miércoles, 15 de agosto de 2007

Desperdicios (interludio político)

Se ha dicho muchas veces que las ideas nacen virtuosas y envejecen feroces o algo así, pero a mí no me deja de asombrar cómo las estructuras democráticas horizontales terminan siempre siendo cooptadas por la peor gente, la más vil o la más imbécil. Es realmente asombrosa la tenacidad de los hijos de puta y los idiotas, evidentemente hay mucha fuerza en la simplicidad de esas características, y la consideración de que "todas las opiniones son válidas y atendibles" termina privilegiando al que grita más fuerte, no importa la estupidez que esté gritando, o al que dice el que simplifica más su discurso hasta aproximarlo al del mono.

En From Dusk Till Dawn hay un diálogo perfecto, de Tarantino suponemos, en el que Harvey Keitel le recrimina a George Clooney: Are you such a loser you can't tell when you've won?. Del finado Johnny Thunders se decía que estaba siempre "snatching defeat from the jaws of victory". Así es como me siento en relación a las asambleas ambientalistas de Gualeguachú, perdedores terminales que se las han arreglado para convertir en una derrota lo que era una victoria redonda.

Durante el año pasado y algo del anterior escribí algunos posts en mi antiguo blog referidos al conflicto de las fábricas de celulosa en el Río Uruguay. Escribí sobre todo espantado, pero aún más que por la posible contaminación, por las muestras de chauvinismo y retardo mental que me parecían estar dando mis compatriotas, abanderados como rebaño detrás de un interés que no era el suyo y manijeados en forma indecente por un partido político que a la luz de los beneficios cortoplacistas no dudó un segundo en cambiar su discurso pre-electoral y ponerse a mentir a diestra y diestra. Me parecía que el reclamo de los entrerrianos era justo y ejemplar. Me parecía -y me parece- que a grandes rasgos tienen razón y lo he dicho siempre que he podido y a pesar de lo impopular de esta opinión. Pero por más razón que tuvieran, durante el año que pasó me convencieron una vez más que tener razón no alcanza.

Hace unos días salió publicada en la diaria una nota de Natalia Uval contando un reportaje que fue a hacerle a los ambientalistas de Gualeguaychú. Cualquiera que haya leído las notas de la diaria, y particularmente las de Uval, relacionadas con el tema de las pasteras, sabe que tanto el medio como la periodista han mantenido una visión razonablemente objetiva con respecto al conflicto, incluso con una cierta simpatía hacia la causa ambiental. De hecho el objetivo de la nota era ir a las fuentes de las asambleas en un momento en que la prensa petardista y embanderada con las pasteras como causa nacional había hecho correr un montón de informes alarmistas sobre las amenazas violentas de los ambientalistas. El resultado es conocido para los que leyeron la nota: Uval tuvo que aguantarse no sólo la paranoia de los portavoces de la asamblea sino también su grosería extrema, sus discursos mega-chauvinistas, un total desprecio por cualquier intercambio de ideas, varias sobradas y algunas demostraciones de puro odio y estupidez. A diferencia de otros periodistas uruguayos, esto no fue lo que Uval fue a buscar a Gualeguaychú, fue lo que encontró. En forma inmediata y gratuita.

Dejando de lado las bravatas recientes sobre bombas, atentados y demás pelotudeces, ¿cuándo se fueron al carajo los asambleístas de Gualeguaychú? Y no hago distinciones entre ellos porque aunque esté compuesta por personas más tratables y centradas, cualquier estructura que admite como interlocutores válidos a imbéciles totales debe soportar el ser generalizada en función de estos. Para mí todo se fue a la mierda cuando Ence decidió arriar banderas y relocalizarse lejos de Río Negro. Ese fue un momento de victoria para los ambientalistas absolutamente desaprovechado: habían conseguido que la acumulación de desechos de las dos empresas -la causa posible de contaminación más difícil de controlar/evaluar- desapareciera por completo; tenían en sus manos la posibilidad de culminar su lucha con una victoria casi total, con una fábrica desaparecida y la otra susceptible de cualquier control que se le exigiera. Pero no, Romina Piccoloti -una mujer que ha batido récords de velocidad en corromperse, con fondos orientados a la preservación ambiental además- dijo entonces "ahora vamos por Botnia", una frase tan arrogante, triunfalista y futbolera que hasta el mayor simpatizante uruguayo de su causa no tuvo más remedio que pensar "qué soberbia la de esta conchuda". Cualquier logro a obtener en este diferendo dependía y depende básicamente de la opinión pública uruguaya -donde se está erigiendo Botnia- y del convencer, al menos parcialmente, a esta de la justicia del reclamo y los medios utilizados en el mismo. Es decir; más allá de que hayan vencedores y vencidos, el plantear esas circunstancias en términos pasibles de ser considerados como competitivos, es un error monumental, que debería haber sido corregido por los asambleístas, no festejado como si fuera un gol de Messi.

Desde hace un buen tiempo me siento identificado con los preceptos básicos de la deep ecology. Es decir; no soy un ecologista que crea que hay que disminuir los impactos ambientales, soy de los que cree que hay que empezar a revertirlos, que el desarrollo humano no es algo bueno en términos planetarios y que hay que empezar a devolver parte del mundo a los demás habitantes no humanos del mismo, porque no sabemos nada. No voy a entrar en detalles, digamos simplemente que los humanos son la única especie a la que considero una plaga, y en términos de futuro mundial la violencia o guerrilla ecologica no me parece un método para nada inadmisible, siempre y cuando tenga algún sentido práctico, cuando tenga algún sentido.
Anoto algunos puntos por los que no creo que este sea el caso.

a) Más allá de lo que se diga (o lo que yo crea, ya que viene al caso) sobre la hermandad de ambos países y su identificación histórica, desde la maravillosa idea de Lord Ponsonby hasta ahora Uruguay es un país independiente de la Argentina. Por lo tanto cualquier agresión o medida de presión cometida desde una orilla a la otra es un hecho muy, muy delicado ya que fuerza a una confrontación de distintas clases de intereses comunes. Se puede decir, y con razón, que Botnia y emprendimientos similares, también son formas de agresión internacional, pero la misma aún no ha sido confirmada o al menos no de una manera tan inequívoca como la producida por los cortes de ruta. Existiendo la realidad objetiva de dos naciones separadas, el reforzar la misma tanto con declaraciones de corte xenófobo como con simples muestras de patriotismo desubicado (como la imbecilidad de escribir "viva la patria" o "viva Argentina" por todas partes, o incluso de cantar el himno en las protestas), ha hecho desaparecer el núcleo del reclamo -una contaminación que también perjudicaría a los uruguayos- y borronearlo detrás de una comparación de pijas del más repugnante nacionalismo.

b) El gran pedido de la asamblea de Gualeguaychú es la relocalización y punto, aún si esta se produce en otro tramo del Río Uruguay. No ha habido ningún tipo de solicitud de establecer un protocolo ambiental común por parte de ambas naciones (protocolo que, por ejemplo, estableciera la prohibición de establecer fábricas similares en todo el acuífero guaraní, incluyendo territorio argentino), no ha habido ninguna oferta de control de los deshechos que Gualeguaychú vierte en la zona, ni proyecto regional ni nada. Solamente que la fábrica se corra. Esto convierte al reclamo en la limitadísima aspiración de los directamente relacionados con el balneario, que no es un reclamo despreciable de por sí, pero que no tiene nada que ver con la ecología propiamente dicha. Para una apuesta tan alta y violenta como la que plantearon los asambleístas, debería haber habido una contrapartida de su propia parte, una cuota de autosacrificio (un reclamo similar hacia las pasteras del Paraná, por ejemplo), y nunca se estableció el más remoto esquema de compensación económica para el caso de que estos emprendimientos fueran rechazados, o como resarcir los imposibles costos que le significarían al estado uruguayo la alteración de los contratos con Botnia. Es decir, una actitud de un egoísmo asombroso que solamente podía producir resentimiento y nada de empatía.

