miércoles, 7 de marzo de 2007

Eduardo Darnauchans

A las siete de la mañana Emiliano Cotelo dice "murió Darnauchans".

Cuando yo tenía alrededor de 17 años y, por supuesto, vivía con mi familia, mi madre escuchaba exasperada mis largas sesiones de Dead Kennedys, Hüsker Dü, Sex Pistols, Mothers of Invention y demás agresores sonoros con los que yo estaba abotonado en aquellos días. Un día mi madre me preguntó que era eso que había estado escuchando que le parecía muy hermoso y le hacía acordar a la poesía española que le gustaba y le gusta tanto. Era Darnauchans, musicalizando el triste y hermoso poema del mexicano Francisco A. de Icaza, 'Miente', que dice simplemente "No importa que no me quieras / si me quisiste mujer / dime si son de placer / tus ojeras / No importa que no me quieras / engañame por favor / dime que son de dolor / tus ojeras".

Muchas veces después de ese día mi madre me pidió que pusiera esa canción tan bonita del Darno. Fue la primera vez, desde que había dejado de ser un niño, que sentí que coincidía en algo con esa mujer que al pasar los años he descubierto como muy parecida a mí mismo, a quién debo cualquier valor anímico que tenga y que con el tiempo se ha hecho mi amiga; mi vieja.

Seis o siete años después estaba en Salvador, estaba esperando un ómnibus en compañía fortuita de una muchacha paulista llamada Simone, en una zona peligrosa de la ciudad en la que habíamos terminado en una noche de aventuras inverosímiles. Simone, que era de una belleza tan impactante que me asustaba, después de escucharme mencionar que yo había cantado en una banda de rock me pidió, en un tono al que ningún hombre puede negarse, que le cantara una canción uruguaya. Era tarde y siempre me dio vergüenza cantar a capella, pero se me ocurrió que lo más melodioso y dulce que conocía era 'Final', ustedes saben:

"Cuando te sientas sola / frente a la oscura puerta / y aquella lluvia incierta / toque tu sien y corra / recuerdame mi mejor vez / recuerdame / la espina no la flor la flor / si es que hubo flor".

A Simone le gustó la canción, y le gusté yo, y los días que siguieron a ese momento tal vez sean los días que pasen corriendo delante de mis ojos en mi último minuto.

Tuve la oportunidad de hablar muchas veces con el Darno, y, cuando tuve confianza, le conté sobre ambas canciones y ambas situaciones. No sé si le habrá importado, el Darno era tan respetuoso y sensible que todo parecía importarle. A mí me importaba contárselo porque, supongo, era mi forma de agradecerle.

Y nada, en realidad para él no mucho, pero estoy hablando sobre mí.

Lo otro es el misterio en el que espero que él esté satisfecho.

41 comentarios:

benito dijo...

El primer comentario es mío porque esto no quería escribirlo en el resto del post: la noticia de la muerte de Darnauchans , el cantante más perseguido por la dictadura, uno de los artistas más respetados y queridos del país, un muerto aún joven de la mejor generación de músicos de la historia de Uruguay, fue una noticia de cuarta, de tercer bloque del informativo.

Todas las radios lo mencionaron pero salvo algunas honrosas excepciones ( J. Rosenberg entre ellas) fue un dato triste y parcial: la muerte de uno de los cuatro o cinco mejores compositores de su época y uno de los pocos héroes culturales de la resistencia anti-dictatorial es solo una noticia de cuarto o quinto bloque mientras se hace un destaque gigantesco -en todos los canales, en todas las radios- de que faltan sólo 48 horas para que llegue a Uruguay George Bush Jr.

Mientras escribo esto, en el noticiero -que todavía no ha pasado nada sobre el Darno- se cuenta que un tal Martín ganó el concurso del mejor pizzero del mundo. Para el próximo bloque anuncian que Peñarol por fin ganó un partido de fútbol.

Hoy el Darno se murió, García Pintos, Tabaré Vázquez y el nuevo subsecretario del ministerio del interior -hombres que no merecerían atarle los cordones- fueron mucho más importantes para los medios y sus acciones merecieron mucho más espacio.

Ojalá se agarren herpes en el culo, todos y cada uno de los manipuladores de materia fecal que deciden la importancia de las cosas.

benito dijo...

Addenda: Canal 12 y Aldo Silva -a quién no hay por qué dudarle su admiración y congoja, teniendo en cuenta su relación cercana con la música en los mejores tiempos del Darno- hicieron un informe de lo más decente, a pesar de haberlo relegado al último bloque (tal vez como efecto dramático, en mi opinión errado).

De cualquier forma el ninguneo de los medios no debe de ninguna forma identificarse con el de los músicos y los artistas que, fuera por los motivos que fueran -no me importa-, se portaron muy bien con el tipo en los últimos tiempos.

krahd dijo...

increíblemente adecuada me pareció la cita de cortázar que posteó un amigo acá .

abrazos

Clementina dijo...

