadas y particularmente en un sistema como el capitalista.

Con respecto al tema de la cultura, pude haber incurrido en un malentendido. Yo me refería a "la cultura" en general, es decir, al conjunto de la producción humana, y como tal, a aquello que nos define como humanos (y por ende nos separa del resto de los animales, cf. La ideología alemana, La formación de la humanidad). El niño bengalí es tan humano como cualquiera de nosotros en ese sentido, es decir, en que es portador y creador de cultura. Los niños lobos, por ejemplo, no podrían llamarse humanos en un sentido cultural. En el libro "Los dragones del Edén", Carl Sagan plantea el caso de unos chimpancés que habían aprendido a manejar herramientas y a comunicarse por medio de señas; estos simios se quejaban en sus celdas, aunque tenían sus necesidades aparentemente cubiertas. Sagan se pregunta si no habría que tratar como humanos a estos seres, puesto que en cierto sentido ya lo eran.
La soberana pelotudez sería negar la base y las características biológicas de una especie animal como lo es la humana, cosa que no hice (más allá de que genéticamente no es mucho lo que nos diferencia de una hormiga y muchísimo menos lo que nos diferencia de un chimpancé). Pero el punto clave sigue siendo la cultura (no las culturas). Desde esta perspectiva, más que seres humanos "seríamos" devenires humanizables.

benito,

Cha-cha-cha es de lo mejor que se ha hecho en televisión, es sencillamente brillante. Por ser coloniense pude disfrutar también de Todo por dos pesos (tengo entendido que acá en Montevideo no se vio), ¿lo conocés? Es un poco menos artístico, pero con iguales niveles de excelencia humorística.

nosoytosh dijo...

che, por acá dejo un link a una nota que se le hizo a dolina en la revista veintitres y que casi termina a las trompadas.
Parece que a este tipo le anda molestando la idea de explicarle al mundo por qué se fue a la radio de Hadad, pero, además, al periodista le faltó formular bien la última pregunta.

http://eblog.com.ar/1656/se-enojo-dolina/

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Oldboy y Benito, es interesante el hecho de que se haya presentado Stalker en conversación, ya que nos lleva precisamente al tema en que estábamos hablando en el principio.
Tarkovski tenía un gran problema con las autoridades soviéticas, ya que cada proyecto suyo se tornaba una cuestión de Estado, y su filmografía se convertía en un verdadero calvario político (muy en parte por eso es que no pudo filmar allí más que cinco películas -pero qué películas- para luego exiliarse en Italia). El problema era que el cine de Tarkovski denunciaba implícitamente el fracaso de la Unión Soviética como proyecto cultural, principalmente basado en el ateísmo, contrastándose radicalmente con los filmes de A.T. que eran profundamente religiosos. La industria cinematográfica soviética estaba sujeta a un comité estatal llamado Goskino, del que dependía Mosfilm, estudio que rodó la totalidad de las películas del ruso.
Específicamente hablando, la filmación de Stalker fue un suicidio en potencia, no sólo porque se veló gran parte del material y tuvo que ser reelaborado desde cero, sino por los mismos de Goskino que amenazaban con cortarle el presupuesto e instándolo de no hacer filmes tan "elitistas" como "El espejo". Como sabemos, logró hacer su trabajo, pero no corrieron la misma suerte muchos otros exiliados, callados y "suicidados" por el gobierno soviético. Incluso, el comunismo internacional (y tengo entendido que incluye a un miembro uruguayo) renegó el film, calificándolo de individualista, alegoría en contra del régimen y oscurantista. Apenas Sartre intentó quebrar una lanza por Tarkovski, pero recurriendo a criterios bastante artificiales y sofísticos para defender al director ruso.
Es más interesante aún el hecho de que se haya mencionado Tarkovski como a la pasada, porque justo en el libro de Pablo Capanna "Tarkovski, el ícono y la pantalla" habla de que Tarkovski sufría la paradoja de ser potencialmente censurado tanto por las autoridades soviéticas como por el capitalismo sediento de ventas de entradas, ambos con fines distintos pero con medios similares: una forma de cine más digerible, explícito y menos críptico y tradicionalista (no tradicionalista por la técnica, sino por el mensaje en sí). Es realmente interesante esto, ya que habla de la no apertura o cierre del mercado con la misma palabra "censura", que nos lleva particularmente al tema que empezó Benito.