c) Cualquier movilización de fuerzas militantes que emplean violencia -como lo son los piquetes ambientalistas (estoy definiendo, no juzgando)- solo se justifica a sí mismo por sus resultados y por su capacidad de autoregularse y autodepurarse. Es evidente que la asamblea de Gualeguaychú perdieron esta capacidad hace tiempo. La nula capacidad de defensa ante las acusaciones de corrupción -ya sea de sus dirigentes (Piccoloti) o de sus tropas de pie (los piqueteros que cobraron peaje a gente que tenía que pasar obligada)- y de contrarrestar estas acusaciones de una forma creíble, sumados a las asumidas y misteriosas colaboraciones económicas de las que han gozado, ha permitido instalar la duda razonable de que al menos buena parte de los cortes de ruta están financiados y que se trata de una militancia paga, algo inadmisible en un caso en el que se está provocando un deliberado prejuicio económico a terceros.

d) Algunas visiones paternalistas e interesadas políticamente sostienen que los asambleístas son pobres personas asustadas, acicateadas por la pérfida administración del impresentable Busti y, sobre todo, de grupos de desaforados ecologistas como Greenpeace (que ya hace mucho tiempo que les soltó la mano). Esto es subestimar una de las mejores cosas de los ambientalistas: su independencia original de los verticalazos, pero también significa exculparlos de su propia ignorancia, algo que no es excusa en ningún sistema penal civilizado.

e) El recurso de los cortes de puente triunfó en la primera instancia, porque consiguió llamar la atención ante un reclamo que había sido groseramente ninguneado a ambos lados del río, por lo que fue un recurso válido aunque peligroso y de muy limitada utilidad. Esta utilidad desapareció hace tiempo, antes de que se sumaran las más bien patéticas asambleas de Colón y Concordia; al volverse un recurso repetido y caprichoso, dejó de tener el menor valor como elemento de negocicación o de presión sobre el gobierno uruguayo. Los cortes se volvieron una simple demostración de fuerza bruta que, amparada en una circunstancia vergonzosamente especulativa de la administración Kirchner, genera una enorme irritación entre los uruguayos y que no ha demorado un sólo día la construcción de Botnia, que será inaugurada en el tiempo previsto el próximo mes. En el medio se lastimó a empleados de parador, de hotel, a conductores de ómnibus, compañías pequeñas de viajes, pequeños comerciantes, familias divididas por el río y otros cientos de personas, generalmente de clase media, que no pueden hacer el link que les demuestre que toda la culpa es de Botnia, y que no pueden ver que el boicot económico y humano que están sufriendo se les hace por su bien. No lo ven así porque no es así, porque es a ellos no a Botnia a los que se está jodiendo, y ellos saben que los asambleístas saben.

De la misma forma que los ambientalistas de Gualeguaychú no se dieron cuenta en su momento de que habían ganado, ahora no se dan cuenta de que perdieron, y con ellos perdimos todos los que creemos en la necesidad de una toma de consciencia ecologica radical, relegados en la opinión pública más o menos pensante del Río de la Plata al rol de cavernícolas irracionales. Vivimos en el mundo capitalista que mató el Riachuelo de Buenos Aires y en el que por mucho menos de lo que ofrece Botnia se hacen cosas mucho más atroces todos los días. Era imposible que un país empobrecido como Uruguay pudiera anular una inversión de esas características como si nada, pero eso no es culpa de Uruguay, es el mundo. Pero además Botnia planteó bien su caso y, como mínimo, pudo demostrar que había una duda razonable acerca de la magnitud del daño que su fábrica podría hacerle al río, y en el peor de los casos ofreció una serie importante de garantías. Que además podrían haber sido extremadas si el conflicto no hubiera degenerado. Cuando se consiguió que una de las fábricas se desplazara y se anulara la posibilidad inmensurable del daño acumulado de las dos plantas, se consiguió muchísimo, pero nadie -a menos que el delirio estuviera llegando al sueño bélico- podía razonablemente pensar que se iba a desmantelar a un monstruo ya casi terminado como Botnia. Lo sensato era festejar lo conseguido y exigir todo lo exigible a futuro, al no hacerlo y optar por la continuación de medidas tan injustas como inútiles e irracionales, lo que parecía ser un modelo y ejemplo mundial de reacción popular ante un emprendimiento contamindor degeneró en otra cosa que sí será ejemplo en un futuro, pero de estupidez e insensibilidad pura, que inevitablemente va a manchar a todas las organizaciones ecologistas pensantes de la zona. Personalmente entiendo como se deben haber sentido muchos comunistas europeos ante la evidencia de los métodos de Stalin.

Pero agrego una cosa más, que me entristece particularmente, y que es meramente política: para mí la fragmentación en países de América Latina siempre fue un absurdo error, particularmente entre los dos países del Río de la Plata, tan similares como lo fueron durante cincuenta años Alemania Occidental y Alemania Oriental. Por varios hechos circunstanciales, entre las que estaba la evidente ayuda de Kirchner en el triunfo en la primera vuelta de Vázquez, pocas veces Argentina y Uruguay estuvieron tan cerca en términos políticos y de intereses mutuos como en el 2005, generándose una oportunidad única de profundizar una integración que uno soñaría que en algún momento del futuro fuera total. El conflicto de Gualeguaychú cortó muchos más puentes que los que ya estaban tendidos sobre el río Uruguay, cortó un montón de puentes invisibles y futuros, y generó una brecha de odio que tal vez no sane en décadas. La contaminación que Botnia puede producir sobre el río es posible y se verá o no, esta otra forma de contaminación chauvinista, sucia, podrida, ya es una realidad que se ve desde mucho más lejos que cualquier chimenea.

46 comentarios:

Ama-gi dijo...

Tal cual. Brillante post.

El hecho de que al reclamo de los ambientalistas argentinos le quita fuerza la nula oposición que han hecho a las plantas de la cuenca del Paraná tiene un paralelo con los reclamos de los ambientalistas uruguayos. Más allá del contenido de su protesta, en un día normal yo admiraría su estoicismo y su valentía de estar a contramano de la mayoría abrumadora de este país (Mayoría abrumadora que podría haber sido minoría si el frenteamplismo no hubiera echo su enésima aplicación del veletismo), pero después pienso en sus nulos reclamos contra FANAPEL y su tecnología mucho más arcaica que la de Botnia, que han destruido la salud de los habitantes de Juan Lacaze, y no puedo evitar no sentir ninguna consideración por su reclamo.

Obviamente esto es un comment en un blog, y como tal, una generalización. Si hay alguno que protestó por las dos cosas, de antemano pido disculpas por meterlo en la misma bolsa que al resto. Pero dudo que me puedan culpar. No se los vió protestar mucho contra las papeleras uruguayas. El problema parece ser cuando vienen los piratas del capital extranjero.

Y eso TAMBIÉN es xenofobia y chauvinismo.

fer dijo...