Benito, justamente me encuentro con tu comentario y venía directamente a decir eso. Fue una noticia de cuarta, como que si a nadie le importara. Yo que sé, no era un escucha fiel de su música, pero el tipo me merecía mis respetos. De alguna forma haberme enterado de su muerte y encima por la pelotuda de Soledad Ortega exEstiloahoraRadioCero (estoy obligada a escuchar esa radio ocho horas al día)que no tuvo mejor forma de homenajearlo que pasando El Instrumento en versión Buitres. Bueno, pero iba a lo de la noticia de la muerte. Quedé totalmente asombrada cuando Blanca Rodríguez mandó "acá van los diez títulos del día" y la noticia del Darno ocupaba el octavo lugar, justo antes de la noticia de que la pobre de Naomi Campbell tendría que barrer un edificio por haber agredido a su empleada doméstica. Me paré y me fui. Pensé que era de demasiado mal gusto. El Darno murió solo y de tristeza. Significando lo que significó, no merecía algo así.
Benito, era eso. Tu post me gustó mucho porque son palabras sinceras, de esas que no abundan en los noticieros.

recién llegada dijo...

Lo de canal 12 puede tener su porqué. Si ví las mismas imágenes que usted, entonces me parece que fue un levante de La Púa, donde meses pasados el adelantado Carlos Dopico le había realiazado un programa especial al Darno. El material estaba ahí... que se yo...igual bien, ofio.

Y casi sello oriental... "El Darno es uno de los cuatro o cinco mejores compositores de su época y uno de los pocos héroes culturales de la resistencia anti-dictatorial" que murió en su cama, con muy poca plata pero con dignidad, habiéndose asombrado cuando en su último recital colmó las localidades... no sé... todo es muy raro en Uruguay.

La importancia en la escena cultural no te garantiza un buen pasar, y eso... eso también enferma, y mata.

Rodrigo dijo...

Bueno, yo casi me caí de espaldas porque Clarín sacó la noticia en red, ayer. Obviamente la nota ocupaba seis renglones, pero viniendo de gente que ama nivelar para abajo, es sorprendente.

No verifiqué si en la edición impresa de hoy sale algo.

benito dijo...

Bueno, yo creo que el hombre no murió solo. De hecho la muerte de Patricia había hecho que muchos de sus amigos se preocuparan (siempre estuvieron preocupados, era un tipo muy querido por sus amigos) y lo acompañaran, pero lo de la prensa es más que vergonzoso patético. No "patético" por la pena que a uno le pueda dar el Darno, quién para bien o para mal ya está más allá de esas mediocridades, sino patético en relación a los comunicadores, es patético el que estén a cargo de informar y sean tan asquerosamente ignorantes que no puedan evaluar que en una de esas ese hombre fuera más importante que una frase hecha del Pepe Mujica sobre nada (y puse un ejemplo de supuesta importancia política porque si pongo a la conchuda de Naomi Campbell o al campeón mundial de los pizzeros termino dándole una piña al monitor). Es tan bajo, está tan relacionado con las cosas que escribí en mi anterior post (ese larguísimo e infumable) que no se puede creer. Lo de Canal 10 fue simplemente abominable, pero hoy no escuché un puto programa en la radio en el que se dijera "ayer se enterró a Darnauchans".

Por esto trato de rescatar las islas; sin dudas que Canal 12 -que a la mañana había hecho un papelón con el impresentable de Daniel Lucas siendo incapaz de pronunciar bien el apellido del Darno- usó el informe de Dopico para La Púa, pero al menos ese informe existió previamente (es decir, que hubo un interés previo) y sinceramente creo que A. Silva sabía perfectamente de la valía del Darno y que al hablar de él no lo hizo sin conocimiento o en piloto automático. No tengo muchas cosas que elogiarle a Silva, pero en este caso, como ya lo dije, le doy la derecha.

Montevideo.comm también hizo una cobertura proporcional y de hecho es la fuente que subió online el material en el que se han basado casi todos los escuetos informes que se hicieron al respecto. Y otro medio, al que estoy relacionado y por eso no nombro, fue el único cuyo director -un hombre increíblemente ocupado- se hizo de un rato para escribir unas líneas sobre semejante músico.

sensei dijo...