Con respecto a lo de la forma de exhibirse a Tarkovski, les cuento que tambien me parece inmoral las copias que hay en Cinemateca, que practicamente no se pueden leer las letras blancas. Lo peor es que yo tengo el DVD de Stalker y Solaris y les quise grabar una copia para a los de cinemateca para que la gente pueda ver la película y hacerle justicia a las bellísimas imágenes y por una cuestión burocrática se sienten impedidos de aceptar este regalo mío que no persigue ningún fin económico, sino puramente por el amor a la obra de este director

Oldboy dijo...

Rod, que la boca se le haga a un lado m'hijo, no sea blasfemo, como voy a ver cine asiático traducido, eso nunca - aunque he de admitir que la "Amenaza Fantasma" me la comí doblada.

La réplica quería orientarlo para ver algo entretenido, pues según mi experiencia he visto bodrios en cantidades iguales provenientes de Japon, China, o Corea.

Si quiere una buena Japo, vease Mindgame, Paprika,o si le gusta el tema de la guerra vea La tumba de las luciérnagas que es una de las preferidas de Kanopa.

Si aguanta hasta el final sin soltar un lagrimón, además de ser el más macho del blog le juro que me reveo Cashern 2 veces.

Rod dijo...

Posiblemente haya visto más anime que cualquier otro de los lectores del blog, pero Hotaru no Haka no la toco ni con un palo. Le tengo un miedo visceral sabiendo de lo que se trata y considerando lo "susceptible" que siempre he sido al lenguaje del anime.

Recordar que hasta en la tierra del Sol Naciente -donde la tragedia es el pan de cada día en el arte- no se atrevieron a darla sola en el cine y la acompañaron de Tonari no Totoro del bueno de Miyazaki para balancear un poco.

Así que no, te agradezco la recomendación porque conozco el valor de la película, pero no me animo :)

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Hotaru no haka (la tumba de las luciérnagas) es, desde mi humilde opinión, la película más demoledora en la historia del cine. Nunca he visto una película tan triste y tan impactante, dejándolo a uno sin ganas de vivir, por lo menos dejando un residuo de este sentimientgo durante unos días. El estado en que lo deja a uno es similar a aquello del cero kelvin, en donde no hay molécula que se mueva, todo conduce a un estado de estática y honda desesperación.
En la mayoría de las películas tristes hay una cierta esperanza, o al menos, el sufrimiento toma el carácter de testimonio y mensaje, con el cual somos supuestos de cambiar nuestras vidas (al menos tiene ese carácter prospectivo). Con La tumba de las luciérnagas no, de entrada ya vemos la terrible imagen del chico muerto en el metro japonés y sabemos que todo lo que pase, todo los esfuerzos de aquel adolescente no conducirán a otra cosa que aquel terrible cuadro del tipo muerto con la cajita metálica en el regazo.
Conmovedora, pero creo que es la única de mis películas favoritas que nunca más volvería a ver en el resto de mi vida.

Ahora sí, estuve viendo obsesivamente antiguos posts míos y no encuentro ninguno en donde hable de este film.
Oldboy, ¿Cómo sabía que aquel film era uno de mis favoritos?

benito dijo...

Yo vi La tumba de las luciérnagas. Si en algún momento un extraño trámite burocrático me exige el suicidarme o el desterrar hasta el último vestigio de alegría vital de mi personalidad, tal vez vuelva a verla.

Es lógico que la hayan dado en doble programa con Mi vecino Totoro -que es una de las películas más felices de la historia- es la única forma en que se puede soportar.

Yo respeto el melodrama y la tragedia, pero esa película está carajeada de más en cuanto a bajón y golpes bajísimos. En el mismo plan me parece que Gen, aún siendo más tosca, es mucho más efectiva.

Lantos dijo...