Estoy de acuerdo con lo que plantea benito en términos generales, pero me gustaría agregar un elemento que para mí no es menor y que es el resultado de una acción conjunta de los asambleístas vecinos y de la prensa local: la pérdida de visibilidad de lo más jodido y perjudicial del emprendimiento papelero para nuestro país: las plantaciones de eucaliptus. Hay información de sobra acerca de los efectos nocivos de la explotación forestal del tenaz arbolito australiano, los docentes de Fac. de Ciencias lo destacaron además en su Informe (despreciado por el gobierno de un modo que da vergüenza) y la prensa (la diaria incluida) ha dedicado más espacio a transcribir exabruptos de asambleístas o gobernantes que información fundada y fuentes de conocimiento acerca de las plantaciones. Personalmente, lo que más me molesta de este asunto es eso: que se haya logrado que se olvide la parte más grave del problema que nos acarreará Botnia.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

De acuerdo con todo lo escrito en el post.
Aunque coincido plenamente en todo lo negativo que conlleva la caída de estos puentes invisibles, creo que en cierta medida todo el tema de Botnia favoreció a las clases dirigentes (dije clases dirigentes, no el país en sí). Esto se ve en botnia como un recurso para exaltar el espíritu chauvinista de los dos países, a modo de eclipsar muchos otros problemas que no pueden resolver estos gobiernos. Me hace acordar mucho a esa película de Dustin Hoffman y De Niro, que creo que se llama Mentiras que matan(o algo así, uno nunca puede estar tan seguro con las deplorables castllanizaciones de los títulos), en donde para ocultar una noticia que podría dificultar la reelección del presidente, deciden inventar de la manera más hollywoodense posible un inminente ataque terrorista afgano.
Lo que no puedo creer, lo que realmente me rechina hasta lo más profundo de mi ser es, como dice ama-gi, este veletismo frenteamplista que día a día parece incluso superar las mismas predicciones tan misántropas de quien escribe. Lo peor es que la gente, no sólo hace la vista gorda a estas contradicciones, sino que se sube al mismo carro que comanda el FA.(Vamos a ser sinceros, en el caso hipotético de que hubiera ganado la elección un partido tradicional, la misma idea de la planta sería considerada de cafiolo vendepatrias).Lo que yo me pregunto es si la actual clase dirigente realmente se fue vendiendo al mejor postor o si sus opiniones siempre fueron en esencia, las mismas que las de los partidos tradicionales, sólo que su postura de partido de oposición les obligaba a no tomar en el pasado las posturas que realmente creía.
Naturalmente, en cualquiera de los dos casos estamos hablando de hechos deplorables.

robertö dijo...

Hace menos de 10 minutos escribí "el ser humano es una plaga" en un comment en mi blog. A lo mejor fue una frase que escribimos o pensamos miles al mismo tiempo. Es una especulación. No dejan de sorprenderme las simultaneidades, o como se escriba.

Yo no creo que se hayan generado odios a niveles nacionales. Creo si que hay molestias locales, fundamentalmente en la gente directamente afectada. Los uruguayos que indirectamente fuimos afectados estamos más pendientes en adaptarnos que en sentir odio.

No es coherente ser ambientalista y mafioso. Ni siquiera fueron coherentes las tetas de Carrozo. Fue todo así de mediocre.

No es coherente que te demuestren que no contaminás casi nada y vos digas ah si, pero hay contaminación visual. No debe haber peor contaminación visual y mental que Sofovich, Casan, Alfano y su novio, y no hay piquete que nos salve a los uruguayos de tal impacto.

Sin embargo creo que hay cierto éxito en toda la movida ambientalista. Yo creo que los futuros emprendimientos se van a cuidar de hacer bien las cosas. Eso fue lo positivo. Hay que rescatarlo.

Seguramente hay mucha gente fea luchando por esta causa, posiblemente gente que lucre con esto y recoja alguna clase de beneficio. Pero los veo cumpliendo el papel del hobbit deforme que terminó cayendose con el anillo de saurón en la roca derretida. Es decir, terminan haciendo un bien fabuloso desarrollando su egoísmo.

DEG dijo...

Es cierto que las críticas a FANAPEL son más bien escasas, pero no fueron inexistentes. El grupo Guayubira, por ejemplo, las ha criticado en varios momentos. De hecho, de las cosas que se habló incluso desde el propio gobierno, al menos hace un tiempo, con todo este revuelo, fue de realizar controles ambientales más estrictos y de cambiar la tecnología de FANAPEL. Por otro lado, las dimensiones de una empresa como FANAPEL no tiene comparación con las de las transnacionales; por supuesto que hay que ir a por todas, pero hay que establecer prioridades. Una de las pocas mejores cosas que todo esto probablemente deje es algún tipo de conciencia ambiental, aunque ahora que lo escribo me entra la duda.

Lo que dice fer es tal cual, estas empresas son el espaldarazo para el proyecto forestal en esta zona, con todo lo que ello implica. Pongamos que las empresas no contaminen, que son recontra controladas, bla bla: lo peor es todo lo que está atrás, debajo, el modelo forestal que viene haciendo mierda muchas cosas desde bastante antes que vienieran las plantas.

Me quedé pensando en lo de la guerrilla ambiental. Como un Terror verde...

DEG dijo...

Benito, donde dice Bussi, ¿no debería decir Busti?

Ama-gi dijo...

Deg: si hubo críticas contra FANAPEL no fueron tan estridentes como las críticas contra Botnia. Yo no veía al 26 titular su diario con un "Fuera FANAPEL" ni a los del PCR hacer pintadas. De hecho, la poca bola que vi que se le dio al asunto fue después que empezaran con las protestas contra los finlandeses.

Y si bien, es cierto que las dimensiones no son las mismas, Botnia todavía no mató a nadie. Fanapel viene reventando un pueblo entero desde hace años.

Brunomilan dijo...

Benito coincido en gran parte con tu excelente post, pero me quedo la duda ¿que queres decir cuando pones "en términos de futuro mundial la violencia o guerrilla ecologica no me parece un método para nada inadmisible, siempre y cuando..."

benito dijo...

Quise decir lo mismo que pensé cuando una tribu de indios del Amazonas se cargaron a flechazos a un grupo de garmipeiros que estaban arrasando el territorio de los indios para sacar oro y madera: que no estaba mal.

Hay casos mucho peores que los de Botnia -que al fin y al cabo incluye algunas salvaguardas amibentales- que terminan llevándose a cabo gracias a la fuerza de los capitales interesados. No me parece mal en absoluto el empleo de otras formas de fuerza en su contra.

Por ejemplo yo siempre pienso que si bajaran a tiros a algunos cazadores furtivos de especies raras -y se exhibieran sus cuerpos colgados de los árboles como advertencia- la posibilidad de subsistencia de muchas especies sería mucho más alta. Y se me ocurren muchos ejemplos similares.

orro dijo...

que los ambientalistas no persiguen un fin ecológico creo que ha quedado mas que claro,esto tiene un interés obviamente económico.Por mas que todos queremos un mundo "mejor y mas lindo",nadie se queda un verano en un puente para ver si finalmente cierran una empresa que todavía no abrió.
Una recolalización en el mismo río mas arriba o abajo pero en el mismo río es muy ecológico y muy hijo de puta también...
Yo prefiero que no haya plantas de celulosa ni deshechos tóxicos ni en el río uruguay ni en ningun lado,pero sin embanderarme con botnia para nada, no me gusta que una "asamblea ambiental de gualeguaychu"sea la que diga que mierda esta bueno comerse y cual no.....No me embandero y ojalá nunca abra o explote cuando abra,pero de pesado,no.Ahora parece que todo aquel que quiere libre circulación se embanderó con Botnia.Hay gente que no puede trabajar por el maldito puente cerrado y no se embandera con nada,tiene la bandera metida en el orto.