una vez fui con la que era mi novia a un concierto de darnauchans en la calle julio herrera y obes (no recuerdo el nombre del local). teníamos muy poca plata (la justa para tomar unas copas; pero no la suficiente como para las copas en el local, la entrada y unas copas después.). nos chamullamos al portero y nos dejó pasar ¡con la promesa de que volviéramos a la siguiente semana! adentro había muy poca gente y el concierto, según recuerdo, fue muy disfrutable.
un par de horas después (tres y pico de la madrugada de un miércoles) entramos en un bar de la calle san josé (el iberia, creo). sentado junto a una ventana estaba el darno hablando acaloradamente con otro tipo, whisky con hielo en mano. por lo que pudimos escuchar, el darno estaba indignado porque la poca afluencia de gente a su concierto se debía a que todo el mundo estaba en el palacio peñarol viendo a sabina. al rato se puso a escribir, con la misma pasión con la que hablaba, sobre una servilleta. yo me hice la cabeza de que estaba escribiendo una canción y que estaba siendo testigo de algo importante. cuando teminó le dio el papel al tipo que estaba con él y le dijo "tomá, llevale esto al gallego".
hubiera dado lo que me quedaba en el vaso por saber qué ponía esa carta.
cuando nos fuimos, la que entonces era mi chica le dijo: nosotros te fuimos a ver y nos gustó mucho. el darno la miró y sonrió.
es el recuerdo más personal que tengo de él sin contar los conciertos y me pareció simpático contarlo.
chau, loco.

benito, su vuelta es la mejor noticia, al menos, de la semana.

sensei dijo...

ojo, lo que conté es una construcción a partir de las frases sueltas que oímos.

fer dijo...

¿Qué tendrá Final? No es mi “canción favorita” del Darno, sin embargo ayer, cuando un mail me enteró de su muerte, fue la que empezó a sonar en mi cabeza. Ahora, mientras leía el post de benito, tuve que cantarla. Ya anoche había estado cantando, pero más bajito, para conjurar el terror que me trajo la agudísima sirena que estuvo sonando a eso de las tres de la mañana (supongo que en razón de la visita del embajador de la guerra): Perdidos en la noche. Lo que no entienden los que siempre dijeron “qué bajón, el Darno” es que para los desconsolados su música y sus palabras alivian, salvan, tienen esa maravillosa capacidad.

benito dijo...

El recital que menciona sensei debe haber sido parte del ciclo que el Darno dio en Amarcord en el 97 o 98. Lo recuerdo porque fue la última vez que lo vi en vivo y porque fui a verlo acompañado por alguien muy especial.

sissi dijo...

Fer, tenés razón.
Ese trovador supo enamorar y sanar con igual intensidad a todos los desconsolados. Bastaba ver la variopinta concurrencia de quienes lo acompañaron ayer de a pie y bajo lluvia para despedirlo.

Contrariamente a lo que muchos piensan le cantó más al amor o a su falta que a la muerte.
Y es precisamente muerte la palabra que más he escuchado en estas horas. Y en la que quiero detenerme un poco.

Algo en lo que todos los medios coinciden, hasta los más impresentables, es que el Darno está muerto.
Porque está muerto,verdad?
Si claro, pero hay que ser cuidadoso con el lenguaje.
Porque qué significa que el Darno esté muerto? Significa que ya no está vivo?
No exactamente.

Creo que muerto es aquel que no puede vivir por sus propios medios. Aquel que para seguir siendo vivo necesita de otros.

Puede ser entonces que si hacemos al revés de hospitales y médicos que ponen órganos de muertos en los vivos para que éstos sigan viviendo. Si nosotros los vivos, le prestamos nuestros ojos, y nuestras gargantas, nuestra piel y nuestras manos, para que su forma de ver, de imaginar, de sentir y de hacer siga estando viva. Si logramos eso, tal vez esta irracional ilusión de revivirlo que se me ha instalado se vuelva realidad.
Y le podamos hacer un merecido corte de manga a quienes sólo han podido decir que el Darno está muerto.

benito dijo...

Durante el último año he visto morirse prematuramente a un número significativo de personas que conocí y que eran demasiado jóvenes para morirse así nomás. Es como si hubiera vivido un año de mi séptima década de vida en medio de la tercera.

Ayer estuve escuchando uno de los discos en vivo del Darno, Noches blancas. No me gustan mucho los discos en vivo del darno, con ese sonido de guitarras folk con cuerdas de metal arpegiando arreglos de milonga, o bluseando al cuete temas como "Memorias de Cecilia" o "El instrumento". Pero como no tengo ninguna copia de Nieblas y neblinas era mi única oportunidad de escuchar la que me parece una de las más formidables (o la más, directamente) canciones del Darno: "El transeúnte". La mierda, esa sí es sobre lo negro, negro, negro: "Sentado, estás sentado / desertor de la vida y el mundo / con tu pequeña muerte / madrecita del dolor / Muere ensimismado en un café / tres minutos y después / la vida te recobra con un toque de alfiler" ¿Cómo iban a quererlo cantando cosas así? ¿cómo iba a llevar más de 500 personas? Creo que el mayor chiste que se nunca sobre el Darno fue el titular de "Últimas Noticias" de ayer: "Muere un ídolo popular".