deg

claro que las evidencias arqueológicas no comienzan con las ciudades. pretender eso es tan imbécil como pretender que la violencia entre personas comienza, mágicamente, en ese punto.
lo que digo es que el genocidio no es la única forma de violencia posible entre humanos y que estoy convencido de que no todos los nómades (es un ejemplo, eh, y sí, algo sarcástico, bien ahí) que se cruzaban por ahí se casaban entre sí. hubo quienes contrajeron matrimonio ritual, sin dudas, como debe haber habido quienes se mataron por una mujer, una pata de búfalo o un juego de herramientas y sin dudas debe haber habido también, como en todo grupo humano, algún sádico, algún violador, alguien que roba. todas ellas formas de violencia.
si bien tenés razón con respecto a las tribus nómades contemporáneas, y a las del siglo xix, no creo que sea correcto tomarlas como un calco de aquellas que las precedieron en miles de años y que no debían lidiar, como lo hacen las más actuales con detalles como: división territorial en estados, propiedad privada de la tierra, economías de mercado, grandes urbes con población sedentaria, facilidades en los traslados por grandes distancias, alimentos no perecederos, etcétera.
con respecto a los buenos salvajes (en el fondo es eso lo que vos planteás, jipismo rusoiano) americanos, descreo de que hayan sido gente demasiado pacífica: los sacrificios humanos no son, para mí, un ejemplo de agasajos y hospitalidad. y revisá lo de las economías no expansivas, por lo menos en el caso de los incas.
entonces, a lo que voy es que tiene que haber algo, o bien más allá de lo biológico, o, a lo mejor, relacionado con ello (encuentro, incluso, esto último más probable) que hace que los hombres tengamos tendencias egoístas que nos llevan a actuar en muchas ocasiones (quienes más, quienes menos) para nuestro favor y sin importarnos las consecuencias de nuestras acciones en los demás. desde el robo de un alfajor hasta la bomba sobre hiroyima. a eso llamo naturaleza humana, aunque si a alguien se le ocurre algún nombre mejor estoy abierto a sugerencias.
con respecto al tema de la cultura la discusión pasa a ser casi ideológica: yo, personalmente, prefiero disfrutar mi vida como ser humano y no gastarla como "devenir humanizable", sea lo que esto signifique.
de todas formas celebro que coincidamos en algo: cha cha cha es de lo mejor que le pasó a la tevé en esta región olvidada de dios en mucho tiempo. el gran youtube nos permite revivir momentos de esa serie, de todos por dos pesos y de la nueva genialidad de capusotto, los videos de peter capusotto, en donde el peinado más salvaje del río de la plata se mete con el rock. recomendado para todos.

benito
ya que andás de consejero bibliográfico: ¿qué podés recomendarme sobre historia de las religiones? merci beacoup.

Oldboy dijo...

kanopa, se que "la tumba de las luciernagas" es una de sus preferidas porque lo dice en su perfil.
De Totoro sencillamente he de decir que es de las mejores peliculas - sin importar que sea un dibujo animado - que he visto y sigo viendo.
Como le gusta mucho a mi hija desde que es pequeña creo que la he visto más de 100 veces y siempre es admirable como todo trascurre naturalmente, sin esfuerzos, sin subrayados... si bien las últimas de Miyazaki no me han impresionado tanto igual están a años luz de lo que se hace en occidente.

nota: muy gracioso el encuentro entre Lesseter de Pixar y Miyazaki que se puede ver en YouTube.

benito dijo...

lantos: me parece que como difusión general no se puede encontrar un libro mejor que el Diccionario de religiones de Mircea Eliade y Ioan P. Couliano; está editado por Paidós y se consigue en cualquier parte.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Oldboy, mi tremenda ingenuidad ameritaría un simpsoniano d'oh!.
Y yo que me puse a revisar todos mis posts

Michel Wilheim Cacho dijo...

Es muy bueno el articulo de pagina 12, justo me lo habian arrrimado hace unos dias aca en bs as, es categorico y claro, deja en envidencia la paranoia de la derecha o la estupidez de arbilla, no se , hay algo que no camina, pero que bien escribio ese tipo eh!

Es la ilusion de unos pocos liberales que vamos quedando que se acabe el asunto del honor, nos haria tanto bien, tan poco importa el honor....

hoy son 21 años de la muerte de borges, aunque todos hable de artigas y estramín y dejo un poema al respetoc, para que se enojen los de siempre y me tiren piedra por hacerme el culto.

El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.
JLB

DEG dijo...

lantos,

La teoría de Rousseau no tiene basamento histórico desde el momento en que plantea un estado previo de la humanidad sin sociedad. Sin ésta no hay humanos. Es una fábula fundante del moderno Estado-Nación.
No me debo haber explicado muy bien. Las culturas americanas que practicaban sacrificios humanos y que tenían economías expansivas (en el caso de que las tuvieran) no eran las culturas nómades. Todas ellas eran culturas sedentarizadas.
Y también me refiero a las culturas nómades al decir que son las que muestran, por lo general, un patrón de hospitalidad con el visitante. Por ejemplo, Colón y Mendoza fueron recibidos hospitalariamente y fueron agasajados, gesto que los europeos entendieron como tributo.
Con todo esto no pretendo hacer una apología del "buen salvaje". Cualquiera de los dos términos es prejucioso, uno un juicio moral, el otro una visión totalmente etnocéntrica y racista. Sumado a una teoría mítica como la del contrato social.