Michel Wilheim Cacho dijo...

ta bien el posti, pero bueno no puedo dejar de marcar la ingenuidad del último párrafo, tanto como por la creencia en futuro prospero por la afinidad K y vasquez, como por creer que este conflicto generó un odio que talvez no sane en décadas, quizá me perdí de algo, pero a la gente se les va el odio el día que salgan los dos presidentes en bailando por un sueño juntos, y a los políticos se les va el día que vuelvan a tener que juntarse para robar, no veo el odio mas que en las mentes de los mas radicales, que esos van a odiar siempre porque nacieron para eso.

sebaxxxtian dijo...

no te tenia vos benito como ecologista radical. conoces el libro bolo'bolo? creo q t podria interesar

saludos, hace mucho q no pasaba por aca

benito dijo...

orro: bueno, algún nombre hay que ponerle a los movimientos. Para mí la Asamblea es válida y es válido su reclamo original, pero existiendo fronteras la única forma de que algo así tuviera futuro y no se convirtiera en un problema exclusivamente político hubiera sido que se tratara de una "asamblea del Río Uruguay", o algo así, que integrara uruguayos.

michel: no reivindico tener la razón absoluta en nada, pero tampoco me gusta que me botijeen como "ingenuo". No me parece haber sugerido que los pueblos iban a bailar la danza fraterna solo porque había dos gobiernos nominalmente de izquierda en el Río de la Plata, sino simplemente que las coordenadas políticas estaban dadas para profundizar el proyecto integracional del Mercosur que hoy en día es solamente cáscara. Y si bien no creo que esto degenere en una relación israelíes-palestinos, es solo cuestión de que suceda algún acto violento y notorio como para que cualquier proyecto similar se archive por décadas. En cuanto al odio mutuo, me parece evidente que en algunos sectores ya existe, en un grado que yo -que no viví el primer gobierno de Perón- no recuerdo.

sebaxxtian: no, no conozco ese libro.

mvc dijo...

De acuerdo con la totalidad del contenido del post.

Candelaria dijo...

Benito que agradable saber que tenemos intereses comunes en la defensa del medio ambiente y una visión similar sobre los asambleistas de Gualeguaychú. Si bien tengo que reconocer que mi molestia con ellos es por razones egoístas: yo quiero circular y ellos no me dejan.

Yo pude entender mi error gracias al libro de James Lovelock: "La venganza de la tierra", que supongo leiste Benito. No es que haya entendido gran cosa, porque se trata de un científico que explica todo científicamente, pero sí me quedó claro que, Dios mediante, es totalmente justo castigar a todos aquellos que atentan contra el ambiente. Esta es también tu idea, Benito?

Michel Wilheim Cacho dijo...

ta si benito, el mercosur, el bps, el ministerio de desarrollo social , peñarol, nacional, tas grande pa creer en eso...

odio mutuo? la verdad es que no veo mas que el odio de vecinos cortos de mente , y pelotudas rivalidades historicas, por lo mismo que no camina el mercosur, el bps, agadu, y el almacen de la tia de washinton, es ese odio, por mentes cortas y corrompidas, delincuentes internacionales de todos los partidos de latinoamerica, no jodas no te botijeo pero bancate que te diga que el parrafo fue infantil, el que creyo en la dupla Vazques Kirchener.... que? acaso fue una esperanza sensata en dos personas de bien? naa viejo, si creiste en eso, tas en condiciones de creerle todo a jorge rial, los unicos intereses mutuos de esos hijos de mil puta es robar, el conflicto de gualeguaychu no cortó nada, si no era eso iba a ser otra cosa, pasarella, gardel, un embajador con ciertas declarciones, algo no importa que , la gente idiota se pelea por idioteces y en eso nos especializamos en el rio de la plata.

Oldboy dijo...

...a mi ya me empezó a caer grosera la cosa cuando dijeron que iban a declarar el dulce de leche simbolo nacional argentino, y después todo fue a peor...

... lo lamentable es que ni las buenas causas sean tratadas con cerebro y siempre se apele al estilo "barra brava" de futbol - el clasico le vamos a romper el culo, etc - y que al final todos tiren para defender su chacrita de intereses propios.

igual visto desde "gallegolandia" poder reirme con mi compañero de laburo de Paraná de los chistes de Olmedo es algo que me une mucho más con un Argentino que con cualquier otro ciudadano del mundo, con o sin papeleras.

Anónimo dijo...

estaria bueno dos cosas; que retrocedan en el tiempo y que vayan al Ñandubakzal para ver lo hermoso que era y tambien que le pongan una papelera en la isla gorriti...

sebaxxxtian dijo...

beito: por internet se pueden hayar algunos fragmentos en ingles y portugues. hay una edicion en castellano conseguible solo en el estado español.


estoy intentando una traduccion para en algun momento editarlo por aca. de am esta decir q de concretarse la publicacion, te regalo una copia.

saludos!!

Ama-gi dijo...

Mal Old Boy en cambiarse el avatar...

Y no soy el único que lo dice... dijo...

99 % de acuerdo.

ecocharlie dijo...

al final todo es producto de la desigualdad y de la ignorancia ,de la cual se aprovechan tantos unos como otros,los mas brutos sienten aunque sorprendidos que los escuchan y los poderosos(que no quire decir cultos , bestias e ignorantes),se limitan a dejarlos venir e incendiarse con el propio combustible de la barbarie,al final ganan los de siempre y quedan como quedan los que detras de una causa justa solo buscan hacerse oir nada mas, tambien podrían salir a gritar por cualquier otro motivo embriagados de protagonismo llamese papaleras o la poronga del perro pluto.
Si los intelectuales siguen sin afan de protagonismo y no toman un rol activo todas las batallas están perdidas.

yo no fui dijo...

Solo queria decir que me parecio un post brillante, justo, medido y muy triste, como e s toda esta situacion.
Lo peor de todo es ver como afloran los peores y más bajos sentimientos a la menor excusa...

faraway dijo...

Benito, felicito por el blog, y lamento discrepar en algunos puntos:

-“Cualquier estructura que admite como interlocutores válidos a imbéciles totales debe soportar el ser generalizada en función de estos.” Al ser una organización horizontal y dispersa, ninguno de sus integrantes tiene la autoridad para decir que tal portavoz sea o no sea válido. Por otra parte, si a mi no me gusta el que está hablando en nombre de mi organización, ¿Qué debo hacer?, ¿retirarme de una causa que considero justa, urgente y necesaria?
-La violencia perpetrada por Botnia, es de por lejos una violencia mucho mayor y más grave que la ocasionada por los cortes de ruta, y sus efectos se van a sentir en un corto, mediano y largo plazo.
-Qué clase de autosacrificio puede hacer el pueblo de Gualeguaychú? Un pueblo autónomo y de a pie que no tiene nada con que negociar y ninguna ligazón con el gobierno argentino? Y permitíme que me ría de las acusaciones de que alguien pueda “financiar” un movimiento de estas características.
-Las garantías que el gobierno uruguayo pone para “el peor de los casos” son un fiasco. Y Benito, tú lo sabes bien.
-La retirada de Ence ocurrió porque a Ence le convino irse y ahorrarse problemas. En su momento ni vos ni nadie sabía qué posición iba a tomar Botnia. ¿Por qué habría de ceder el asambleísta, si la forma de lucha que hasta entonces seguían estaba teniendo éxito?
-No veo porqué Gualeguaychú debería de hacerse cargo de luchar contra Fanapel, contra cuanta empresa de celulosa haya en Argentina o contra cualquiera que vayan a instalar en Nepal o en la India. ¿Qué tienen que ver ellos con eso? Estás mezclando las cosas, Benito. Fanapel es una papelera chiquita y necesaria, y que además sirve para abastecer al consumo limitado de nuestro país. De ninguna manera podría ser comparada con un monstruo como Botnia que produce papel para usos totalmente superfluos.