Pero aprovecho este espacio para hacer algo que me encanta: corregir a la hiper-informada y siempre precisa Búsqueda: en la nota sin firmar sobre el Darno que editó el semanario el día de ayer dice que ED "en su juventud tuvo como referentes a Bob Dylan y a Leonard Cohen". Error; sin dudas que lo tuvo a Dylan, pero Cohen fue un descubrimiento del Darno maduro y ya treintañero. De hecho -y aunque él lo había escuchado un poco antes- Cohen fue un desconocido en Uruguay hasta principios de los 90, algo fácil de comprobar. Luego la nota dice que el Darno trabajó como corrector en Jaque y Posdata: nuevamente error; no sé que hizo en Jaque (creo que sí fue corrector pero no puedo asegurarlo), pero en Posdata fue columnista y que yo sepa jamás tocó un print. De nada.

Candida dijo...

Un gigante que ojalá ahora se le otorgue el sitial que siempre mereció, así son las cosas en este agujero inmundo.
Final es sin duda alguna una de mis canciones preferidas desde que un chimpancé agarro dos ramitas y las golpeó contra un tronco hasta hoy día, y cápsulas idem.

lamaga dijo...

Una alegría al lado de una tristeza. Me alegra un montón leerte de nuevo y lo del Darno me parte al diome. Digo, era medio obvio que con la vida que llevaba no tenía muchas chances de durar mucho, pero igual duele, a eso sumale que estando lejos las muertes (vaya a saber porqué) te hacen sentir más lejos aún, el paisito se va perdiendo de a cachos.
Al Darno lo ví hace dos años, cuando regresé en el mítico viaje de visita a Uruguay. Traía tanta fisura que durante esas 3 semanas me dediqué a absorver como una esponja todo, todo, todo lo que para mí tenía un componente uruguayo. En ese contexto lo fui a ver, creo que al espacio guambia, por la ciudad vieja. El recital estuvo bien, quedé muy colgada con la expresividad de sus manos, sus gestos tan suyos. Al final no pude evitar acercarme, me saludó como de toda la vida, ya nos habíamos hablado un par de veces pero no creo que me recordara, le conté que estaba viviendo afuera y que no podía irme sin verlo, también me animé y le conté que era terriblemente parecido a mi papá, (de hecho compartían nombre y alcoholismo), me dio un abrazo y ya.
Celebro tu regreso Benito, gracias.

benito dijo...

Hay cosas de las que no habría ni que hablar, pero bueno. Escanlar se acordó del Darno en su columna (http://blogs.montevideo.com.uy/blognoticia_1602_1.html).

Hace ya una bocha de años, u hoy porque aún se la puede conseguir, en su segundo libro (perdón pero la vejez prematura me impide recordar su nombre), Escanlar mencionaba al Darno entre las "40 cosas que odio", un cuento imitación de un texto de Almodóvar. No estaba mal, el Darno no estaba en su apogeo pero era todavía una figura fuerte y criticable, aunque decir que se odia a alguien no dice nada sobre ese alguien.

Años después el odio seguía, porque Escanlar ejemplificó en en el Darno el despropósito de las pensiones graciables que otorga el Estado. Que suelen ser un disparate, el Estado le ha concedido pensiones a personas por ser nietas de soldados de la Guerra de 1904 y ridiculeces similares (aunque ninguna pensión es tan absurda como la jubilación privilegiada que se le sigue pagando a gente como G.Alvarez o J.M. Bordaberry), pero que en el caso del Darno era de lo más justificable: el hombre estaba incapacitado por sus enfermedades -y no cuento al alcoholismo entre ellas-, era una figura de gran relevancia artística dentro del país y fuera del mismo y, como si fuera poco, era un héroe de la escueta resistencia contra la dictadura. Esa resistencia que le costó un enorme acoso policial y mucho dinero, mientras personas como Tabaré Vázquez y Gonzalo Fernández hacían carrera y se forraban. Pero el odio seguía y había para Escanlar que tirarle mierda igual.

Y ahora esta columna en la que, para hacer una supuesta reflexión sobre la muerte y sobre la canonización de las costumbres de los muertos -algo que nadie, ni sus amigos, intentaron hacer en ningún momento con respecto al Darno- le tira al muerto una carretilla de mierda encima, resumiéndolo al Darno (y a su mujer) en la palabra "reviente".

No se puede ser mucho más bajo.

Carlos dijo...

todos los informativos, el del 4, del 10 y el 12 son unas ratas de caño.ojala mueran. diculpa el vomito. estoy ebrio

sissi dijo...