Yo no digo que los nómades fueran incapaces de agresión. De hecho, en el caso americano, fueron los que más resistieron a la conquista y más efectivamente en términos militares.
Lo que digo es que es un disparate, lo mires por donde lo mires, el establecer una analogía entre el homo habilis que le partió el cráneo con un hueso a otro homo habilis por un pedazo de carne, a la invasión alemana de Polonia, o entre el robo de un alfajor y la bomba de Hiroshima. Vos establecés entre los términos una diferencia de grado (es decir, como diversos grados en una escala de agresividad humana), donde hay una diferencia de "naturaleza" (en el sentido de lo que "son", más allá de que me incline más por la idea del devenir que la idea del ser).
No digo que los nómades, es decir, la forma primigenia de organización humana, la forma en la que aparecieron en la Tierra los primeros humanos, no presenten actitudes agresivas, sino que es un absurdo nada inocente pretender una equivalencia entre un conflicto entre tribus nómades y un conflicto entre señores feudales o entre Estados-Nación.
Vos traés el ejemplo de otras formas de agresión, pero incluso esas formas son difíciles de atribuírseles a la propia biología humana. Un robo no tiene el mismo sentido en una cultura nómade, donde no existe la propiedad privada (entendámonos, de los medios de producción), que una cultura sedentarizada con propiedad privada instituida. Ni siquiera una violación creo que podría compararse, puesto que también depende en cierta forma de la cultura, la economía y como esta condiciona nuestro ser social (humano). No digo que no haya violaciones entre los nómades, digo que no sé si son comparables a las violaciones en otro tipo de culturas. Otra vez, no me parece comparable una violación singular, dentro de culturas nómades, con las violaciones masivas y en cierta forma previstas de las últimas guerras de los Balcanes, por ejemplo. En todos los casos, las motivaciones son diferentes, las mentalidades son diferentes, porque son matrices culturales diferentes.

El discurso que hablás termina planteando que el egoísmo, vale decir, la agresividad, es constitucional (no me sorprendería si un día de estos sale una muy seria investigación científica anunciado el descubrimiento del gen del egoísmo), pero ¿cuál agresividad? ¿La que se manifiesta en el seno de las sociedades capitalistas? ¿La que se manifiesta en el seno de sociedades de cazadores-recolectores?
Ninguna de ellas. En los humanos sólo podemos hablar de lo innato, de lo biológico, como una mera plasticina básica asombrosamente moldeable que es, precisamente, moldeada por la cultura.

Y sí, cha cha cha y todo por dos pesos son obras maestras del humor.

Oldboy dijo...

Volviendo al tema del control de la TV, en España con motivo del cambio del último cambio de gobierno - de derechas a izquierdas - se habló bastante del contenido de la TV.
Sobre todo porque el informativo de TVE durante el gobierno de drechas era cualquier cosa menos objetivo- una cosa muy exagerada las versiones de la guerra del golfo, el vertido de petroleo en las costas gallegas y el atentado de los trenes de Madrid- y tambien porque Gran Hermano y sus reposiciones o debates ocupaban cualquier programa desde la mañana hasta la noche.

Como solución se hizo reunir a un "grupo de notables". Ahhh, que bien que sonaba eso en los titulares del diario, eran los "salvadores" de la alicaida oferta televisiva.

Bueno como botón de muestra les comento que en una entrevista uno de estos supuestos "notables" decía que no veia la TV.

El resultado de todo aquello se imaginarán fue practicamente nulo, Gran Hermando sigue existiendo, y lo único recordable que se consiguió fue un acuerdo para limitar la cantidad de tiempo de publicidad de alimentos infantiles durante los dibujos animados - mas orientado a solucionar el problema de la obesidad infantil.

En resumen, aunque halla medios es difícil de solucionar el tema de la calidad en la TV.

Por lo que yo veo si no eres HBO en general los mejores programas se gestan en TV pequeñas o que no son de cobertura nacional.
Se ve que en esos ámbitos hay mas oportunidades para propuestas diferentes.
No es tan bueno como Cha cha cha pero hay una versión española de ese tipo de humor en los programas La hora Chanante o Vaya Semanita, los pueden ver en TuTubo.