Lamentablemente algunos sólo escribimos cuando estamos en desacuerdo, y nunca para felicitar. Perdón por ser uno de esos.

benito dijo...

Bueno, puedo contestarte punto por punto, aunque algunos de ellos me pongan en el lugar del abogado del diablo.

1) Cualquiera que haya estado en una organización horizontal, por más anarca que sea, sabe que la misma elige sus interlocutores o pierde legitimidad y discurso. En mi modesta opinión de militante juvenil si vos no elegís al más articulado para declarar en nombre de tu grupo, sos tan idiota que ni merecés tener un grupo. El que un grupo tenga un portavoz no lo hace menos horizontal, de la misma forma que el tener un tesorero no lo convierte a este es su dueño. En particular un conflicto como este no se pelea tanto en el terreno de los hechos -como los asambleístas quieren creer para hacerse los machos- sino en el de la opinión y los convencimientos.

2) Yo también supongo que la acción de Botnia puede ser a mediano y largo plazo mucho más dañina que las idioteces de las asambleas. Pero su caso está mucho mejor planteado y por lo menos han establecido una duda acerca de esto. Por otra parte una hijadeputez no exime a otra, sobre todo cuando la otra es inútil. Es como el tipo que le pega a sus hijos porque le pagan mal en su laburo: sí, el capitalismo es una mierda, pero él también, y nadie lo obliga. Por otra parte todavía me parece que no se ha llegado al fin en cuanto a daños que los asambleístas pueden ocasionar.

3) Que Gualeguaychú no tenga ninguna ligazón con el gobierno argentino lo desmiente tanto su situación territorial como la fluída relación que han tenido con Busti cada vez que les ha convenido. Que sus piquetes han estado financiados no es una suposición, es un hecho. No hay ninguna militancia persistente y full time que soporte el no estar financiada.

4) Sin dudas que las garantías uruguayas son un fiasco; pero ahí era el terreno sobre el que presionar, en lugar de llamar a la guerra y pedir la relocalización.

5) Botnia estaba construída en un 60% y había ya invertido 1000 millones de dólares cuando Ence se retiró; era ilógico e infantil pensar que iban a moverse, a menos que Uruguay o Argentina le ofrecieran pagarle todos los costos de esto más daños y prejuicios, es decir, supongo que unos 2000 millones de dolares (sin contar lucro cesante). En el caso de Uruguay, supongo que eso le costaría, yo qué sé, eliminar la educación pública o algo así, en el caso de Argentina bastante menos, pero igual jamás hubo una oferta. Tu párrafo tiene además una gran contradicción; si Ence se fue porque se le cantó, entonces toda la militancia asambleísta en su contra fue al santo pedo y todo tuvo que ver con la decisión de la empresa (lo cual sería extraño ya que Ence ya había comenzado sus obras cuando se retiró, y ahora se está relocalizando). Entonces no hubo ningún éxito del que hablar, solamente otro fracaso cruel e inútil.

6) Suelo mezclar las cosas y las bebidas, pero no los escritos sobre los que discuto; yo no mencioné a Fanapel ni en mi post ni en mis comments, cosa fácil de verificar si no te apuraras tanto a contestar. Sí introduje el tema de las papeleras del Paraná, en la misma cuenca acuífera del Río de la Plata que ambos países comparten tanto como el Río Uruguay y que Argentina contamina en forma infinitamente mayor a Uruguay. Pero ya que lo traés a cuento, lo de Fanapel también tiene que ver: por lo que se sabe, incluso por lo que sostiene Greenpeace, una fábrica vetusta como Fanapel contamina mucho más que Botnia aunque sea mucho más chica. Lo cual es, sin duda, problema de Uruguay, donde está instalada, al igual que Botnia. Si se va a tomar el problema ecológico en forma regional -como yo creo que hay que hacerlo porque a los circuitos del ecosistema le chupan un huevo las fronteras- Fanapel y las pasteras del Paraná son un problema igual o mucho peor que Botnia; si no se toma el problema como un problema ecológico y simplemente se le vuelve un problema económico, es decir, ese prejuicio económico que le puede hacer Botnia a algunos dueños de balnearios argentinos y que se arreglaría con la relocalización, bueno, en el caso de que sea solo un asunto de prejuicios económicos me quedo del lado de los laburantes de hotelitos y estaciones de servicio de Fray Bentos y me cago en la cara de los vociferantes del otro lado. Qué le vamos a hacer.

Yo repito lo que dije antes y lo que pensaba hace un año: si esta es una lucha ecológica que pretende discutir los sistemas de producción del Cono Sur, sin dudas que estoy contra Botnia y cualquier simil. Pero acá, seamos sinceros, lo único que importa es la relocalización para que a dos o tres dueños de campo no se les cague la vista desde la estancia. Es eso y un montón de gente que fue rechazada en Gran Hermano y que encontró su forma de salir en televisión y sentirse importante. Y algunas personas genuinamente preocupadas y a las que comprendo, que posiblemente fueron de las primeras en movilizarse pero que ahora hace tiempo que perdieron el control de las cosas.

faraway dijo...

Bien, discrepo en 1 y 2 y veo que en eso no llegaremos a acuerdo. Para el tercer punto no tengo datos que desmientan tus dichos, pero si me decís tus fuentes con gusto te creeré. Sí he oído hablar de colectas que financien una cierta “persistencia”. Pero primero hablaste de la financiación como “duda razonable” y ahora como un “hecho” y que no se discuta más. En el 4 vamos casi igual, pero el 5 me inquieta. Vamos, que Ence nunca se habría retirado si no hubiera habido quilombo.
Lo de Fanapel lo inventé yo. My mistake, pero ya que estamos traigo a colación que Fanapel cambió su vetusta tecnología contaminante por una menos jodida, y eso fue un efecto de la lucha de Gualeguaychú. Éxito y fracaso son términos relativos.

De ninguna manera me parece que cortar un puente sea una medida tan violenta como pegarle a un hijo, la comparación me suena un tanto arrojada. Por lo visto diferimos enormemente en nuestra concepción de la violencia. Salud y qué bueno eso de mezclar bebidas.

benito dijo...

No es cuestión ni de fuentes ni de suposiciones vox populi: la administración Busti ha confesado públicamente su colaboración económica con las asambleas y estas no lo han desmentido, también lo han hecho empresarios rurales de la zona y una cuestión de simple sentido común: nadie hace militancia física 24 hs si no obtiene alguna retribución a cambio. Por otra parte los desmentidos de los "peajes" fueron tan lamentables que hubiera sido mejor no desmentir nada. Esto no es necesariamente malo; todas las campañas se financian de una u otra forma, pero a estas alturas ya nadie duda de que hay un grupo de personas que hicieron de esto su modus vivendi, lo cual distorsiona cualquier tipo de reclamo. Si hablé antes de "duda razonable" fue un eufemismo.

¿Quiero decir con esto que es ese el motivo de los cortes? No, en absoluto, de hecho no lo creo, es solo que la asamblea ha sido muy poco resistente al ser ensuciadas por ese lado en un conflicto en el que no solo hay que ser honesto sino también parecerlo. Y hace tiempo que la Asamblea no lo parece, pensemos en los horripilantes ejemplos de sus emergentes (Carrozzo, Piccoloti).

En cuanto a lo de Ence hay algún teléfono descompuesto, tal vez el mío, pero en un párrafo me decís que Ence se fue porque se le cantó y en el otro que se fue por la presión de Gualeguaychú, ¿en qué quedamos? Yo pienso que se fue por una combinación de cambios de miedo al conflicto, cambios internos empresariales y una cierta presión del gobierno argentino. Ahora se va a instalar sobre el Río de la Plata, lo que supongo que para Gualeguaychú es buenísimo.