Perdón Benito, pero esperabas algo más del genuflexo compulsivo de Escanlar?
En el mismo post y con bastante más propiedad nos asombra una vez más con su esclarecedor conocimiento sobre Gran Hermano. Un tema que evidentemente goza de mayor espacio y comodidad en su dico duro.

Y si preguntás, creo que si. Se puede caer más bajo. Y si no esperá al próximo post.
Todo su blog es una gran demostración de cómo "escanlar" posiciones en esto de las cretinadas y las bajezas. Un ejemplo de superación personal!
Pero tenés razón, hay cosas de las que no vale la pena hablar.

Estoica dijo...

Acabo de leer la columna de Escanlar y no pude evitar sentir asco de tanta envidia y malaleche. Escanlar es un pobre diablo digno de lástima. Pero el colmo del absurdo son las reflexiones sobre la muerte que parecen hechas por un retrasado mental. Y el absurdo es que por tener una tribunita y un nombre medianamente conocido el hombre se cree un gran filósofo. Una pena que nadie le advirtiera del ridículo.

Estoy tan triste que no puedo escribir nada sobre el Darno.

pad dijo...

Escanlar habi definido hace unos meses en ese mismo post en el cual despotricaba contra el Darno por recibir una pensión del Estado, como un artista "radicalmente culto y cultamente radical".

Mas de una vez tambien ha dicho que un artista del movimiento del cantopopu que se decia admirador de Dylan, merecia su respeto.

Nunca se sabe, en definitiva, si lo que el sinceramente cree es esa parte de la opinion que manipula para tirarse al mainstream cultural de izquierda en contra, o la otra que dice para demostrar su no alineamiento ideoologico.

benito dijo...

Hace tiempo que descubrí que Escanlar ni siquiera se maneja por una convicción firmemente disidente contra la cultura de izquierda, sino que simplemente ataca lo que lo ignora y protege lo que lo recompensa.

Esta vez me molesta porque es un juicio despectivo sobre alguien que conocí y que todavía no está frío en el cajón. Yo no creo que los muertos sean intocables; hace poco recibí todo tipo de insultos por haber relativizado la figura de Homero Alsina Thevenet. No me arrepiento, para mí sus virtudes corrían parejas de sus defectos. Esto también se puede aplicar al Darno pero con una diferencia: los defectos del Darno nunca jodieron a nadie que no fuera él mismo.

De cualquier forma yo me arrepentí de haber, no atacado -porque no lo hice-, sino pasado por un filtro crítico a un recién fallecido, con todo lo que esto implica para la sensibilidad de quienes lo apreciaban. No había necesidad, siempre hay tiempo para ajustarle las cuentas a un muerto.

La autodestrucción, el deseo de muerte, la curiosidad de la muerte, son tan humanas como cualquier otra cosa. No se puede reducir esto al término "reventado". Es tan imbécil como reducir una vida saludable al término "careta".

Alcott dijo...

Qué bueno que volviste. Qué suerte. Es un alivio leer esto. Una corrección: en el título del post hay un error en el apellido de Darnauchans.

benito dijo...

Si, esa puta "u". No hay forma de que la ponga bien (la "U", aclaremos). Ya está corregida.

ElVasco dijo...

No termino de entender por qué la indignación por la falta de menciones en los medios sobre su muerte...
Si nunca pasaron sus canciones (con alguna rara excepción) por qué ahora habrían de mencionarlo?

Es mas, prefiero que ignoren su muerte antes que titular "murió un ídolo popular"

En particular en algún programa de radio que escuché lo mencionaron pero como se ve que no tenían un puto disco de el en su discoteca (léase MP3s en la computadora) entonces tuvieron que pasar la versión de Los Buitres de un tema anteriormente
nombrado...

Solo escuché un informe bastante extenso en el programa Asuntos Pendientes de CX14.

Ahora si la crítica es a que nunca difundieron su música (por mas que a mi su estilo de cantar no me agradaba) comparto la preocupación.

benito dijo...

¿Por qué la molestia por la falta de menciones? Bueno, no, no es por la falta de menciones a esta muerte. Si leés con cuidado vas a ver que a mí lo que me molesta es la falta de relevancia de las mismas, no su ausencia. Me molesta la cero perspectiva con respecto a una figura importante. Yo creo que si bien reconocer a un artista recién a su muerte es una cagada, no reconocerlo ni siquiera entonces es aún peor. Pero la popularidad no es lo que le da relevancia mediática o no a la muerte de un artista. Se supone que hay periodistas culturales en esos programas que se supone que pueden diferenciar la paja del trigo y decir "bueno, esto va en portada".

De cualquier forma no le pasó solamente al Darno; hoy mismo la noticia de la muerte de Ricardo Espalter -tal vez el comediante más famoso de Uruguay- fue también una noticia de cuarta, mucho menos importante para los noticieros que volver a pasar en cámara lenta la rotura de los vidrios del McDonald.

sorjuana dijo...