Nota: Vaya Semanita, programa de la TV Vasca, se hizo famoso por presentar una parodia protagonizada por una familia con dos hijos, uno Policia Vasco y el otro de la ETA. En el momento en que salió hacer chistes con ETA requeria tener un par de huevos bien puestos.

satur dijo...

es jodido el asunto, acá la tv abierta es basura tras basura, con alguna pequeña excepción (las series de szifron, por ejemplo, tan buenas que la última fue un fracaso en cuanto a rating...)

En el canal estatal, el único que no se vendió, pero que se castigó jodidamente en los últimos años, se está intentando hacer algo decente, en el horario donde la tv es puro programa de chimentos hay un magazine intelectualoide donde se plantean temas que a veces son interesantes y se los aborda desde varios puntos de vista... o en las trasnoches se pasa cine elegido por fernando martin peña, un tipo que, cuestionado o no, sabe de lo que habla. lo pasan subtitulado y no cortan las peliculas.

como se ve, no es necesario pasar tarkovsky, ni esperar que le mueva el pelo a tineli. primero que el medio condiciona. segundo que no toda lo decente culturalmente es necesariamente lento ni dura 3 horas y media como stalker... (todo bien, adoré la primera escena, la cama que parece moverse por el movimiento de la luz, es alucinante, pero si estoy viendo tele es probable que intente distraerme un rato...)

el problema sigue siendo que los buenos programas no tienen un alto impacto. el programa rocker de capusotto, lo más interesante que dio la tv desde el 2000 para adelante, probablemente, no lo debe ver ni magoya (en el youtube está todo, no se pierdan esa maravilla, la camara de diputados discutiendo sobre rock pesado o rock blando... qué fiesta)


pero bueno, se vuelve a "hay que educar". debería ser una cosa en conjunto, la tv educa, se sabe... no se. lo que es seguro es que, si como dicen algunos, la tv es el reflejo de la sociedad, es una verguenza que el programa mas visto de este pais sea esa representación de cabarulo atp...

DEG dijo...

La TV argentina, con toda su basura, también ha sabido brindar productos excelentes, como bien señala satur. Los simuladores, por ejemplo, es de lo mejor que se debe haber hecho en TV abierta, una producción espectacular y un asombroso buen gusto. Habría que agregar algunas series como Okupas, Tumberos, la última de Szifron, por supuesto.
Lo del canal estatal es también increíble, mucho más con los asquerosos antecedentes que posee. Los sábados al mediodía, por ejemplo, se emite un programa de política internacional de una calidad y seriedad inusuales en TV abierta, y los sábados a la noche ya lleva varios años un ciclo de cine que vale la pena.
No es un mal ejemplo de que se puede hacer buena televisión, es decir, con contenidos culturales valiosos.

Lantos dijo...

deg

todo parece reducirse, como decía, a una diferencia ideológica y, por lo tanto, irrescatable (no está en mi filosofía ni en mi ánimo la evangelización, de ninguno de los dos lados del mostrador). vos crees que somos "devenires humanizables", hardware de carne y hueso funcionando de acuerdo a un sistema operativo que comparte con sus prójimos, pero totalmente reprogramable, y -según puedo deducir de lo que escribiste, no solo en este thread- con la necesidad histórica de hacer arrivar ese colectivo de devenires (?) algún puerto.
yo creo que todos tenemos, por el sólo hecho de ser personas (por el solo hecho de poder pensar, por ejemplo, en el concepto de "cultura"), algo en común. y que, a partir de ese común denominador, cada cual atiende su juego, sujeto a las reglas, por supuesto, de su cuerpo -y eso incluye la mente, que a la larga no es más que una sucesión de procesos químicos, como todo en el universo- y sin ninguna necesidad impuesta de antemano más que la que es común a todos los seres vivos: reproducirse. el resto son conjeturas y todo lo que he dicho a lo largo de esta discusión son eso: conjeturas basadas en datos. conjeturas refutables, desde ya, y en algunos casos probablemente incorrectas. pero mías.
con respecto a tu relativización de la violencia, no le encuentro mucho sentido. obviamente no es lo mismo robar un alfajor que cometer un genocidio. pero a lo largo de la historia siempre se robó, se mató, se torturó, y se violó. y (este punto no me parece discutible) una violación es una violación es una violación. no me importa qué lejano y tradicional derecho de pernada le permite al más anciano de la tribu desflorar a su sobrina vírgen. si la piba no quiere y el tipo lo hace, el tipo es un monstruo acá, en la china y en la selva negra bávara, ahora, hace mil años o dentro de treinta y siete. y no hace falta irse tan lejos: aún hoy en día es muy común escuchar gente que sostiene que no existe si un marido fuerza a su mujer no puede ser considerado una violación, lo cual es tan estúpido como decir (se viene el ejemplo estúpido de la semana) que si un jugador de fútbol le pega una patada a otro de su mismo equipo no debe ser expulsado (terminó el ejemplo estúpido de la semana).
volviendo. si a lo largo de toda la historia de la humanidad siempre se robó, se mató, se torturó y se violó, nada me lleva (a mí, nicolás lantos) a pensar que esto pueda cambiar. eso no es excusa -como ya dije- para abandonar el pensamiento utópico, que es muy necesario. pero sí para tomarlo como lo que es, y no dejarnos obnubilar por promesas de un futuro mejor que se terminan ahogando en la misma violencia que creen poder desterrar. es demasiado peligrosa, la violencia, para dejarle el flanco descubierto.