Yo he estado y sigo estando de acuerdo con los medios de visibilidad de la gente invisible. Es decir, estuve totalmente de acuerdo con el movimiento piquetero original y su llamado de atención sobre los desplazados del menemismo, y estuve de acuerdo en los primeros cortes de los puentes, cuando el ninguneo hacia los reclamos de Gualeguaychú era aterrador. Pero eso no quita que sea una medida violenta o violentísima; hay un cierto romanticismo de izquierda que presupone que es una medida que solamente jode a unos cuantos burguesones que andan haciendo turisto en auto y no es así: hay laburantes que pierden sus empleos, soluciones que no llegan a tiempo, personas que se desencuentran, oportunidades perdidas y un recorte de libertades de corte lisa y llanamente fascista a menos que se pruebe que se evita un mal mayor, cosa que la asamblea no probó porque no puede hacerlo. Vos decile al tipo que tiene que arreglar un asunto urgentísimo del otro lado del Uruguay, o que va a ver por última vez a un pariente, que, pongamos, un corte sorpresivo en Concordia no es violento. Dejate de joder. Yo no estoy en contra de la violencia, estoy en contra de la inconciencia con respecto a la misma. Y le sumo otra característica negativa a esta violencia en particular: la cobardía. Cualquier militante clandestino por lo menos sabe que su elección por una medida violenta lo hace susceptible de represión. Los cortes de puentes, bendecidos con la promesa de no-represión por parte de su gobierno, son tan cómodos y seguros como ir al supermercado.

faraway dijo...

Tenías razón con lo de la financiación, lo acabo de chequear y estabas bien, lo admito. Voy a tener que replantearme algunas cosas. Otras no tanto, sigo difiriendo contigo en algunos conceptos.
Y te aseguro que el teléfono descompuesto no es mío, nunca dije que Ence se fue porque se le cantó.
Quiza la siga otro día. Abrazo.

benito dijo...

Leo ahora en Página 12 sobre que el gobierno de Entre Ríos está estructurando un plan de contingencia para "monitorear los cambios de salud que puedan producirse en la población como consecuencia del funcionamiento de la pastera Botnia en Fray Bentos".

El plan, que va a estudiar los "cambios que se vayan produciendo en la salud de la población" de entre un grupo de "1.000 personas de entre 5 y 15 años de edad". La causa es la "intoxicación sufrida hace unos días por una docena de trabajadores de la pastera y cuatro ciudadanas de Gualeguaychú, como consecuencia de la volatilización de sulfuro de sodio" (Página 12 no escribe "supuesta" en el caso de las cuatro ciudadanas, a pesar de lo dudosísimo -por no decir imposible- de su intoxicación).

Todo esto es de una pelotudez increíble; si bien el daño al ecosistema y por ende al ser humano es una posibilidad, ningún ecologista medianamente informado ha sostenido la posibilidad de intoxicación seria y colectiva de una ciudad situada a 20 km. de la planta. Pero sin embargo se hace este estudio, ¿por qué? porque hay 300.000 pesos de presupuesto para repartir a lo Picolotti en estos estudios al pedo (que podrían tener sentido si se hicieran sobre el río, es decir, cerca de la fábrica).

No, esto no tiene hoy en día nada que ver con la ecología.

faraway dijo...

Como nadie puso ningún otro comment la sigo, porque queda lindo un uno a uno en este sitio.

Sin dudas la asamblea de Gualeguaychú la está cagando con su discurso y con la imagen, más ahora que me decís que está siendo financiada por ciertos grupos de poder. Tenés toda la razón.
Pero hay algo que me gustaría agregar. Vos estás diciendo que desde que Ence se retiró la lucha de Gualeguaychú ha sido estéril. Que no ha ganado nada concreto y que sólo ocasiona daños. Yo no estaría tan seguro.
Sin duda desde la retirada de Ence, Gualeguaychú como pueblo (como pueblo abocado a sus propias inquietudes, egoísta, si querés) no tuvo un triunfo concreto, sobre todo conociendo que su único objetivo es la retirada de Botnia. A ti no te gustan esas aspiraciones maximalistas, pero a mí si me gustan en algunos movimientos sociales. (si yo fuera militante activo por que aparecieran restos de desaparecidos no abandonaría mi lucha porque aparecieron dos o tres, sino que seguiría hasta el final, aunque ese final nunca llegara).
A lo que voy es que si bien es un fracaso para Gualeguaychú, es un triunfo para el Ambientalismo con mayúsculas. Que un tema ambiental tenga repercusiones en La haya es un avance tremendo para la lucha del ambientalismo global. Que durante años tenga amplia repercusión en los medios sin dudas es un triunfo. Yo te decía del cambio de la tecnología en Fanapel, pero quizá muchas otras empresas estén haciendo cambios porque sabrán que ahora se les puede armar lío. A mí me parece muy bien que cada vez que un hijo de puta de estos quiera instalarse a jodernos a los tercermundistas se arme tremendo revuelo, que tenga problemas. Y no, unos puentes cortados no me parece un precio muy caro a pagar.
Los movimientos sociales muchas veces avanzan a un nivel subterráneo, invisibles. Desaparecen y vuelven a resurgir años más tarde, con mayor fuerza. Ocurrió en este siglo con el feminismo, por ejemplo, con notorios avances en su lucha.
Muchos derechos de los que hoy gozamos existen porque gente murió por ellos. Porque hubieron algunos triunfos pero muchísimos fracasos. No soy positivista ni romántico perdido ni nada de eso, pero creo que estás viendo el conflicto con una perspectiva demasiado coyuntural. Es todo. Ahora sí no molesto más.

Marujita dijo...

"A lo que voy es que si bien es un fracaso para Gualeguaychú, es un triunfo para el Ambientalismo con mayúsculas. Que un tema ambiental tenga repercusiones en La haya es un avance tremendo para la lucha del ambientalismo global."

Una conclusión peligrosa.

regina dijo...

Benito, recuerdo lo que escribiste en septiembre del año pasado en Fuck you, ya entonces hablaste de la soberbia e ignorancia de los asambleístas y de los errores que cometían, y estuve de acuerdo con vos como lo estoy ahora; llegué a discutir con varios connacionales porteños que no parecen demasiado molestos con la podredumbre del Riachuelo porque no viven en sus orillas pero tomaban la causa de los ambientalistas como una excusa para reverdecer su chauvinismo siempre latente, y recomendé a muchos tu post.

Michel Wilheim Cacho dijo...

escuchame conchudo es la última vez que visito tu blog, por suerte, y te saco de mis link no porque no tengas capacidad, porque sos un bocho total, tenes talento como decia onetti, sos lindo sos querible, pero no dejas de ser un puto imbecil de izquierda, bien conchudo, caiste en las trampas, decidiste de que lado estabas y ese dia moriste para la inteligencia como tantos (cortazar, borges, benedetti , galeano, que si ? voy a juzgar a todos? claro que si!!! mentes superiores inteligenetes, bueno ta, galeano no, pero por favor, capaces de crear tanto!! incapaces de abandonar la miserable realidad? bien imbecil bien nostalgico, que no sabe como mierda hacer para explicar la confianza en la dupla kirchner vazquez sin estar 30 años en el pasado y sin poner compararse a ningun país del mundo moderno, si podes no me publiques y si es mas favor no me respondas salvo que sea privado,no por nada , sino porque no quiero mas que nadie que vos lea esto, te insulto por impulso vital, te voy a querer por tu talento hasta el día de mi muerte o hasta que me acuerde que es lo mismo.

benito dijo...

no tengo mucho interés que digamos en contestar, y menos en privado, a alguien que me llama "conchudo", pero vale la pena agregar que sos vos el que se contesta a sí mismo y el que se armó en su cabeza el que yo soñara en la esperanza de una entente de hombres de bien formada por Kirchner y Vázquez. Eso es tu problema, no el mío, yo lo único que creí es que era una buena coyuntura histórica para profundizar un bloque económico-político.