Yo fui a leer especialmente el blog de Escanlar, segura de que iba a encontrar algo sobre el Darno (nunca me imaginé que sería a ese nivel de bajeza), porque aún no me había podido sacar la calentura desde abril de 2006 cuando leí su comentario sobre la pensión que le habían otorgado a Eduardo. Sólo el comentario de Diego Cunha, más abajo, hizo que recordara lo imbécil que es Escanlar (por más acceso a los medios que tenga, o quizás por eso) y me reconcilió con la vida y con alguna tímida justicia que debe estar flotando por ahí, aunque a veces no parezca.

Yo era (soy) amiga del Darno. Desde 1984, cuando (yo) tenía veinte años. Ha sido muy doloroso en lo personal y lo será por mucho tiempo más; no porque no piense que esta es la mejor opción para él, pero semejante combinación de variables genéticas, circunstanciales y mágicas como para producir de nuevo un ser así... imposible. El duelo es por él (el amigo, el que llamaba por teléfono), el duelo es por el símbolo o ícono por el que también los demás lloran, y con razón, pero el duelo es finalmente porque la vida misma se precipitó en la riqueza de sus manifestaciones posibles.

¿Y qué con los medios y su falta de perspectiva? ¿No muestran todos estos comentarios y los que invisiblementes se están haciendo en todos los blogs, e-mails, charlas de café, teléfonos, SMS, etcétera, que la muerte del Darno está en primera plana? Digan lo que digan los diarios sobre Mc Donald´s, la visita de Bush y otras nimiedades.

Me encantó tu blog, benito. Tus opiniones, tu pasíón, sobre todo tu presencia continua y tangible como narrador. Vine desde el blog de lamaga y siguiendo la pista de mi amigo. Así que como dijo Schwarzenegger: "I´ll be back..."

Un abrazo y gracias

Amadeo dijo...

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-3660-2007-03-14.html

yo me baje "las quemas" despues de enterarme de su muerte y hacia mucho que no me emocionaba tanto con las canciones.

benito dijo...

Yo me bajé, porque me intrigué de pronto, el Zurcidor, que fue un disco que cuando escuché las primeras veces encontré demasiado serio y hasta grandilocuente. Pero ahora, al contrario, lo encontré casi de perfil bajo, hablando con obsesión sobre temas serios, pero derecho y con una producción sonora bastante anacrónica que le da un encanto extra.

hunter dijo...

Vi la tapa de Zurcidor en La Ronda y me llamó la atención, pero en la oscuridad del lugar no pude distinguir de quién era el disco. Al otro día veo en el diario una página sobre la muerte de Darnauchans (a quien siempre me referí como el "músico uruguayo de apellido difícil" y que nunca había escuchado) y ahí estaba la tapa de Zurcidor... Ahora estoy escuchando el disco.

Marcelo dijo...

amigos y amigas, pueden bajar una torta de discos del darno en http://indicefonogramas.blogspot.com/2007/01/eduardo-darnauchans.html, la página de un uruguayo en el exterior. los dos primeros no tienen clave. para los siguientes, pídansela al quía por mail que os la manda. háganlo sin culpa: la mayoría son registros no reeditados en cedé.

a mí me sirvió, porque ni me acordaba que la milonga de manuel flores era la primer canción que el darno puso en una torta de vinilo. y las observaciones que hace en la tal "milonga" (?) a propósito del acto de morirse (más que a propósito de la muerte) son oportunas. al menos para mí, que me imaginé que el darno me estaba tomando el pelo para sacarme de esta tristeza que no se me iba.

hasta esta semana no me animé a volver a escucharlo. pero, como dice un aviso de sopita, me hizo bien.

benito dijo...

hunter: no sé si Zurcidor es el mejor disco de Darnauchans, pero era su favorito. De cualquier forma creo que no hay un disco realmente malo del tipo, y no son tantos.

Amadeo: ¿sabés que no había escuchado "Las Quemas" desde hacía más de diez años?, y en aquel entonces no me había gustado -ahora entiendo por qué, es el más juglaresco y el más pomposo en algunos aspectos-, pero ahora (me lo bajé de tu share), literalmente, me destrozó. Es impresionante.

Escuchar ahora a este tipo, al que conocí bien, me conmueve de una forma que va más allá de la tristeza de su muerte temprana. Es que ahora no hay nadie haciendo una música tan emotiva y ambiciosa en ningún punto del Río de la Plata. Nadie.

Descubrí una canción -que alguna vez le escuché tocar en vivo pero que había olvidado- en el en vivo "Noches Blancas". El disco no es ni cerca lo mejor del Darno -sus relecturas de "El instrumento" y "Memorias de Cecilia" son malas, y las versiones de temazos como "El transeunte" no son las mejores-, pero ahí está ese tema, la "Canción 2 de San Gregorio". Puta madre, qué belleza. Cuanta belleza al pedo, mientras el tipo se muere y Uruguay habla de Bush y de Gran Hermano.

benito dijo...