DEG dijo...

lantos,

Si todo en el universo son procesos químicos (como a mi tambien me parece que son), ¿en qué parte de esas cadenas químicas encontramos inscriptos los preceptos morales? Vale decir, un violador no ES un "monstruo", una persona despreciable; "nosotros", o sea, esta sociedad (y aún este término habría que ver qué significa cabalmente), LO CONSTRUIMOS COMO TAL. Por eso es que digo que no existe algo como la "naturaleza", ni como el "ser", muchísimo menos un "deber ser" atemporal y universal, desde el momento en que lo que se nos aparece como evidente es el cambio perpetuo.

A mi tambien me parece que un violador es un ser despreciable, pero soy conciente que eso está pautado por las reglas del juego que me tocó jugar. Seguro que los vikingos, por ejemplo, tenían otro concepto sobre la violación.

El loco, el homosexual, también fueron catalogados, desde las disciplinas médicas y de ahí a "la opinión pública", como "monstruos". Pero eso son precisamente CONSTRUCCIONES. No NATURALEZAS. En términos deleuzianos, es el rechazo a todo plano de trascendencia, y el pararse desde el plano de la inmanencia. Mis relativizaciones apuntan a eso: a la desacralización, a la historización total, para, tomando conciencia de ello, no caer en nuevas sacralizaciones. Es decir, tomando el caso de los DDHH, por ejemplo, bien: acá tenemos un instrumento que fue creado en el seno de determinada cultura, con determinados propósitos. ¿Qué necesidad hay de sacralizarlos al pretender su universalidad y atemporalidad? ¿En qué cadena de carbono están inscriptos? Y eso no significa que no sean útiles, al contrario, son sumamente útiles, si no no se usarían.
Es un empeño muy muy viejo ese de la búsqueda del "SER".
"El crepúsculo de los ídolos", de Nietzsche, lo deja al desnudo de una forma brutal y hermosa. Altamente recomendable.

Saludos

Ama-gi dijo...

Buen post, muy bien elaborado como siempre. A pesar de que no podría estar más en desacuerdo con el 90% de las cosas.

Como defensor del libre mercado como regulador cultural (Y si, me da asco tener al gordo Escanlar como camarada en esto) no somos tan capaces como para hacer una reflexión tan refinada. Siendo bastante más brutos, queremos mandar a la mierda todo apretando el TEMIBLE BOTÓN ROJO.

Pero no el de "launch" sino el de "off".

elcarpo dijo...

Se lo digo en perfecto porteño:

MIERDA!!

No pense que un blog iba a servir para escribir tan bien!

Saludos!

Senén dijo...

Con este tema siempre tengo dualidades. Hay programas que pienso que deberían ser censurados. Por otro lado creo que la censura no debería aplicarse porque limita la libertad de expresion. Pero por otro lado la libertad de expresion se utiliza para mentir y sesgar la opinion publica. Entonces debería censurarse este tipo de conductas. Pero entonces se ataca la libertad de expresion. Entonces... (seguir asi).
Recuerdo siempre una frase del pepe Stalin: "Cuando se cortan maderas, saltan astillas". Uséase que si tomamos medidas drásticas, hay posibilidades de tener pequeños accidentes propios de la acción ejecutada. Que cada uno piense lo que le cante. La libertad se ejerce.
Saluti
Senén