Lo demás, lo de derecha-izquierda, lo de puto imbécil etcétera, puf, qué le vamos a hacer: hay imbéciles que creemos que el estado es más o menos susceptible a los individuos e hiper-imbéciles que creen que el mercado es una forma de democracia. Supongo que eso divide hoy en día a los de izquierda de los de derecha. Me chupa un huevo donde me ubiques.

sissi dijo...

benito, te quiero igual. And you know it.
Cacho, no se lo que te ofende tanto. Posiblemete tu incapacidad.
Hace rato que no tengo ganas de comentar aquí, pero tu comment me terminó de sulfurar: cariño, hay un montón de lugares boludos donde tirar tus frustraciones, usalos y no nos hagas perder tiempo.
Benito: nos prometiste una moderación, por favor usala porque sino esto va camino a FYT.

P.S. me encantaría saber porqué al intentar insultar se usa "conchudo". Por lo que a mí me toca es un halago...enfin.

martín dijo...

Benito: La verdad es que igual no se que tan factible hubiera sido esa integración entre los países si no se hubiera producido el incidente botnia.
Hace un tiempo pensaba como vos, pero ahora no estoy tan seguro, no creo que pasara de buenas intenciones o de la concreción de algún proyecto muy específico, un buen negocio, apoyo mutuo en cuestiones internacionales, cosas de esas. Pero nunca el inicio de un camino de unificación total como vos vaticinabas (y supongo que deseás). En lo que si estoy de acuerdo, es que por ciertos gestos pre electorales de los dirigentes y por esa sensación térmica que de alguna manera se vivía hace un par de años, ambos pueblos estaban en las puertas de un proceso de hermandad como hace tiempo no se vivía (creo), que seguramente hubiera desembocado en algo bello, y tal vez con ambos gobiernos haciéndose eco un poco de esa sensación y generando algún canal. Realmente hubiera sido lindo. Pero ta, como sabemos, la estupidez no tiene límites. Los entrerrianos hicieron lo que hicieron y la mayoría de los uruguayos sacamos a la superficie lo peor de lo peor de la peor manera. Ahora el daño está hecho, pero viendo como se dieron las cosas, nos lo merecíamos. Lo otro hubiera sido una mentira, una sensación, un clima. La verdad es que somos una basura, como dijeron antes, xenófoba y chauvinista.

Michel Wilheim Cacho: tu comment es de lo más hilarante que leí en un blog últimamente. La sintaxis, los argumentos, las contradicciones, la paranoia, todo, no sé, es fascinante. Una lástima que no vayas a escribir más por acá.

(Nota: benito, pedí que aflojen con la publicidad de la radio porque estoy empezando a odiar la cancioncita, y no se lo merece)

benito dijo...

sigo con la moderación de comments, pero dejé el comentario insultante porque me pareció interesante en términos esquizoides, en el sentido de que carajo es la percepción que se tiene de este blog.

pero la percepción distorsionada no necesariamente es muy distinta en cuanto a juicios mucho más amables como el de martín. Veamos, ¿qué era lo que había yo escrito acerca de la hermandad de los pueblos, el abrazo fraternal de las izquierdas rioplatenses y todo eso? Vuelvo a reproducirlo: "Por varios hechos circunstanciales, entre las que estaba la evidente ayuda de Kirchner en el triunfo en la primera vuelta de Vázquez, pocas veces Argentina y Uruguay estuvieron tan cerca en términos políticos y de intereses mutuos como en el 2005, generándose una oportunidad única de profundizar una integración que uno soñaría que en algún momento del futuro fuera total".

Yo sé que lo que se connota puede ser más importante que lo denotado en algún texto, pero yo no veo en esto ningún llamado idealista a la fraternidad ni de esperanzas con respecto a personajes como Vázquez -a quién detesto notoriamente y voté en la sí ingenua creencia de que en un partido como el FA su cargo sería más bien nominal- o Kirchner -quién me cae mejor pero de quién nunca olvido su condición de bestia de poder peronista-, ni tampoco ninguna alusión al abrazo simbólico de pueblos.

Creo desde siempre que la separación Argentina-Uruguay es un error histórico que cualquier uruguayo puede confirmar simplemente con ir a Brasil, a Chile o Paraguay y comprobar lo abismal de las diferencias idiosincráticas entre la idiosincrasia predominante en el Río de la Plata y la de estos países. Creo también que hay pocos sentimientos colectivos tan viles, mediocres y estúpidos como la siempre alimentada xenofobia uruguaya con respecto a los argentinos. Creo también en la política como última barrera de defensa ante la brutalidad del capitalismo moderno y su supuesta democracia de mercado, y no creo en las fronteras. ¿Es esto estúpido y naive? Puede ser, pero no me suena tan idiota como decir "el Uruguay va a arrancar si atrae la inversión" o fábulas similares.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Hacía tiempo que no me cagaba tanto de la risa como con el mensaje de michel wilhem cacho. Estuve tratando de descifrarlo, pero tiene tantas aristas, tantas extravagantes desconexiones que me es imposible descifrar (y eso que he trabajado más de una vez en el Vilardebó). No sé si es un paranoico en un inusitado pináculo de desintegración psíquica, un tipo sufriendo un Bouffé delirante o un ejercicio digno de Tristan Tzara. De una u otra forma, realmente hilarante, sobre todo por lo de conchudo.

benito dijo...

Un par de cosas sobre lo acontecido el día de hoy (miércoles 29) en la inauguración del puerto de Nueva Palmira.

1) No sé qué mierda estaba pensando ese genio de Vázquez al asistir a esa inauguración: el hombre no tiene tiempo para asistir a la celebración de fechas patrias (no es que me importe, pero a muchos sí) como el 18 de julio o el 25 de agosto, pero sí tiene tiempo para viajar hasta Colonia a poner la jeta en la inauguración de dos enormes galpones. Justo cuando supuestamente el gobierno está enojadito con Botnia por intoxicar a doce obreros y cuando sus portavoces dicen que el gobierno uruguayo no "defiende empresas", justo cuando era relevante hacer un gesto de distanciamiento, va el mamadera este e inaugura el puerto como si fuera un empleado de Botnia. Un acto de provocación totalmente al pedo, que algunos pelotudos interpretaran como "un gesto de soberanía", cuando es simplemente un gesto de mamón con ínfulas de estadista.

2) Me chupa un huevo la supuesta violación de las aguas territoriales por parte de la más bien escueta protesta de la Asamblea de Gualeguaychú, me chupa un huevo que le hayan gritado "cagones" a los políticos uruguayos. En cierta forma está dentro de las reglas del juego. Ahora me gustaría preguntar; ¿para qué todo el despliegue de banderas argentinas? ¿es la albiceleste la bandera de la ecología ahora? ¿no se dan cuenta esos idiotas chupavelas que lo único que hacen es embanderar su protesta como una rabieta futbolera-nacional? ¿se creen terribles patriotas por hacer una protesta hiper-permitida? ¿piensan que sirve para algo más allá de reafirmar lo que casi todo el mundo piensa sobre ellos?

Marujita dijo...

"te insulto por impulso vital"

Fascinante teoría Cacho.

Guillermo de Baskerville dijo...

Leí casi todos los comments y estoy exhausto, por eso el mío es cortito y al pie.