Hoy salieron no uno sino tres comentarios sobre la muerte de Darnouchans en los suplementos de El País. No voy a culparlos por la tardanza ya que los tiempos de cierre de esos suplementos están muy adelantados.

E.R. Barilari elaboró una serie de recuerdos personales que al parecer continuarán en el próximo Sábado Show y que, al menos esta primera parte, es adecuada. Guillermo Baltar reflexionó sobre la creciente ignorancia de los uruguayos y su relación con el ninguneo sufrido por el Darno a pesar de la uruguayidad de su música. Cualquiera de las dos notas está bien.

Pero también hay otra de Gabriel Sosa que mea feo fuera del tacho; la nota termina concluyendo-recriminando que el par de centenares de personas que acompañaron el cuerpo del Darno al cementerio había sido el mismo que no había acompañado al Darno luego de la muerte de Patricia. Me parece una recriminación al pedo y con mala leche sobre algo que se desconoce; la muerte de Patricia -la mujer del Darno- no fue un hecho público de notoriedad y mucha gente, entre los que me incluyo, se enteró días después de la misma, o incluso cuando el propio Darno murió. Ese fin de nota hace suponer que la gente que se entristeció por la muerte del tipo lo había ignorado en los últimos tiempos, lo cual es una guarangada al santo pedo hacia sus amigos -entre los que no me cuento, aclaro- que se preocuparon sí, y mucho, por el tipo, y que lo acompañaron en sus últimos días. No, claro que no había 200 personas en el entierro de Patricia, tampoco las va a haber en el mío y menos si no es un hecho publicitado. Pero entre las 200 personas que fueron al entierro del Darno -muchas más, en verdad hubo mucha gente, incluyendo íntimos como el Bocha Benavidez, que fueron al velorio pero que no pudieron quedarse hasta el entierro, que fue en un horario complicado- estaban muchos de los que sí habían estado, de los que habían organizado todo tipo de ayudas en favor del hombre, de los que iban a visitarlo a Villa Carmen (hasta la última noche), de los que arreglaron y grabaron sus últimas canciones a cambio de nada, de los que hasta último momento estuvieron pendientes de cómo ayudarlo, un aspecto en el que el Darno -un tipo sin riquezas materiales- fue bastante afortunado. No hay por qué ningunearlos para escribir una elegía sobre el ninguneo al Darno.

sissi dijo...

Soy una de las 200.Conozco o conocí al Darno desde que nací, de más está decir que nací en Tacuarembó.Y aunque luego de nuestro inexorable éxodo a la capital (el mío casi una década después del Darno) nos siguieron uniendo amigos, lugares y mas de una en el Bacacay, la vida también nos llevó o empujó a sitios y personas diferentes.
Una llamada o una copa de vez en cuando no definen a priori una amistad. Que cada cual se haga cargo de sus cuitas , pesares o alegrías. No voy a aburrir con mis recuerdos, entre otras cosas porque no creo que el recuerdo en tanto tenga algo que ver con guardar o proteger algo en el corazón pueda hacerse en público, sino en la más absoluta intimidad.
Fui al entierro del Darno acompañada de mi vieja.Eramos lás últimas en la lenta marcha al cementerio entre otras cosas porque mi madre camina despacito. Y como tantos amigos, conocidos, admiradores, detractores o curiosos que se acercaron, me enteré casi al mismo tiempo de ambas muertes.
No creo que eso marque una sustancial diferencia entre quienes lo quiseron más o menos. Ni siquiera vale la pena contestarle a Gabriel Sosa quien ha demostrado un enorme problema de próstata (mea fuera del tarro habitualmente).
Pero vi llorar a mi vieja con la emoción de una vieja profesora, de una vieja cómplice y celebré que ninguno de los escanlar o sosas vieran esas lágrimas.
Todo lo demás es pura cháchara de quien nada tiene que decir.

Walter Hego dijo...

Concuerdo con los comentadores que dijeron cosas que pueden resumirse en "¿Qué más podía esperarse de Escanlar?".

En cuanto a su texto en Montevideo.com sobre la muerte del Darno, las dos cosas que me indignaron fueron:

1. Lo que ya dijo Benito sobre resumir el estilo de vida de Darnauchans -y de Patricia- con la palabra "reviente".

2. Que, no conforme con eso, el Escalar (sí, sin "n") haya afirmado que ese estilo de vida fue una elección.

Le contesté por correo electrónico y además en una carta abierta que publiqué acá.

En cuanto a lo que yo escribí al enterarme simultáneamente de las muertes del Darno y de Patricia, eso puede leerse acá y acá

dina yael dijo...

buscando algo o nada, qué sé yo, ando con Darnauchans en la cabeza hace días y hoy busqué en google y google me trajo hacia acá y qué bueno que me trajo hasta acá. qué lindas cosas he leído y cuán identificada me he sentido.
gracias.
dina

Senén dijo...

Cada vez son más, los "imprescindibles" de Berthold que se alejan a planos más etereos.
El Hugo, el Darno, el Corto, el Pepe y hace poco - esto lo escribo el 4 de julio 2007 - el Pablo.
Si algún consuelo queda es que tengo la certeza de que son muchísimos, muchos más de lo que uno cree, y por eso el conjunto los hace indestructibles.
Queda sonando en mi cabeza "la flor, la flor si es que hubo flor"
Llego a casa y vuelvo a escucharla.
Saluti tanti
Senén

sorjuana dijo...

Es increíble que tanto tiempo después (seis mesess, es poquito y es muchísimo), los comentarios en este post y lo escrito en este blog me traiga consuelo nuevamente.

Benito, una amiga virtual usó tres URLs para definirme los aspectos de su hombre ideal. Dos eran de notorios cantantes, la otra era tu blog. Es estupendo, muchas gracias.

El invisible y creciente club de fans

Anónimo dijo...

Me alegré, me alegré y me alegré mucho de ver que el Darno
se trasciende a sí mismo como no podría ser de otra manera.
Me alegré tanto, como me entristecí cada día que sucedió a su muerte.
Para mí fue también buena parte de mi adolescencia, de mi vida misma.
Para mí fue cruzarlo varias veces a dormir en épocas dictatoriales, en el mismo lugar en donde yo me estaba levantando para irme; amigas en común, refugio de una noche, de varias noches.
Para mí fue todo y simplemente un mago de la música contemporánea.
El espíritu mismo de la prosa sobre tonos medievales.
Esa delicada música que tiene su inconfundible firma
y su huella, propia e inconfundible entre miles.
Adiós Eduardo, adiós y hasta siempre en nuestros corazones y en los de nuestros hijos a quienes presentaremos orgullosos tu patrimonio, el que nos regalaste.
Un abrazo grande de todo un país Darno, de nosotros de los que tanto te queremos y de los otros que tienen la enorme desgracia de no haberte entendido.
Cierto, eras de todos. Pero no todos tienen la gracia de ser, o de poder ser.
Un hasta siempre gigante Darno, un hasta todos mis días en tu música.

Alejandro S. de Fribourg Suiza

ALEJO dijo...

Me alegré, me alegré y me alegré mucho de ver que el Darno
se trasciende a sí mismo como no podría ser de otra manera.
Me alegré tanto, como me entristecí cada día que sucedió a su muerte.
Para mí fue también buena parte de mi adolescencia, de mi vida misma.
Para mí fue cruzarlo varias veces a dormir en épocas de facto, en el mismo lugar en donde yo me estaba levantando para irme; amigas en común, refugio de una noche, de varias noches.
Para mí fue todo y simplemente un mago de la música contemporánea.
El espíritu mismo de la prosa sobre tonos medievales.
Esa delicada música que tiene su inconfundible firma
y su huella, propia e inconfundible entre miles.
Adiós Eduardo, adiós y hasta siempre en nuestros corazones y en los de nuestros hijos a quienes presentaremos orgullosos tu patrimonio, el que nos regalaste.
Un abrazo grande de todo un país Darno, de nosotros de los que tanto te queremos y de los otros que tienen la enorme desgracia de no haberte entendido.
Cierto, eras de todos. Pero no todos tienen la gracia de ser, o de poder ser.
Un hasta siempre gigante Darno, un hasta todos mis días en tu música.

Nelson dijo...

Simplemente quiero decirles que hoy 30 de noviembre de 2007 yo estoy llorando la pérdida del GENIO DARNAUCHANS.
Hasta siempre COMPAÑERO y GRACIAS POR TODO.
Ah me olvidaba y extasiado ante su obra, siempre te escucharé.

renata dijo...

19 de junio de 2008

Me encontré extrañando a Eduardo, y sólo lo crucé una vez, y yo sólo tenía 20 años, y era el año 2006

La gente, en el par de toques que fui, le gritó "te quiero"
Creo que en ese gesto hay mucho. Porque yo también lo quiero, sin haberlo conocido.
Porque yo lo extraño, sin haberlo conocido. Porque me acostumbré en seguida a la muerte de mi bisabuela pero no me acostumbro a que no esté Eduardo.


...Y su entierro fue el más hermoso que yo vaya a ver, y eso que aún no cumplí los veintidós.

Lengua a la vinagreta y torta de atún para vos y Patricia, siempre. Dulce Darno, de los mejores hombros que probó mi cabeza.