Botnia va a contaminar, eso es un hecho, estará en el control que se le imponga, la cuantía en que lo haga. Igualmente los asambleístas no tienen el criterio moral necesario como para exigir nada, no estan viendo la viga en su ojo, ellos tienen otras pasteras peores, con tecnología obsoleta y nunca armaron semejante kilombo. ese debería ser el argumento punta de lanza del gobierno nuestro. A mi me daría mucha vergüenza quejarme del olor que emana de una procesadora de pescado que eventualmente se instalara frente a mi casa, si simultáneamente tengo en el fondo de esta un basural y perjudico con él a los demás vecinos. Es simple "no hagas lo que no te gusta que te hagan" y si alguien halla poco sofisticada esta frase, entonces que lea "Fundamentación de la metafísica de las costumbres" de Kant, les va a llevar una semanita por lo menos.

Discrepo con Benito sobre la igualdad de idiosincrasias con los argentinos, no me identifico ni ahí con ellos. Hubiera preferido ser colonia inglesa antes que provincia argentina. Los argentinos son plaga mundial, la viveza criolla ( que es más patrimonio argentino que yorugua) nos ha dejado pegados por todos lados, desde colarse en un juego de disney, cholearse las toallas de los hoteles, hasta actos de corrupción de mayor envergadura, como el 6 a 0 a Perú, las matufias de Menem y Rodriguez Saa etc. La historia muestra que supimos sobbrevivir a pesar de argentina, y no estoy dolido ni despechado, es que creo que ellos nos aborrecen también ( dicho sea de paso hay una encuesta reciente que muestra el alto grado de rechazo de los adolescentes argentinos a los uruguayos. Reitero (y no es mi intención crispar los nervios de benito ) pero creo que Si salió algo mal en la historia de la ROU fue no haber permanecido como colonia inglesa, seríamos como Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica, USA, en fin primer mundo, (No pongan a india porque su población siempre fue mayormente nativa de esa tierra, es otro caso).

benito dijo...

Bueno, a mí me gustaría medir 10 cm. más, tener el cabello lacio y rubio y no ponerme rojo por el sol, pero las identidades y sus proyecciones dependen de lo que somos y sus desarrollos posibles, no de la imitación de lo que no somos.

Es dudoso que históricamente Inglaterra hubiera tenido alguna intención de mantener un colonia permanente en esta parte del Atlántico, y de haber sido así lo más probable es que la historia uruguaya hubiera estado más plagada de guerras de lo que estuvo. Pero a la postre es como especular que hubiera pasado si la ROU hubiera sido conquistada por una flota de mongoles; el país no es estos miles de hectáreas entre el río de los pájaros pintados y el Chuy, sino las etnias que lo poblaron, cuando yo hablo de que para mí la nación rioplatense es solo una es por eso mismo, porque la división fue completamente política y no étnico-cultural (una genial invención de los ingleses, ya que estamos).

Una de las cosas que siempre me ha divertido es la de señalar diferencias entre los montevideanos y los porteños, y es divertido porque son muchas y algunas de ellas muy importantes, pero necesita un cierto ejercicio mental. Si uno hiciera lo propio con cualquier otra nacionalidad, incluyendo los españoles e italianos que componen nuestro origen migratorio, el ejercicio pierde interés, porque las diferencias son tantas que no tiene la menor gracia señalarlas.

Sin querer ofender me parece de lo más tonto estar hoy en día apuntando con el dedo hacia la supuesta gran corrupción argentina en contraposición a la local; la diferencia de corrupción entre un Menem y un Sanguinetti o entre un Rodríguez Sáa y un Antía es meramente de grados de explicitud, e inclusive el hecho de que la corrupción uruguaya sea menos explícita ha colaborado a hacerla más estructural. Sin dudas que hay diferencias entre los sistemas políticos argentino y uruguayo, y posiblemente el nuestro tenga varias ventajas sobre el de la vecina orilla, pero no es la honestidad una de ellas. Por otra parte, yo me animaría a decir que la "viveza criolla", esa especie de corrupción en chiquito que ventajea en las menores cosas, es algo más extendido entre los tímidos orientales que en Argentina, donde suele ser castigada en forma sumaria mucho más frecuentemente. Ante la duda sugiero consultar las últimas encuestas culturales realizadas en los asentamientos y comprobar que un enorme porcentaje de sus habitantes considera dicha "viveza criolla" como un instrumento válido y útil.

Por último; el buzón de la gloria de las colonias británicas ya está un poco desteñido, y si bien es innegable la prosperidad de algunas de ellas (que suelen ser las compuestas en su mayoría étnica por descendientes de ingleses), es una historia siempre contada por la mitad y desde un punto de vista tan cipayo que da vergüenza. Batlle y sus lacayos se han gastado la lengua de tanto poner como ejemplo a seguir por el Uruguay el de la orientación agraria de Nueva Zelanda, omitiendo el pequeño detalle de que en Nueva Zelanda está estrictamente prohibida la compra de tierras por extranjeros, por dar un ejemplo menor.

Y si el norte es lo anglo en oposición a los sucios argentinos, se podría señalar también que la sociedad argentina es una sociedad muchísimo más anglófila en lo cultural (en contraposición a la uruguaya, que es más francófila) y cuya clase social dominante rural (su oligarquía, digamos) está compuesta en un enorme porcentaje por descendientes de ingleses. Si el asunto viene por ahí también estamos meando fuera del tacho.

coriun goes to hollywood dijo...

Yo pienso mas en el futuro: hay que declararle la guerra a EEUU ya mismo, perderla en seguida (o rendirse antes de arrancar, para que gastar en polvora en chimangos?) y convertirnos en Puerto Rico II. Listo el posho: rubias tetonas y querendonas por todos lados, salario minimo de 600 dolares y una patria de verdad con la que identificarse. Eso es vida!

Marujita dijo...

En Nueva Zelandia tampoco se pueden heredar las tierras.

"hay una encuesta reciente que muestra el alto grado de rechazo de los adolescentes argentinos a los uruguayos"

La FEUU y la FUA desmintieron que exista la famosa encuesta que tengo entendido salió en Búsqueda. No me extrañaría que fuera falsa. Es bastante lamentable ver como la prensa uruguaya no para de alentar la xenofobia contra los argentinos en gral. El conflicto está totalmente localizado en Entre Ríos y la bronca existe en esa provincia. En el resto de Argentina no tiene repercusiones. Incluso hay molestia contra los cortes de puentes. En Uruguay pasa todo lo contrario y el conflicto se nacionalizó, en gran parte motivado por el gobierno uruguayo y apoyado, salvo algunas excepciones, por el chauvinismo de los medios uruguayos.

Ahora resulta que sos un patriota bárbaro porque defendés los derechos de una multinacional instalada en una zona franca, creada expresamente para que nos roben.

benito dijo...

Me parece más que obvio que no considero a Búsqueda la más confiable de las fuentes, pero si lo de la encuesta no es verdad por lo menos está muy bien contado. En realidad la opinión pública argentina, en un principio más bien desfavorable a los asambleístas, se inclinó bastante para el lado de ellos en los últimos tiempos, y es lógico que esto tenga sus consecuencias en los pendejos.

Y, viendo el monumental despliegue de imbecilidad que han hecho los medios y los portavoces uruguayos en el último fin de semana, habría que darles la razón. Parecemos una nación de retardados, y tal vez lo seamos.

Marujita dijo...

Dicen que es del Instituto Gino Germani de la UBA que es una buena referencia. Yo no encontré la famosa encuesta de la que habla Búsqueda. Sí encontré otra encuesta reciente del mismo instituto que justamente dice todo lo contrario:

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0193/articulo.php?art=2598&ed=0193